EL CASO SKANSKA

Reabren el 1er gran caso de corrupción del kirchnerismo

La Cámara de Casación hizo lugar a un pedido para tomar en cuenta una grabación en la que un directivo de Skanska admitía que la constructora había pagado coimas para realizar la ampliación de 2 gasoductos. Los imputados habían sido sobreseídos.

La Cámara Federal de Casación penal reabrió este miércoles la causa que investiga un pago de sobornos por parte de la empresa sueca Skanska, para la ampliación de gaseoductos en el norte y sur del país.

Se trata de la 1ra gran denuncia de corrupción que estalló durante el kirchnerismo, específicamente en el gobierno de Néstor Kirchner.

La investigación se había cerrado en 2011, cuando la Cámara Federal sobreseyó a los acusados y ni el fiscal ante la Cámara Federal, Germán Moldes, ni el querellante, que es la Oficina Anticorrupción (OA), que en ese momento era el kirchnerista Julio Vitobello, apelaron el sobreseimiento.

La Sala IV de Casación, por mayoría, dio por válida una grabación en la que un directivo de la empresa sueca confesaba el pago de sobornos a funcionarios y el uso de facturas falsas. Los jueces Mariano Borinsky y Juan Carlos Gemignani hicieron lugar al uso de esa prueba, lo que había sido requerido mediante una apelación de  la Fiscalía de Investigaciones Administrativas. La magistrada Angela Ledesma votó en disidencia.

Ahora esa grabación podrá usarse como prueba en la causa por corrupción que tiene a su cargo el juez federal Sebastián Casanello y que antes instruyó Norberto Oyarbide, quien subrogaba en ese juzgado.

El juez en lo Penal Económico Javier López Biscayart –quien investigaba el uso de facturas falsas– allanó la empresa y encontró una grabación en un servidor de la compañía en la que el gerente comercial de Skanska Javier Azcárate le reconocía al auditor interno Claudio Corizzo que se había pagado sobornos a Enargas y a Nación Fideicomisos.

Esa prueba fue declarada nula por la Sala I de la Cámara Federal porque consideró que se obtuvo sin control judicial. También sobreseyeron al entonces secretario de Energía de la Nación Daniel Cameron, al interventor del Ente Regulador del Gas (Enargas), Fulvio Madaro y al titular de Nación Fideicomisos, Néstor Ulloa, porque una pericia concluyó que no hubo sobreprecios en las obras de los gasoductos y que por lo tanto no hubo coimas. También se había sobreseído a ejecutivos de las empresas Transportadora de Gas del Norte y Transportadora de Gas del Sur.

El entonces fiscal de Investigaciones Administrativas, Manuel Garrido, apeló y el actual titular de ese organismo, Sergio Rodríguez, mantuvo la discusión para que la grabación sea aceptada.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario