CRISIS EN BRASIL

Dilma cancela su viaje a USA y Temer inicia los cuatro pasos para llegar al poder

Luego de la salida del PMDB de la coaliciòn de gobierno en Brasil, la mandataria Dilma Rousseff decidiò cancelar el viaje a USA que tenìa programado para esta semana. El viaje a USA hubiera dejado al vicepresidente Michel Temer, del PMDB, como presidente justo cuando empieza a apoyar rotundamente el impeachment de la presidente.

La presidenta brasileña Dilma Rousseff  canceló el viaje que debía realizar esta semana a Washington para participar en  una cumbre de seguridad nuclear, a causa de la crisis en el seno de su  coalición de gobierno, informó el martes la estatal Agencia Brasil. 
 
Rousseff debía viajar hoy miércoles en la mañana a USA, cediendo el  cargo de forma temporaria al vicepresidente Michel Temer, del partido centrista  PMDB, que salió de la coalición y apoya el impeachment de la mandataria. 
 
"En el actual contexto político, el viaje a Washington no es prioridad",  dijo a la AFP una fuente de la Presidencia que pidió anonimato. 
 
Según el diario O Globo, Rousseff no viajó porque "la dinámica de la  inestabilidad política del momento exige que se quede en Brasil". 
 
La cumbre sobre seguridad nuclear se realiza en Washington jueves y  viernes. El directorio del Partido Movimiento Democrático Brasileño (PMDB) decidió  este martes "la inmediata salida del gobierno". 
 
Con la ruptura de la coalición, el procedimiento de impeachment que la  oposición impulsa contra Rousseff ganó un respaldo de peso. Si es destituida, Temer asumiría el poder hasta 2018.
 
La decisión del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB) de abandonar la coalición del gobierno deja a la presidenta Dilma Rousseff en una posición aún más precaria. 
 
Acosada por los escándalos de corrupción que implican al gubernamental Partido de los Trabajadores y la petrolera estatal, Petrobras, la presidenta enfrenta ahora en una posición de minoría parlamentaria el proceso de destitución activado por la oposición. Rousseff asegura que se trata de un golpe de estado encubierto. 
 
Sea como sea, lo cierto es que, bloqueada por la justicia la incorporación del expresidente Lula al Ejecutivo con la que pretendía restablecer apoyos en el Congreso, cada vez le quedan menos armas con las que defenderse.
 
Estas son ahora las etapas pendientes del particular calvario político de la presidenta. Cada vez parece nás probable que termine con ella fuera del poder.
 
Defensa: Rousseff puede presentar hasta el 4 de abril su defensa frente al Congreso, sobre la denuncia de que habría atrasado el pago de bancos públicos en 2014. La oposición la acusa de haber manipulado la contabilidad oficial para disimular el agujero en las arcas públicas.
 
Comisión especial: Una comisión formada por 65 parlamentarios analizará si acepta la defensa o confirma la denuncia presentada por el presidente de la Cámara. Ocurrirá del 5 al 13 de abril
 
Primera votación: El dictamen de la comisión especial será leído en el plenario. El 15 de abril votará si acepta o no la destitución presidencial, que deberá contar al menos con dos tercios de los votos: 342 de un total de 513.
 
Segunda votación: Si se aprueba la destitución, el proceso pasará entonces al Senado para su segunda votación, a finales de abril. Si la confirma, el vicepresidente Temer asumirá el poder 180 días.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario