FONDO ESTATAL 1MDB

Nada será igual (3): Desastre en Malasia

¿Quieren escándalo con offshores y Panama Papers? Pues hay uno muy grande, que ya venía de antes pero que ahora fue repotenciado. 1Malaysia Development Berhad (1MDB) es una empresa estatal estratégica de Malasia, que administra fondos de inversiones aplicados a desarrollos a largo plazo, en sociedad con socios extranjeros. El 1er. ministro y ex jefe de asesores del 1MDB, Haji Mohammad Najib bin Tun Haji Abdul Razak, quedó comprometido por un informe de un comité legislativo, y mientras la compañía quedó expuesta en los Panama Papers, hay varios países donde se la investiga en detalle.

El escándalo de 1MDB (1Malaysia Development Berhad) surgió a mediados de 2015, cuando 2 medios periodísticos europeos denunciaron que el 1er. ministro de Malasia, Haji Mohammad Najib bin Tun Haji Abdul Razak, había recibido en sus cuentas bancarias privadas US$ 681 millones en transferencias hechas por el fondo inversor del Estado malayo.

En 2015, 'The Wall Street Journal' informó sobre la investigación en torno a 1MDB, consecuencia de la publicación de unos documentos sobre desvío de dinero a las cuentas personales del 1er. ministro.

El WSJ indicó meses después que los depósitos realizados en cuentas de Najib Razak superaban los US$ 1.000 millones.

Najib e 1MDB negaron las acusaciones y, tras una investigación de la comisión anticorrupción, el fiscal general de Malasia exculpó Najib Razak en enero 2016 de cualquier delito y atribuyó el dinero a un donativo de la familia real de Arabia Saudí.

El fiscal general, Mohamed Apandi Alí, afirmó a finales de enero que US$ 681 millones ingresados en una cuenta bancaria de Razak fueron un regalo de la familia real saudí.

"Estoy satisfecho con el descubrimiento de que los fondos no eran una forma de corrupción o sobornos. No se han dado razones sobre por qué se hizo la donación, eso es algo entre él y la familia (real) saudí", dijo Apandi Alí, agregando que Najib devolvió dicho dinero a la Corona del país árabe.

24 horas después, la cadena de televisión británica BBC informó de que la familia real saudí habría entregado los fondos a Razak para ayudarle a ganar las elecciones más recientes.

A la vez, 1MDB quedó bajo la lupa de la Fiscalía de Suiza por presunta corrupción de funcionarios extranjeros, desvío de dinero público y blanqueo de capitales.

Investigado por un comité parlamentario por supuestas irregularidades, Najib Razak afirmó que no hubo corrupción en el fondo estatal: "Ningún dinero se perdió, ni fue malversado o desviado".

Él creó y asumió la presidencia de la junta de asesores de 1MDB en 2009, recordó el diario malasio "The Star".

El Comité de Cuentas Públicas del Legislativo ha indicado en su informe que "se ha descubierto que muchas prácticas de la gerencia y el comité directivo tenían fallos", según el diario malasio 'New Straits Times'.

"Por ejemplo, la gerencia no cumplió con las decisiones e instrucciones del comité o tomó decisiones sin la aprobación previa de éste", ha indicado el comité, agregando que el plan aprobado por el Gobierno podría reducir la deuda del fondo.

En este sentido, ha subrayado que "el Gobierno tomó medidas inmediatas para hacer frente al problema de liquidez que se inició en noviembre de 2014", lamentando que "la dirección no fuera proactiva a la hora de investigar la gestión de la liquidez", después de que sus deudas superaran los US$ 11.000 millones.

Najib señaló que el informe de la auditoría del Estado demuestra que no es cierto que desaparecieran del fondo 42.000 millones de ringit (US$ 11.010 millones), cantidad similar a la deuda acumulada entre 2009 y 2014, tal como alega el ex 1er. ministro Mahathir Mohamad: "Puede haberse dado una mala estrategia de negocios, pero no hay pruebas de actos delictivos", insistió el jefe del Gobierno.

La junta directiva de 1MDB, que comparte la administración del fondo junto con la junta de consejeros, renunció después de que el comité parlamentario señalara "restricciones y debilidades" en la gestión del fondo.

Además, el comité recomendó investigar al antiguo director ejecutivo de 1MDB, Shahrol Azral Ibahim Halmi, por las malas decisiones que se acumularon durante su gestión.

Los periodistas Shamim Adam y Cedric  Sam, de la agencia Bloomberg, afirmaron que hay pruebas de que o 1MDB o sus empresas relacionadas o sus directivos tuvieron actividad en al menos 10 países, y el seguimiento se realiza en el marco de las investigaciones por presuntas irregularidades financieras y posible lavado de dinero.

En Malasia se conoce que los US$ 681 millones fueron transferidos a Najib a principios de 2013, antes de las elecciones generales, y que él devolvió US$ 620 millones en agosto de 2013, pero el fiscal Apandi no explicó en que se utilizó el faltante del dinero: “Basados en los hechos y evidencias, yo como un fiscal público, estoy satisfecho ya que ninguna ofensa criminal se ha cometido, hoy estoy aquí para limpiar el nombre del primer ministro”, se limitó a explicar.

Najib negó que el dinero fuese para bienes personales. Pero el ex1er. ministro Mohamad, al frente de su United Malays National Organisation (UMNO) u Organización Nacional de Malayos Unidos apuesta a que el tema le permita recuperar el poder en las elecciones en el 2018, y agita el tema.

El propio Banco Central malayo dice que son inexactas las declaraciones juradas de 1MDB acerca de sus inversiones extranjeras, reclamó una investigación criminal de las actividades del fono, y que buscará “acciones de ejecución administrativas apropiadas”. En medio de la polémica, la presidente de la autoridad monetaria de Malasia, Zeti Akhtar Aziz.

El comité parlamentario bipartidista identificó al menos US$ 4.200 millones en transacciones de 1MDB no autorizadas o no verificadas.

El escándalo ha debilitado hasta la cotización de la moneda local, en un escenario de inestabilidad política provocado por el ajuste imprescindible de la macroeconomía ante la caída del precio del petróleo. Malasia es el único exportador de crudo en esa región asiática donde la petrolera Petronas tiene un poder decisivo. Pero los ingresos del país han mermado.

De pronto, investigan al 1MDB, autoridades de USA y Suiza, la Oficina General de Abogados de Malasia; la Oficina General de Auditores de Malasia; el Banco Negara; el Comité de Cuentas Públicas y la Comisión Anti-corrupción de Malasia.

En la vecina Singapur -alguna vez parte de la Federación Malaya- se investiga, desde mediados de 2015, un posible lavado de dinero.

“Hemos respondido a todos los pedidos extranjeros por información y hemos solicitado información de las contrapartes para ayudar a la nuestra”, declaró el gobierno de Singapur. “No toleraremos el uso de nuestro sistema financiero como refugio o conducto para el depósito de fondos ilícitos”.

Pero, por ejemplo, el banco suizo BSI, fundado en 1873, con oficina en Singapur, ya quedó tocado. Al menos varios de sus ejecutivos.

El BSI no ha sido acusado por delito alguno y ha dicho que cooperara con las autoridades pero se conoce que fueron cesados varios de los ejecutivos.

En ese momento el BSI era controlado por el brasilero Grupo BTG Pactual, que se lo había comprado al consorcio italiano Assicurazioni Generali SpA. Pero al comenzar 2016 se lo transfirió al EFG International, de la familia griega Latsis, que intenta convertirse en 1 de los 5 grandes administradores de riqueza en Suiza.

Ocurrió que el BTG Pactual tuvo otros problemas que acabaron con su principal accionista y CEO, André dos Santos Esteves, en prisión por el caso de corrupción conocido como Lava Jato. En diciembre 2015 se reorganizó la entidad y el directorio, ahora integrado por Marcelo Kalim, Roberto Sallouti, Persio Arida, Antonio Carlos Canto Porto Filho, James Marcos de Oliveira, Renato Monteiro dos Santos y Guilherme da Costa Paes.

En tanto, el Departamento de Justicia estadounidense le ha solicitado a diversos bancos retener los archivos relacionados con el 1MDB desde 2009.

Así se llega a Abu Dhabi, en Emiratos Árabes Unidos, donde quedaron bajo investigación un fondo especializado en inmuebles y una compañía relacionada con la industria cinematográfica.

FINMA, la autoridad supervisora de mercados financieros de Suiza, incrementó su pesquisa al aparecer documentos en el Panama Papers vinculados a dinero de vinculados a 1MDB y Petróleo Brasilero SA (Petrobras).

Pero en la documentación fugada del bufete panameño Mossack Fonseca aparecen también otros bancos suizos. En tanto, en el Reino Unido hay otra investigación, según el International Bussines Times, y que podrían involucrar al Royal Bank of Scotland, y su filial de Zurich (Suiza), el RBS Coutts.

En USA se estudia los movimientos vinculados al ex banquero de Goldman Sachs, Tim Leissner, quien supervisó la venta de bonos al 1MDB.

Hay reportes de Australia, donde se investiga negocios de 1MDB con la administradora Avestra, vía Bridge Global Absolute Return Fund SPC, en Islas Caimán.

Hay otra investigación de la policía de Hong Kong, que buscan depósitos relacionados con Najib, de acuerdo al diario Financial Times.

También en Tailandia, donde Xavier Justo, ex empleado de PetroSaudi, una compañía que fue relacionada con 1MDB, fue acusado de robar correspondencia digital de sus ex empleadores, e intentado chantajearlos por dinero. Xavier Justo fue sentenciado a 3 años de prisión en agosto 2015.

En marzo, fiscales de Luxemburgo dijeron haber encontrado “pruebas concretas” de malversación de fondos en compañías manejadas por 1MDB a través de cuentas en Singapur,  Suiza y Luxemburgo.... Es una noticia en progreso. Habrá más novedades.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario