IMPEACHMENT

Roussef denuncia: "Me enfrento a un golpe de estado"

Este lunes 18/04 en el marco de una conferencia de prensa y tras el impeachment que la acerca cada vez más al juicio político, la Presidenta de Brasil se victimizó frente a las cámaras y aseguró que se trata de "un golpe de Estado".

Este lunes 18/04 en conferencia de prensa, la Presidenta de Brasil Dilma Rousseff aseguró que se enfrenta a un "golpe de estado" y planteó que el proceso en su contra "no tiene sustento". "No me enriquecí indebidamente", agregó.

Estas fueron las primeras palabras de la presidenta de Brasil luego de que la Cámara de Diputados aprobara su juicio político por mayoría. Esta tarde brindó una conferencia de prensa en la que habló durante varios minutos para luego responder las preguntas de los periodistas.

"Voy a seguir luchando", aseguró la presidenta de Brasil.

"Siento que es una injusticia, estoy acusada de actos que no son ilegales", arrojó Rousseff, en referencia al "crimen de responsabilidad" por supuestas maniobras ilegales con los presupuestos de los años 2014 y 2015.

En una comparación con la dictadura brasileña, resaltó: "Mis derechos son torturados en este momento, pero voy a defenderme ante el Senado".

La presidenta Rousseff habló de una "violencia contra la verdad, contra la democracia y contra el Estado Democrático de Derecho" la aprobación del impeachment por la Cámara de Diputados y aseguró que resistará lo que consideró "un golpe de Estado".

"Veo a mi derecho torturado, pero no matarán mi esperanza. La democracia es el lado correcto de la historia", dijo Dilma, por momentos emocionada, en el Palacio del Planalto, prometiendo ejercer un derecho a la defensa que consideró "aplastado" por el proceso de la Cámara baja.

La mandataria manifestó además su esperanza de que "consigamos que este proceso sin base legal practicado por personas que deberían estar investigadas no ocurra mas", en una de las varias críticas que dirigió contra el presidente de la Cámara baja, Eduardo Cunha.

"Condujo el proceso como quiso", dijo sobre Cunha. "No soy acusada de tener cuentas en el exterior ni de enriquecerme ilícitamente. Los que me juzgan sí".

Dilma, quien varias veces señaló que se sentía indignada, aseguró que "tendremos la oportunidad de defendernos en el Senado" y sentenció que el actual proceso "no es el fin, es el inicio de una lucha larga".

"Veo a mi derecho torturado, pero no matarán mi esperanza. La democracia es el lado correcto de la historia", enunció, indicando que insistirá en su defensa incluso apartada del poder.

También se refirió al vicepresidente Michel Temer como un traidor. "Es espantoso que un vicepresidente en ejercicio de su mandato conspire contra la presidente abiertamente. En ninguna parte una persona así sería respetada", dijo.

Y concluyó: "enfrenté por convicción la dictadura y ahora enfrento por convicción un golpe de Estado no tradicional".

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario