MARK ZUCKERBERG

Viaje a las estrellas de la sociedad sin cash: una apuesta Facebook

El emperador moderno, Mark Zuckerberg, alista a Facebook para el día que la información reemplace al cash. Pero, además, pretende imaginar la vida después de la Tierra. En el interín, él desarrolló una teoría compatible con su pública confesión de ateo pero que discrepa con la religión judía de sus padres que cree en el libre albedrío. Según Zuckerberg, hay una ley matemática fundamental que está por debajo de todas las relaciones sociales humanas, que gobierna el balance de quién y qué nos importa a todos

En julio de 2015, Mark Zuckerberg invitó a sus amigos de Facebook -la red social que él mismo cofundó- a hacerle las preguntas que ellos quisieran durante una hora, y dijo que intentaría contestar la mayor cantidad que pudiera.

Sorpresivamente, entre los contactos que le formularon preguntas, estuvo quien probablemente sea el científico vivo más importante del mundo, Stephen Hawking, cuyos descubrimientos en Física ayudaron a formular y profundizar polémicas teorías como la del Big Bang.

"¿De cuál de las grandes preguntas de la ciencia te gustaría conocer la respuesta y por qué?", le preguntó Hawking al joven millonario, tras confesarle que en su caso, su gran deseo sería conocer la teoría unificada de la gravedad y otras fuerzas.

La respuesta de Zuckerberg fue: "Me interesan las preguntas sobre las personas. ¿Qué nos permitirá vivir eternamente? ¿Cómo curamos todas las enfermedades? ¿Cómo funciona el cerebro? ¿Cómo funciona el aprendizaje y cómo podemos hacer que los humanos aprendan millones de veces más?".

"La utopía de Zuckerberg es un mundo en el que los seres humanos sepan todo y vivan para siempre", describió Chris Matyszczyk, del portal CNet.

Pero la anécdota no termina ahí. Zuckerberg se explayó aún más: "También me gustaría saber si hay una ley matemática fundamental que está por debajo de todas las relaciones sociales humanas, que gobierna el balance de quién y qué nos importa a todos. Apuesto a que la hay."

Matyszczyk, de CNet, bromeó: "Nuestro Señor y Jefe de Todos los Seres Humanos quiere hacer que las relaciones humanas sean entendibles a través de las matemáticas. ¿No sería eso una cosa absolutamente conveniente para, por ejemplo, el CEO de una compañía que quiere saber todo sobre todos a toda hora?"

10 meses después de aquel diálogo, parece que el creador de Facebook no habría avanzado mucho en la obtención de esa fórmula, pero ha decidido enfocarse a buscar vida en otros planetas. Zuckerberg y Hawking acaban de anunciar que emprenderán juntos uno de los proyectos científicos más grandes jamás concebidos: junto al millonario ruso, Yuri Milner, buscarán desarrollar en una generación, una misión de cohetes microscópicos que viajen a 150 millones de kilómetros por hora, 20% la velocidad de la luz.

Las naves, impulsadas por haces de luz, buscarían capturar en su ruta imágenes de otros planetas y cuerpos celestes que serían enviados a la Tierra para su análisis mediante la misma corriente luminosa que usan como propulsión, trayecto que les tomaría alcanzar en 20 años. “La Tierra es un hermoso lugar, pero podría no durar para siempre. Tarde o temprano debemos dirigirnos a las estrellas", expresó Hawking en un comunicado.

El cash

Además de las extravagancias, Facebook, que empezó como una plataforma en la que nos reencontrábamos con amigos de la infancia, hoy es la cara más visible de internet. La red social cuya autoría intelectual perdió Zuckerberg pero él es el propietario patrimonial principal, convirtió algo tan privado como unas vacaciones familiares, en un evento público.

“Desde los días de la Roma imperial que el pulgar para arriba no era un símbolo tan potente y público de poder –según el semanario británico The Economist-. A solo 12 años de su fundación, Facebook es un gran imperio con una vasta población, inmensa riqueza, un líder carismático, un alcance y una influencia alucinantes.”

La red social hoy tiene 1.600 millones de usuarios, de los cuáles, 1.000 millones la usan todos los días un promedio de 20 minutos por día.

En el mundo occidental, Facebook tiene el share más grande dentro la actividad más popular (las redes sociales), en el dispositivo electrónico más usado (smartphones). Sus aplicaciones generan el 30% del uso móvil en Estados Unidos. Y es la 6ta. compañía pública mejor valuada del mundo -vale unos US$ 325.000 millones-.

Pero el emperador moderno Zuckerberg sabe que para mantener a su producto en esa posición o crecer, debe estar actualizándolo permanentemente, adaptándolo a las necesidades de sus usuarios. ¿Cuál es la próxima apuesta del fundador de la red social?

Él quiere convertir al servicio de mensajería de Facebook en un mercado central, en el que los comercios se comuniquen con sus clientes. Quiere ofrecerles la capacidad de hacer transacciones de dinero apretando un botón (campo en el que ya han venido incursionando con éxito Apple, Samsung, Google y e-Bay).

Según la revista The Atlantic, avanzamos hacia lo que será la sociedad sin cash, en la que la información terminará reemplazando por completo a los billetes.

BI Intelligence, el servicio de investigación y análisis del periódico Business Insider, predice que para el año 2018 el volumen de pagos realizados mediante aplicaciones de billetera electrónica como Venmo, Apple Pay y Google Wallet será de US$ 189 millones. Esto implica que el mercado que atienden estas aplicaciones crecerá a una tasa anual de 154%, explica el portal Reporte Indigo.

Pero la visión de Zuckerberg no termina ahí: también apuesta fuerte a los chatbots, la Inteligencia Artificial y la realidad virtual. Él ambiciona asimismo llegar a nuevos mercados, conectando a internet los países pobres que aún no tienen red, a través de la emisión de señal desde drones basados en la energía solar.

El nuevo shopping-mall de Mark

El negocio de Facebook está construido sobre la capacidad de atraer a grandes masas de gente a utilizar sus servicios, cuya atención es vendida a los anunciantes. Lo mismo puede decirse de Google, aunque sus áreas de dominio son diferentes: “Google tiene una cantidad incalculable de datos sobre  el mundo. Facebook tiene una cantidad incalculable de datos sobre vos y tus amigos. La gente entra en Google cuando necesita resolver algo. La gente entra en Facebook cuando quiere matar el tiempo. Sin embargo, sus posiciones de dominio y estrategias se están volviendo cada vez más parecidas”, explica The Economist.

La meta de Facebook es sacarle el jugo a los datos para ofrecer nuevos servicios y poder monetizarlos en nuevas maneras.

En este sentido, Mark Zuckerberg anunció el 12/04, en la Conferencia de Desarrolladores F8, un evento organizado por su compañía, que está trabajando con más de 2 docenas de compañías en una nueva iniciativa destinada a convertir a Messenger (1 de los 2 servicios de mensajería de Facebook, que también maneja WhatsApp) en un centro de shopping, noticias y entretenimiento, según reveló The Wall Street Journal.

“Apoyado por el rastreo activo de los hábitos online de sus usuarios, sus posiciones demográficas, sus intereses, sus criterios de búsqueda y sus redes, Facebook está mucho mejor posicionada para capitalizar su plataforma con una oferta de comercio online”, describe el portal Investopedia.

“Más allá de la venta de productos, Facebook puede también expandirse a facilitar el pago de servicios, algo que otros jugadores del comercio online como Ebay y Amazon no tienen. Facebook ya sabe que tu amigo se fue a Miami el verano pasado, porque subió las fotos del viaje y cambió su locación y estatus de Facebook. Mientras miras el álbum de tu amigo, la inteligente tecnología de Facebook puede sugerirte resorts, hoteles y spas que consideres para tu próxima vacación – posiblemente los mismos en que estuvo tu amigo (y los mismos que están en la lista de anunciantes de Facebook)”, explica Investopedia.

“La tecnología detrás de la red social y sus recomendaciones tiene un potencial enorme que Facebook puede capitalizar”, concluye.

Chatbots con inteligencia artificial

Zuckerberg introducirá, para el funcionamiento de estos nuevos servicios, chatbots con inteligencia artificial en el servicio de mensajería de Facebook.

Para The Economist, los bots son las nuevas apps. El semanario británico comparó la presentación del producto de Zuckerberg con aquel momento cuando Steve Jobs, el creador de Apple, presentó hace 8 años una tienda online para ofrecer aplicaciones para el teléfono: iTunes.

Al principio pocos le prestaron atención, pero desarrolló uno de los mercados de software que más rápidamente crecieron desde ese entonces. (Desde ese momento, 100.000 millones de aplicaciones han sido descargadas, generando US$ 40.000 millones en ingresos para desarrolladores y miles de millones más en suscripciones).

Según el portal Re/code, un bot es un software diseñado para automatizar las tareas que usualmente haríamos por nuestra cuenta, como reservar una mesa en un restaurant, agregar una cita en nuestra agenda, comprar un pasaje de avión, o buscar y presentar información. La forma más común de bots, chatbots, simulan la conversación. Usualmente viven dentro de las aplicaciones de mensajería, y se supone que deberían sentirse como que estás chateando con una persona.

Los bots son muchas veces utilizados por los negocios para resolver problemas de sus clientes. Por ejemplo, la cadena de comidas Taco Bell lanzó un bot que te permite ordenar y pagar por los tacos a través de una conversación de chat automatizada. Otra bot como X.ai puede coordinar reuniones por vos.

Mientras que la tecnología de las bots siga avanzando, se cree que podrán automatizar todo tipo de cosas, quizás algo tan complejo como los impuestos.

El caso más llamativo de los últimos tiempos en lo que concierne a los chatbots es el de Tay, una chatbot diseñada por Microsoft para interactuar en las redes sociales y aprender el lenguaje y las formas de interacción de los millennials. “Tay, diseñada para hablar como una adolescente, se convirtió en una racista amante de los nazis tras menos de 24 horas en Twitter”, publicó el portal Quartz.

Microsoft tuvo que poner a su chatbot offline y pedir disculpas porque en menos de un día de interactuar en Twitter. Tay se había vuelto una máquina de hacer comentarios racistas, sexistas y xenofóbicos.

La apuesta a largo plazo de Facebook

Para The Economist, la apuesta de Facebook por la Inteligencia Artificial es un reconocimiento de que el software que aprende al digerir y procesar información –en lugar de tener que ser explícitamente programados- es el futuro.

Facebook ya utiliza técnicas de la Inteligencia Artificial para identificar a las personas en las fotos y para decidir qué posteos y anuncios mostrarle a cada usuario. Pero Facebook no es la única que ambiciona en este campo.

Google está utilizando técnicas de Inteligencia Artificial para mejorar sus servicios de internet y guiar a los autos que se manejan solos. Por otro lado, otra de las grandes inversiones de Facebook es en realidad virtual: compró Oculus, compañía líder en el campo, por US$ 2 mil millones en 2014. Sus incursiones en la realidad virtual también tienen competencia.

En este campo, Microsoft dio el salto a la realidad aumentada con los HoloLens, su producto más impactante en años. Google también ya está activo en realidad virtual: ha invertido en Magic Leap, una pequeña y desconocida start-up que trabaja en desarrollar un dispositivo para la retina del ojo que superponga imágenes 3D con objetos del mundo real, mediante la proyección de un campo de luz digital al ojo humano.

Habrá que esperar esa competencia entre los 3... y Apple.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario