Mientras asiste de nuevo a Cuba Venezuela está al borde del colapso energético

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, anunció en las últimas horas el relanzamiento de las ayudas a Cuba con planes de inversión por 1.400 millones de dólares y 7.000 millones de bolívares, con "apoyo y soporte eléctrico" entre los acuerdos. En ese contexto, tratando de paliar la crisis de medicamentos (importando remedios de Cuba), Maduro brinda asistencia energética a la isla mientras la falta de lluvias está a punto de hacer desactivar turbinas de la principal represa hidroeléctrica del país, Guri.

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, firmó este lunes un acuerdo de cooperación con Cuba por 1.428 millones de dólares y casi 7.000 millones de bolívares, que abarca desde la participación de la isla en proyectos mineros hasta la importación de medicamentos cubanos.
 
“Voy a proceder a firmar el plan de cooperación 2016 Cuba-Venezuela con una inversión de 1.428 millones de dólares y 6.954 millones de bolívares”, dijo Maduro en una alocución transmitida por la televisora gubernamental.
 
El relanzamiento de los lazos entre ambos países, que fueron muy estrechos durante los gobiernos de Fidel Castro y el fallecido Hugo Chávez (1999-2013), ocurre cuando Venezuela atraviesa una severa crisis económica agravada por la caída del precio del petróleo, que provee 96% de las divisas del país.
 
Entre los diez programas que abarca el convenio, Maduro destacó la incorporación de la isla a la exploración y explotación de un área denominada “Arco Minero”, de casi 112,000 kilómetros cuadrados al sureste del país, con reservas de oro, diamante, hierro, bauxita, cobre y coltán, entre otros minerales.
 
Además, precisó que Venezuela importará medicinas de Cuba para afrontar la escasez de medicamentos que afecta al país, y que la oposición denuncia como una emergencia humanitaria.
 
“Son unos inmorales”, dijo Maduro refiriéndose a los diputados de la mayoría opositora en el Parlamento que esperan aprobar este martes en primera discusión una “ley especial para atender la crisis humanitaria en salud”.
 
El acuerdo también contempla la cooperación entre ambos países para la construcción de viviendas y servicios sanitarios, “apoyo y soporte eléctrico”, comercio bilateral y el fomento de la agricultura urbana, un plan que Maduro puso en marcha en febrero pasado para mitigar la carestía de alimentos.
 
Crisis energética
 
Mientras Maduro relanza las ayudas a Cuba, en Venezuela la escasez de medicamentos infravalorada va compañada de una crisis energética que tampoco es tomada en cuenta con la gravedad que reviste.
 
El déficit de energía ocasionado por la actual coyuntura en Venezuela, en la que la represa Guri reduce drásticamente su generación al sistema eléctrico por la caída de agua en el nivel del embalse, se ubica en más de 3.000 megavatios, lo cual  supera la cifra de 2.000 megavatios registrada en la crisis de 2010.
 
En un foro sobre el pasado, presente y futuro del sector eléctrico, celebrado ayer en la Facultad de Ingeniería de la Universidad Central de Venezuela, un grupo de expertos presentó las dimensiones de la actual emergencia eléctrica en las que el déficit de energía, por la menor generación desde Guri, va de 3.122 a 3.767 megavatios, según la crudeza de la sequía.
 
En las láminas presentadas por los especialistas se observa que el déficit de energía de la emergencia de 2010, también causada por la caída en el embalse de la central hidroeléctrica de Guri por el fenómeno climatológico El Niño, fue de 2.000 megavatios, lo cual hizo que el Ejecutivo aplicara medidas severas de racionamiento que incluyeron a Caracas. No obstante, en la región capital el corte de electricidad fue suspendido al día siguiente de su implantación.
 
El ingeniero Valdemar Andrade, quien trabajó en la empresa Electrificación del Caroní, Edelca, destacó la falta de previsión de la Corporación Eléctrica Nacional en torno a que el embalse de Guri registraba niveles históricos de descenso desde septiembre de 2015 porque no había llovido lo suficiente en la cuenca del río Caroní.
 
Andrade precisó que la situación se volvió más compleja con la llegada de El Niño, por lo que “resultan tardías” las medidas adoptadas en Corpoelec para disminuir el consumo nacional de electricidad como ordenar el feriado de Semana Santa y las restricciones al horario en los centros comerciales y la administración pública.
 
Agregó que los pronósticos meteorológicos indican que las lluvias serán copiosas y constantes entre julio y agosto próximos, lo cual deja a las autoridades en una situación comprometida para satisfacer la demanda de energía.
 
Manuel Guevara, integrante de la comisión eléctrica del Colegio de Ingenieros de Venezuela, indicó que según los pronósticos del Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología en abril no lloverá copiosamente, por lo que dos días de precipitaciones en el Guri, ocurridas la semana pasada, representan dos centímetros adicionales de agua en el embalse. “Lo importante es que llueva en la cabecera de los ríos y eso no está ocurriendo”, dijo.
 
Agregó que según informaciones extraoficiales la cota del embalse se situó ayer por debajo de los 244 metros sobre el nivel del mar, lo cual significa cuatro metros por encima de la cota crítica de 240 metros en lo que habría que apagar la sala de máquinas 2 de Guri para evitar un grave daño a los equipos.
 
Vale destacar que Miguel Romero, gerente de Generación de Corpoelec, declaró a Unión Radio que el nivel de Guri se colocó ayer en 243,04 metros.
 
Guevara dijo: “Con un descenso conservador de 15 centímetros diarios, a finales de abril el nivel sería de 241 metros”. Agregó: “No habrá un apagón total, pero sí racionamientos mayores”.
 
El ingeniero Alessandro Villa, que también laboró en Edelca, deploró la información insuficiente e incompleta que da el gobierno sobre la situación del sistema eléctrico nacional.
 
“Gracias a una toma indiscreta de la cámara de televisión durante las declaraciones del ministro Motta Domínguez el 30 de marzo pasado, se pudo ver un cuadro con la información de la demanda y la disponibilidad del parque térmico”, dijo.
 
Dichos números oficiales mostraron una demanda eléctrica de 16.076 megavatios y una generación térmica disponible de 5.743 megavatios. Sin embargo, el gobierno anunció ayer que había una disponibilidad de 6.500 megavatios térmicos.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario