APRESTOS PARA UNA VOTACIÓN DECISIVA

Después de Obama, el debate (3): ¿Qué hacemos con Cristina?

Realmente Mauricio Macri imagina a Cristina Fernández de Kirchner imputada, procesada y quizá condenada. ¿Qué historias ocultas pueden existir de cuando el hoy Presidente fue imputado y procesado? ¿Dónde se encuentra ubicado el papa Francisco? Nada de esto es posible responder hoy día, apenas hay especulaciones y la necesidad de aprobar la legislación para salir el default... Luego se verá. Mientras tanto, aquí va:

"Es de país bananero tener a sus ex-presidentes presos".
Carlos Grosso.

"En los países serios se protege a sus ex-presidentes".
Miguel Ángel Pichetto.

“Los chamanes creen poder diagnosticar y curar el sufrimiento humano contactando con el mundo de los espíritus y formando una relación especial con ellos. Aseguran tener la capacidad de controlar el tiempo, profetizar, interpretar los sueños, usar la proyección astral y viajar a los mundos superior e inferior”.
Wikipedia.

Hasta hace diez días nadie sabía por dónde iría a explotar la bomba de la corrupción. Incluso muchas personas importantes estaban tratando de desarmarla para que no explotara.

Mauricio Macri navegaba entre las dos aguas.

Algunos le sugerían que después de lo de Brasil tenía que subirse a la ola anticorrupción como su gran líder nacional y, si fuera posible, continental.

“Cabalgar la evolución” decía Juan Perón y en estos tiempos la evolución, empujada por el fantasma de la corrupción, está barriendo a los más celebrados gobiernos latinoamericanos de la última década.

Sin embargo, otros le aconsejaban que no se metiera. Pichetto, la presa peronista más ansiada por el macrismo para lograr un Senado amable y consensualista, suplicaba a los oficialistas que por favor la pararan porque todos los caminos -todísimos- conducen a la ex-Presidenta. Aunque lo que les estaba diciendo es que muchos peronchos que podrían ser buenos con el macrismo caerían también en la volteada y entonces ¿con quién negociaría el gobierno?

Ni lerdo ni perezoso, el gran chamán macrista Jaime Durán Barba se la jugó el todo por el todo por el teorema Grosso-Pichetto acerca de que los países serios no encanan jamás a sus presidentes ni aunque se lo hayan robado todo, porque más vale parecer que ser o, mejor dicho, el parecer debe ocultar al ser si queremos que vengan las inversiones.

Un periodista le preguntó al chamán: “Yo escucho a mucha gente decir que quiere ver presa a Cristina, y leí que decías que no es así”. A lo que el ecuatoriano le respondió: “A muy poca gente le importa el pasado... Yo veo todos los días encuestas y veo que sólo el 4% está interesado en que le hablen del pasado. El 96% dice 'no me joroben, háganme un país para que yo viva bien'. ¿Un Presidente debe dedicarse a buscar en los basureros 3 años? Entrá a Google y fijate cuánto se habla de corrupción: no llega al 0,5%... ¿Cuántos inversores que están dispuestos a venir dirían '¡Qué bueno, voy a ir a ese país que está hecho pedazos, con corrupción, una inflación imparable y todo está en el horno!'?”

Mientras, en off, el chamán le decía a Macri las auténticas razones que lo obligaban a querer tapar la corrupción en vez de combatirla: “Mauri, si nos ponemos a detener corruptos no nos va a quedar ninguno de la contra con quien negociar, y vaya a saber cuántos de los nuestros”.

Mauricio dudaba, acicateado también por el tristemente célebre Carlos Grosso, su asesor en off, que le pedía que no fuera bananero.

Hasta que explotó la bomba.

(...) “Te juro que yo sólo vendía artículos de perfumería a los Báez”, dijo Fabián Rossi a su bella esposa Ileana Calabró, quien no sabía si creerle, hasta la semana pasada en que lo vio con sus propios ojos contando dólares y euros a troche y moche.

Porque ésa fue la bomba que hizo volar por los aires el teorema Grosso-Pichetto y los consejos del gran chamán: la divulgación de un video donde se veía todo lo que ya se sabía pero que, para que resultara creíble masivamente, había que verlo. A partir de ese entonces ya nadie dudó. Y menos que menos los culpables, quienes decidieron entregar a Báez para salvar a Cristina.

El voluble juez Casanello dijo que con el video se llevó una gran sorpresa (tiempo atrás sostenía que Fariña y Elaskar eran imputables pero que Báez no; ahora dice que Báez es imputable pero Cristina no). Diana Conti dijo que ver los videos le dio vergüenza de ser argentina (dijo argentina, no kirchnerista). La hermana Alicia afirmó, sin sonrojarse, que Lázaro Báez jamás tuvo nada que ver con la familia Kirchner. José Ottavis, sentadito en la falda de Vicky Xipolitakis, manifestó que le dio asco ver al hijo de Lázaro Báez contando plata. Para poner el moño a todo este conjunto de asquerosos (en el sentido del asco por ellos sentido) apareció Ricardo Echegaray en un programa televisivo de la corpo para profetizar que “Báez terminará preso”.

El pobre Lázaro, para intentar en Pascuas resucitar de entre los muertos, les respondió que él tiene cómo probar su lavado de dinero pero que no pasa lo mismo con Echegaray y Alicia K, insinuando que si lo siguen apretando, él también puede implicar a alguien de más arriba.

Frente a este vodevil de delatores, a Macri no le quedó más remedio que tirar a la basura el teorema Grosso-Pichetto y decir al gran chamán que esta vez, sólo esta vez, no le hará caso pese a los resonantes consejos triunfales por él aportados. Entonces confesó sentirse “apabullado y asqueado”, por lo que mostraban los videos de la Rosadita. Clara insinuación de que no le queda más remedio que ponerse a la cabeza de la lucha contra la corrupción a fin de evitar el riesgo de que con el tiempo la corrupción no le acabe pidiendo la cabeza también a él o a los suyos. (...)".

Mariano Obarrio en el diario La Nación cree, sin embargo, que todavía Macri duda:

"El debate está instalado. El ala más combativa la encabezan el ministro de Justicia, Germán Garavano; la diputada Elisa Carrió, de la Coalición Cívica; la titular de la Oficina Anticorrupción, Laura Alonso, y la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich.

El sector moderado lo integran ciertos amigos de Macri y el presidente de Boca Juniors, Daniel Angelici, a quien le atribuyen diálogo con los jueces federales de Comodoro Py, aunque el Presidente lo negó.

¿Qué opina Macri? Según sus allegados, no definió una posición. Escucha a ambos bandos y por ahora toma distancia de las causas. Pero agregan: "Serán clave Carrió, la prensa y las encuestas".

Para subrayar su prescindencia, Macri dijo anteayer que sólo vio los videos de La Rosadita, que salpican al kirchnerismo, mientras "hacía zapping" esperando a su esposa Juliana Awada para ir a un cumpleaños.

"Ahí tomé conciencia de la globalidad del tema", sorprendió. "Me apabulló, me asqueó, es una situación muy abusiva", dijo Macri.

Pero puso distancia: "Guardando todos los respetos institucionales del caso, en esta etapa que comienza la Justicia tiene que actuar de manera independiente y vamos a dar toda la información que nos pidan, aún en casos que investiguen a un funcionario mío". De todos modos, pidió a los jueces "ritmo y velocidad para hacer las cosas en el tiempo real".

Macri sostiene a Garavano y le pide que "no afloje". "Es complejo pero es así", dijo un allegado al ministro. El debate no está saldado. (...)".

Eduardo van der Kooy, en el diario Clarín, presenta al escenario de tensión en las próximas horas: la Auditoría General de la Nación:

"(...) La Comisión Bicameral promete dedicarse al nombramiento de tres representantes que faltan en la Auditoría General de la Nación (AGN). Es la que conduce Ricardo Echegaray, el ex titular de la AFIP. Que a medida que se destapan las ollas de la última década asoma con sospechas de complicidad en la monumental deuda impositiva de Cristóbal López y el lavado de dinero de Lázaro Báez. Se trata del par de empresarios que constituyen la columna maestra del poder económico K. El mandamás de la AGN cometió otro serio error. Modificó de manera inconsulta el reglamento interno del organismo para intentar investigar ahora decisiones de Macri –hasta el acuerdo con los fondos buitre– y enterrar para siempre el último año de Cristina. Esa maniobra fue tumbada por los auditores que están en funciones.

Recién se comprende mejor aquel apuro de Cristina cuando en el epílogo de su mandato designó dos auditores camporistas (Juan Forlón y Julián Alvarez) para que apuntalaran a Echegaray. La decisión fue suspendida por un fallo de la Justicia. Al oficialismo le corresponde siempre uno de aquellos auditores y a la oposición dos. La ex presidenta designó dos cuando era oficialista. Una mala picardía. El PRO pretendería que uno de esos cargos opositores le toque al Frente Renovador. Las negociaciones marchan con Sergio Massa.

No serían las únicas. También el peronismo se habría sumado a las conversaciones para evaluar la permanencia o no de Echegaray al mando de la AGN. El ex titular de la AFIP soporta un cascoteo con denuncias. Lo sabe e intenta tomar distancia: de allí su súbito presagio acerca de que Báez podría terminar preso. También Alicia Kirchner anotició tardíamente que el empresario K nunca habría sido socio de la familia. El mecanismo de relevo de Echegaray sería menos complejo de lo imaginado aunque requiere de una condición insalvable: el aval de la conducción opositora. El peronismo tiene previsto renovar autoridades en mayo. Habrá que ver si puede hacerlo envuelto por la tormenta. Siempre sobrevuela el fantasma de una posible intervención. (...)".

A propósito: el secretario de Asuntos Políticos de la Nación, Adrián Pérez, afirmó que la diputada Elisa Carrió "tenía razón cuando planteó la impugnación" del ex jefe de la AFIP, Ricardo Echegaray, y opinó que "debería ser removido" de la Auditoría General de la Nación.

En diálogo con Télam, Pérez es el primer funcionario del gobierno nacional en explicitar su oposición a la permanencia de Echegaray como titular de la AGN, quien asumió su cargo en enero pasado luego de una disputa política y judicial con los presidentes de las cámaras parlamentarias, Gabriela Michetti y Emilio Monzó.

"Echegaray no tiene idoneidad moral para estar en la AGN, lo que dijo Carrió en la impugnación (que la diputada realizó a fines de diciembre) está absolutamente corroborado ahora", dijo Pérez, en su primera coincidencia pública con su ex jefa política desde que se fue de la Coalición Cívica en 2013.

El funcionario del Ministerio de Interior opinó que Echegaray "no puede estar a cargo del órgano de control más importante del país, justo el hombre que no vio la deuda de (el empresario) Cristóbal López (dueño del grupo Indalo), porque o tenía intereses creados o no sirvió para el puesto. También dejó pasar los controles a (la imprenta) Ciccone".

"Carrió entonces tenía razón cuando planteó la impugnación, y hay mecanismos para la remoción que deberían usarse. El problema es que el cargo (de titular de la AGN) es a propuesta de un partido, en este caso el Frente para la Victoria, con firmas de los titulares de las Cámaras", agregó.

Pérez consideró que "el kirchnerismo sostiene a Echegaray en vez de proponer otro nombre porque en todos estos grandes negocios tuvieron la complicidad del propio Echegaray, quien además va a ser el que controle la gestión en 2015".

 

Pese a todo, Julio Blanck, en el diario Clarín, advierte que la sangre puede no llegar al río, Iglesia Católica Apostólica Romana mediante ( ¿acaso el Papa no está llamando a la reconciliación?):

(...) Hace un mes, el Gobierno tuvo que hacer malabarismos para explicar la frialdad en el encuentro entre el Papa y Macri en el Vaticano. Ahora, en plena visita de Obama, el arzobispo Víctor Manuel Fernández, rector de la Universidad Católica y percibido como un transmisor directo de las ideas de Francisco, publicó en el diario La Nación un artículo titulado “El otro lado de la grieta” que contrarió a la Casa Rosada.

Monseñor Fernández, quien ya había defendido la decisión del Papa de enviar un rosario a la detenida y enjuiciada Milagro Sala, escribió que mientras se habla de “unir a los argentinos” y de “promover la cultura del encuentro” –alusiones directas al discurso del Gobierno– “asombra ver en las redes sociales y en los foros de la prensa una inusitada violencia verbal”. Lo hace en referencia a la reacción, casi siempre airada, muchas veces aberrante, contra quienes critican al oficialismo desde una frontal postura kirchnerista.

Imaginemos que las personas que son objeto de estos juicios reaccionaran con igual virulencia y advirtamos entonces el caldo de cultivo de formas de violencia mucho más peligrosas que las verbales”, señala con acierto monseñor Fernández. Quizá por razones de espacio, el rector de la UCA no haya mencionado en su artículo que esas mismas conductas agresivas y difamantes contra quienes piensan distinto fueron, durante muchos de los últimos años, alentadas y financiadas desde el Estado por el kirchnerismo. (...)".

Bastante ya hace al respecto la Administración Macri, según Hugo Alconada Mon en el diario La Nación:

" El gobierno de Mauricio Macri acordó con los fondos buitre que como condición previa al cobro de sus acreencias deberán cerrar todos los juicios que iniciaron alrededor del mundo contra la Argentina. Y, entre ellos, los que abrieron en Estados Unidos y las islas Seychelles para investigar a la familia Kirchner, a Lázaro Báez y a Cristóbal López. Así surge del preacuerdo que ambas partes firmaron durante la negociación y al que accedió LA NACION.

El acuerdo entre el Gobierno y Paul Singer abarca, de manera específica, los juicios que se tramitan en Nevada, Florida y las Seychelles. En ellos, los holdouts reclamaron que Mossack Fonseca & Co. -una empresa especializada en crear de sociedades en paraísos fiscales- entregara datos sobre 123 firmas sospechadas de integrar la "ruta del dinero K".

El cierre de esos juicios en el exterior impactará, de concretarse, en las investigaciones locales que se tramitan hoy en los tribunales de Comodoro Py. Harían caer, por ejemplo, los exhortos que envió el juez federal Sebastián Casanello para obtener la información que se acumuló en Nevada.

Desde el Gobierno replican que el fin de esas pesquisas sobre Báez y López -y, en última instancia, los Kirchner- resulta una "consecuencia no buscada" en su camino para volver a los mercados internacionales de crédito.

Su objetivo, sostienen, era cerrar todos los reclamos en los que por vía directa o indirecta el Estado nacional podía terminar como último pagador de las sentencias y las costas de esos juicios, incluidos los multimillonarios honorarios de los abogados.

Así, los negociadores argentinos acordaron con los holdouts que debían cerrar sus reclamos judiciales en Bélgica, Francia, Ghana y en varios estados de Estados Unidos. Entre ellos, en California -contra la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (Conae) y Chevron-, en Texas, y en Florida y Nevada, contra Mossack Fonseca, las "sociedades Báez" y Val de Loire, una sociedad vinculada a Federico de Achával, al que identifican como socio de Cristóbal López.

El acuerdo también llega hasta el océano Índico, ya que los fondos buitre también deberán cerrar sus dos pedidos de información que llegaron hasta la Corte Suprema de las islas Seychelles.

Apuntan contra Mossack Fonseca y, en particular, contra tres sociedades. Son las firmas Plascot Ltd., Gairns Ltd. y Aldyne Ltd., en la que la unidad antilavado de aquel archipiélago sólo identificó a dos argentinos como sus supuestos "beneficiarios finales": el corredor de Bolsa Jorge Galitis y el abogado Edgardo Levita. (...)".

Todo esto podría explicar el triunfo legislativo que presenta Claudio M. Chiaruttini en su editorial dominical de Sin Saco y Sin Corbata (FM Identidad):

"(...) Según el “poroteo” que realizan en el Congreso, el Ministerio del Interior y la Jefatura de Gabinete, el Gobierno espera llegar a los 50 votos de aprobación sobre 72 en total que tiene la Cámara Alta, un número que no esperaban ni macristas, ni aliados, ni kirchneristas, hace sólo tres semanas, donde algunos dudaban que se llegara al mínimo de 37sufragios a favor.

La aplastante presencia de 17 gobernadores en el Senado apoyando, muchos a regañadientes, la “ley omnibus” fue contundente. Muchos senadores que se habían expresado en contra de la norma y del acuerdo con los holdouts quedaron desacreditados por sus gobernadores, por lo cual, se han visto obligados a cambiar su voto, si es que quieren volver a sus respectivas provincias sin ser aplastados por los medios locales.

Sólo un gobernador habló contra la norma: Adolfo Rodríguez Saá, que quiere que Liliana Teresita Negri de Alonso sea nombrada como miembro de la Suprema Corte de Justicia, pese a que no le da el CV (fue jueza sólo 2 años y fiscal, otros dos). Un vicegobernador habló también en contra de la ley: Pablo Gómez, en nombre de Alicia Kirchner, una gobernadora que está buscando que la Casa Rosada le intervenga Santa Cruz para salvarla de la crisis. Y una senadora firmó un dictamen en minoría: La kirchnerista santacruceña María Labato, por “obediencia debida”.

El resto del kirchnerismo prefirió no firmar dictámenes, prometieron dar quórum, aunque muchos podrían levantarse de sus sillas a la hora de votar, con lo cual, la norma no tendría notificaciones, alcanzaría la sanción definitiva y sería girada para su reglamentación y publicación en el Boletín Oficial, con lo cual, la pelota vuelve a la cancha de Mauricio Macri.

Así, luego de este nuevo gol, que sin duda será celebrado por la Casa Rosada, como ocurrió cuando se lograron 165 votos en la Cámara de Diputados, comienza una carrera contra reloj para cerrar la negociación con los holdouts, firmar los acuerdos, emitir deuda, colocarla y pagar; pero al mismo tiempo, para la Casa Rosada y para el “Gabinete Económico” comienza el “día después de la salida del default”.

En cierto sentido, todo lo que tenía diseñado como “Plan A” el Gobierno se habrá alcanzado, burocracia más, burocracia menos, en dos semanas, un mes. Y entonces surgen las preguntas: ¿Y ahora, qué? ¿Cómo sigue el plan económico del macrismo o sólo pensaron hasta acá? (...)".

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario