RECLAMOS EMPRESARIOS

Saliendo del default, Macri precisa un ministro de Economía y un plan

¿Cómo potenciar en vez de dilapidar el éxito financiero externo?, es la pregunta que debería hacerse la Casa Rosada que convive con 2 realidades bien diferentes: la oferta por US$ 65.000 millones para comprar bonos argentinos y una inflación en abril que podría escalar hasta 6%. No es hora de caprichos sino de cuestiones concretas y sencillas: no hay plan de estabilización posible con un colegiado al frente de la Economía.

por EDGAR MAINHARD

El Estado argentino consigue, ofertando una tasa de interés elevadísima respecto a los estándares vigentes en los mercados internacionales pero muchísimo más barata que lo que podía conseguir hace escaso tiempo atrás, todo el dinero que precisa para pagarle a sus acreedores más difíciles, y aún más: ¿es una ocasión que amerita un festejo o tan sólo se trata del deber cumplido y mejor pasar de inmediato a lo que sigue? Son 2 enfoques bien diferentes, y es oportuno encontrar una respuesta porque se trata de la situación que se registra hoy, martes 19/04.

Para algunos -el caso de Willy Kohan y Beto Valdez, por FM Milenium- la gran noticia del día lunes 18/04 fue que el Estado argentino conseguía ofertas por US$ 65.000 millones, según la agencia Reuters, cuando precisaba no más de US$ 15.000 millones.

Sin embargo, fue interesante el diálogo entre el entrevistado Marcelo Bonelli, periodista de Grupo Clarín; y el entrevistador Roberto García, en su programa "La Mirada" (Canal 26), porque intentaron ubicarse en tiempo y espacio: de los meses que lleva Mauricio Macri en el poder, abril es el de inflación más elevada, y cabe preguntarse cómo relacionará el Ejecutivo Nacional su éxito externo con la situación doméstica que es tan complicada que el Presidente citó a 100 empresarios a la Quinta de Olivos para insistir una vez más en que no remarquen precios, y ahora le agregó que no despidan personal, mientras llega el 2do. semestre, para cuando habrá estabilidad. Horas antes, los sindicalistas más importantes habían visitado a los obispos católicos de la episcopal Comisión de Pastoral Social para contarles qué ocurre en los gremios y pedirles su apoyo.

Bonelli -cuyo texto del viernes 15/04 en el Panorama Empresarial del diario Clarín, ponderaron Kohan y Valdez por la puntillosidad conque él abordó las riñas internas en el gabinete de Macri- indirectamente le explicó a García el contexto de aquella nota, más allá del chismoseo: no funciona el esquema que propone el Presidente, de un colegiado heterogéneo, desordenado y a veces casi anárquico, para conducir un plan de estabilización.

Es cierto que Macri tiene un ego tan considerable que sólo tolera como jefe de Gabinete de Ministros a Marcos Peña, quien en teoría renunció a su ego, en el caso exclusivo de Macri. El resto de los ministros va por debajo de Peña. En el caso específico del titular del Palacio de Hacienda, Macri se alarma cuando le hablan de un ministro de Economía porque lo asocia a superministro, y recuerda a Domingo Cavallo haciéndole difícil la existencia a Carlos Menem o llevando a Fernando De la Rúa al desfiladero o de Roberto Lavagna disputando palmo a palmo con Néstor Kirchner, quien lo terminó despidiendo. Macri ni siquiera escucha cuando le hablan de las bondades de un ministro y un plan. Él dice que prefiere anticiparse a conflictos probables.

Durante los 8 años al frente de la Ciudad de Buenos Aires, Macri mantuvo al frente del Ministerio de Hacienda a Néstor Grindetti, un ex empleado suyo en el conglomerado paterno, Socma, quien renunció a cualquier protagonismo en ese gabinete, y por ese motivo inició su carrera política en el municipio bonaerense de Lanús, donde hoy día es alcalde, habiendo rechazado varios convites de su ex jefe para asumir en la Nación.

Ya en la Casa Rosada, Macri imaginó un ministro de Hacienda y Finanzas (ingresos/egresos y deuda pública) que delegó en Alfonso Prat-Gay. Y el resto lo fragmentó en varias porciones, de la que la más floja sin duda es la de Francisco Cabrera (Producción) y la de más alto perfil es la de Juan José Aranguren (Energía), resultando irregulares la de Guillermo Dietrich (Transportes) y de Guillermo Buryaile (Agroindustria). Además, como frutillas del postre se encuentran los superconsejeros en la oficina de Jefatura de Gabinete, el empresario Mario Quintana y el ejecutivo y productor agropecuario Gustavo Lopetegui. En la mesa más chica también opinan los amigos presidenciales: Nicolás Caputo y, a veces, José Torello. Una multitud.

Pero no hay un ministro de Economía. Ahora bien, que Macri pretenda que no es necesario un Ministerio de Economía por los motivos que acumule el Presidente, no significa que no se precise un jefe del Palacio de Hacienda, en especial con el particular estilo de gestión de Macri, que imparte las directivas pero sobrevuela la acción cotidiana.

Y Bonelli se lo explicó a García: "Prat-Gay tiene 2 logros hasta ahora. Uno, conseguido a medias con Guillermo Sturzenegger, que fue eliminar el cepo, todo bastante desprolijo porque unificaron en $14, luego se bajó a $13 y eso provocó confusión y más tarde subió a $16 y provocó una 2da. ola de remarción de precios, pero digamos que fue una tarea cumplida. Otra es la salida del default financiero externo. Es de esperar que ahora le encarguen una tarea más amplia en la conducción de la Economía".

Es cierto. Si Macri cree que no le corresponde ese rol a Prat-Gay, que elijan a Carlos Melconian (bueno... jamás sería esa la elección de Marcos Peña) o a Rogelio Frigerio o a quien consideren idóneo pero la estabilización de una Economía precisa de un líder y un plan.

Macri se enoja cuando le mencionan ambas exigencias de parte de toda la comunidad empresarial. Es curioso que a Macri le sorprenda tanto algo que él mismo reclamaba cuando se desempeñaba en el Grupo Socma. Si no sucedió ese pedido cuando era Jefe de Gobierno porteño fue, exclusivamente, porque la Ciudad de Buenos Aires es un municipio, y los municipios no precisan de política económica sino de administración fiscal-financiera. Pero en la Nación, Macri no puede cometer el mismo error -por motivos diferentes- de Néstor Kirchner, quien se ufanaba de llevar las cuentas en la muy precaria libreta de almacenero....

Considerando que quien calla, otorga, García validó la observación de Bonelli: la inflación tiene un comportamiento peligroso y requiere de que se la considere una situación lo suficientemente grave como para renunciar a colegiados y mesas de o debates o armisticios.

García le dijo a Bonelli que los productores agrícolas y ganaderos se encuentran bastante satisfechos con Macri y los banqueros andan muy contentos, no así los industriales vinculados al mercado doméstico, que prevalecieron en la convocatoria que hizo el Presidente a la Quinta de Olivos. ¿No será que ellos, la mayoría buenos lobbyistas, convierten un reclamo sectorial en demanda generalizada?

El asunto permite varias interpetaciones. Pero habrá que creerle a Bonelli cuando apuntó que es difícil festejar en un escenario de tasa de interés del 38% que, además, no puede mantenerse mucho tiempo sin profundizar la recesión.

Ahí aparece el desafío inmediato de la Administración Macri: bajar las tasas de interés y de inflación. Macri ha prometido bajar la interés en el 2do. semestre, pero habría que recordar que el inicio de los problemas de Dilma Rousseff con el empresariado brasilero comenzó con la tasa de interés real positiva más elevada del mundo, que heredó de Luiz Inácio Lula da Silva, pero demoró demasiado tiempo en intentar bajar.

Macri afirma que la política monetaria se dirige directamente hacia la baja de la tasa de inflación y le encargó a Prat-Gay algunas directivas fiscales que se conocerán en las próximas horas que complementen a lo monetario pero ¿por qué no llamarlo "un plan"? Provoca zozobra andar en aguas tumultuosas del 6% mensual de inflación sin conocer que hay "un plan" que evitará el colapso, más allá de la reiterada promesa presidencial. En verdad, es bien sencillo y carece de sentido complicarlo: ministro y plan, no ministros y planes. Ayudaría mucho a no dilapidar el logro obtenido en el frente financiero externo.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario