ESCRIBANOS DE LA CIUDAD DE BUENOS AIRES

150 años del Colegio: Antes del Código Civil de Vélez Sarfield...

Antiguamente, se llamaba escribano al que por oficio público estaba autorizado para dar fe de las escrituras y demás actos que se desarrollaban ante él. En sus orígenes aparecen tanto los escribas de los hebreos como los argentarios de Atenas, aunque no con la autoridad que tuvieron posteriormente, se encargaban de legitimar los actos privados. Aristóteles en su obra La Política habla de las diversas magistraturas, indispensables o útiles para la sociedad, tales como los encargados del registro de los actos que tienen lugar entre los particulares, y de las sentencias dictadas por los tribunales. En la Ciudad de Buenos Aires, el Colegio de Escribanos festeja los 150 años, 1ra. entidad profesional del país y la notarial más antigua de América Latina.

El jueves 07/04, el Colegio de Escribanos de la Ciudad de Buenos Aires celebra su 150° aniversario en la Usina del Arte: nació el 07/04/1866 por iniciativa de 16 escribanos encabezados por José Victoriano Cabral, con el propósito de defender los intereses comunes y promover leyes para un nuevo notariado que se proyectara internacionalmente.

El Colegio es la 1ra. institución colegiada del país, creada antes de la sanción del Código Civil de 1869 que redactó Dalmacio Vélez Sarsfield.

José Victoriano Cabral falleció a los 93 años, el 09/01/1915 en su casa de la calle San Martín 595, esquina Tucumán, donde era vecino de Julio Argentino Roca y de Bartolomé Mitre, clientes suyos, al igual que Luis Sáenz Peña y las familias Peralta Ramos y Anchorena.

Su abuelo, José Luis Cabral Hernández, había sido escribano de la Real Audiencia y Alcalde de Buenos Aires. Su padre, José Severo Cabral Gutiérrez de la Bárcena, fue escribano de Cabildo de Buenos Aires.

A los 29 años, luego de 12 años de práctica profesional, realizada en la escribanía de su hermano mayor, Mariano, rindió examen ante el Tribunal Superior de Justicia, quedando a cargo del Registro Nº1, cuya titularidad había ejercido su hermano.

Hoy día el escribano sigue siendo un profesional del Derecho, que garantiza la seguridad jurídica en beneficio de los intereses personales y patrimoniales de los usuarios y de la comunidad, luego de aprobar un exámen de idoneidad.

Entre las leyes que marcaron el rol del escribano en la sociedad, se encuentra la Nº12.990 de 1947, una respuesta a las demandas históricas del notariado para organizar la profesió.

En 2000, la Legislatura porteña sancionó la Ley Nº404, que reguló la función notarial, la actividad del escribano, los documentos notariales y la organización del mismo en el ámbito de la Ciudad de Buenos Aires.

Contra la creencia de que se trata de una actividad hereditaria, el Colegio tiene a su cargo la organización de los Concursos de oposición y antecedentes, que ocurren ante un jurado de excelencia académica, representado por la Universidad de Buenos Aires, la Academia Nacional del Notariado, el Poder Ejecutivo y el notariado de la Ciudad, bajo la presidencia de un miembro del tribunal de Superintendencia.

Entre las exigencias para un notariado cada vez mejor formado, se encuentran

> los cursos de práctica notarial para abogados que aspiran a ejercer como escribanos;

> la práctica profesional en escribanías de la Ciudad;

> los cursos para acceder a la titularidad de los registros, talleres y cursos para empleados de escribanías, etc.

Estas acciones de capacitación se han ampliado durante 2015 mediante un 'campus virtual' del Colegio, una de las entidades profesionales con mayor capacitación obligatoria por ley.

Con la Campaña de Servicio y Orientación a la comunidad Cuida lo tuyo iniciada en 2010, el Colegio ha asesorado en forma gratuita a mas de 25.000 vecinos entre consultas presenciales y on line, y se constituyeron más de 1.000 regímenes de vivienda (conocidos como Bien de Familia). Como parte de estos festejos del 150° aniversario, se dará inicio en mayo, por 7mo. año consecutivo, una nueva edición de la campaña.

Uno de los legados más importantes es la Inspección de Protocolos: el Colegio inspecciona periódicamente los registros para verificar el cumplimiento estricto de las obligaciones notariales.

El Colegio cumple la misión de ente cooperador con el Registro de la Propiedad Inmueble y, junto con el Colegio Públicos de Abogados de la Capital Federal y el Consejo Profesional de Ciencias Económicas, también es cooperador con la Inspección General de Justicia.

En la Ciudad de Buenos Aires, realiza un intenso trabajo conjunto con el Tribunal Superior de Justicia en lo que respecta al control de la matrícula, con altos estándares que promueven la ética profesional y un régimen disciplinario de autocontrol.

Desde los inicios, el Colegio tuvo una intensa participación en la comisión redactora del nuevo Código Civil y aportó, por ejemplo, respuestas a las dudas que generaban los contratos en moneda extranjera y las donaciones, entre otros tópicos.

En 2012, el Colegio se convirtió en la 1ra. entidad profesional del país en suscribir un convenio con la AFIP para el uso de la firma digital, una herramienta tecnológica que permite garantizar la autoría e integridad de los documentos digitales, posibilitando que éstos tengan la misma característica que la firma hológrafa (de puño y letra) exclusiva de los documentos en papel.

Recientemente, la Oficina Nacional de Tecnologías de Información, jurisdicción de la Jefatura de Gabinete de la Nación, ha calificado al Colegio de Escribanos de la Ciudad de Buenos Aires como autoridad de registro en materia de firma digital, dependiente directamente de ese organismo.

Desde septiembre de 2015 el Colegio puso en funcionamiento el Sistema de legalización digital, que permite legalizar vía web con todas las garantías de seguridad y validación que exige el trámite, con la correspondiente aprobación por el Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de Buenos Aires.

Es muy importante destacar que durante abril se pondrá en marcha un Registro de Revocatoria de Poderes, en donde la gente podrá chequear, a través de la web, si un poder autorizado por un escribano local tiene vigencia o no. Esto permitirá que un ciudadano disponga cada vez más de herramientas de control que hacen a sanas prácticas de la vida social.

Muy importante: el Colegio está colaborando con la Secretaría de Hábitat de la Nación en un proyecto para la regularización de dominios en asentamientos informales. Esto expresa parte del rol social del Colegio, materializando en la constitución de escrituras de dominios informales que hacen a la protección de sectores sociales más postergados.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario