ABDEL AL QADOULI

Liquidaron al Nº2 de Estado Islámico

El Ejército estadounidense mató al considerado Nº2 del Estado Islámico (ISIS en sus siglas en inglés o Dáesh), Abdel al Qadouli, según anunció el Pentágono, que declinó revelar cómo y dónde falleció. La muerte del terrorista iraquí, también conocido como Haji Iman y un exmiembro de Al Qaeda, evidencia la creciente habilidad de USA para atacar a la cúpula del ISIS, que tiene su bastión en la ciudad siria de Raqa.

En rueda de prensa, el secretario de Defensa estadounidense, Ashton Carter, ha asegurado que la muerte de Abdel Al Qadouli, en un bombardeo lanzado en Siria, supone un freno a las operaciones de los yihadistas dentro y fuera de ese país y de Irak.

“Estamos eliminando sistemáticamente a la cúpula del Dáesh o ISIS o Ejército Islámico. De hecho, las Fuerzas Armadas estadounidenses han matado a varios terroristas clave del grupo Estado Islámico esta semana, incluyendo, creemos, a al Qaduli, que servía de ministro de finanzas y era responsable de algunos asuntos externos”, declaraba.

Considerado como 1 de los 4 líderes clave del Dáesh y posible sucesor de Omar al Bagdadi, USA ofrecía más de US$ 7 millones de recompensa a quien ofreciera información relacionada con él.

De todos modos, operaciones como esas, que han mermado la organización y capacidad del ISIS, no se han traducido en una pérdida significativa del territorio bajo su control en Irak y Siria, ni han impedido que el grupo organice e inspire atentados en el extranjero, como se demostró esta semana en Bruselas.

Ashton Carter agregó: "El Ejército de EE UU mató esta semana a varios terroristas clave del ISIS, incluyendo creemos a Haji Iman, que ejercía de ministro de Finanzas y era responsable de asuntos externos y tramas terroristas".

Por su parte el general Joseph Dunford, jefe del comando conjunto, afirmó que las fuerzas de la coalición están en su mejor momento, aunque fue cauto. "De ninguna forma podemos decir que tenemos a ISIS contra la pared o que la guerra se acabó".

Carter aseguró que la muerte de Al Qadouli "supondrá un freno a las operaciones de los yihadistas dentro y fuera de Irak y Siria", aunque admitió que "los jefes pueden ser reemplazados, aunque estos jefes han estado activos durante mucho tiempo, son experimentados".

En todo caso, el jefe del Pentágono señaló que la muerte del personaje "afectará la capacidad de la organización para conducir operaciones dentro y fuera de Irak y Siria".

El jefe del Pentágono dijo desconocer si Al Qadouli tuvo algún papel en los atentados del martes en Bruselas, en que murieron una treintena de personas y fueron reivindicados por el ISIS.

USA lidera desde hace un año y medio una coalición internacional que bombardea posiciones del ISIS en Irak y Siria. En los últimos meses, ha ampliado su despliegue de soldados de élite en ambos países. Cuenta con una unidad especial de comandos dedicados a identificar, capturar y matar a líderes yihadistas.

Según la cadena televisiva CNN, el objetivo de USA era capturar vivo a Al Qadouli para extraerle información pero no fue posible. En febrero, militares estadounidenses detuvieron e interrogaron en Irak a un especialista del ISIS en armas químicas que después fue entregado a las autoridades iraquíes. La información extraída, según el Pentágono, sirvió para lanzar 2 bombardeos contra almacenes de armas del grupo.

En mayo, USA también interrogó a la esposa de Abu Sayyaf, un alto cargo del ISIS, que fue capturada en una operación en Siria mientras que su marido murió. Al cabo de un tiempo, fue entregada a las autoridades kurdas en Irak.

Al Qadouli se integró en 2004 a Al Qaeda en Irak cuando la organización yihadista, de la que se escindió el ISIS en 2014, lideraba la insurgencia contra la invasión militar estadounidense. Fue la mano derecha de Abu Musab al Zarqaui, que fue el líder de Al Qaeda en Irak hasta su muerte en 2006 en un bombardeo estadounidense.

En Bruselas

Mientras tanto, en Europa Occidental, donde ISIS se encuentra muy activo como grupo terrorista, la policía belga arrestó a otras 3 personas como parte de investigaciones que han arrojado cada vez más vínculos entre los ataques de militantes islamistas en Bruselas y los de París en noviembre.

La oficina del fiscal federal dijo que la operación del viernes 25/03 estaba relacionada con la detención en París el día anterior de un islamista, condenado en Bélgica el año pasado y sospechoso de planear un nuevo ataque.

9 personas han sido arrestadas desde el jueves 24/03 en Bélgica y 2 en Alemania, en operaciones para capturar a individuos que las autoridades relacionan con los ataques de Bruselas que causaron 31 muertos y los de París en noviembre en los que 130 personas perdieron la vida.

Policías fuertemente armados y soldados acordonaron un área alrededor de una gran intersección en el barrio de Schaerbeek, en el norte de la capital belga. Se escucharon tres estallidos, que, según el alcalde local Bernard Clerfayt, fueron explosiones controladas.

Clerfayt dijo a la emisora pública belga RTBF que el sospechoso fue detenido tras ser herido y que estaba relacionado con los ataques suicidas del martes. El funcionario agregó que se le halló un portafolio lleno de explosivos.

Milicianos de Estado Islámico llevaron a cabo el martes ataques suicidas en el aeropuerto de Bruselas y en un tren del metro de la ciudad en el peor atentado en la historia de Bélgica. Los investigadores creen que integraban la misma célula responsable de los ataques de París.

La oficina del fiscal belga dijo que 6 personas fueron detenidas el jueves en Bruselas, de las cuales 3 quedaron en libertad y las restantes permanecían bajo custodia.

Otras 3 personas fueron arrestadas el viernes tras la detención en Francia de Reda Kriket, un francés de 34 años que fue sentenciado en ausencia en julio a 10 años de prisión en Bruselas como parte de una red islamista que reclutaba militantes.

Una persona cercana a la investigación en Bélgica dijo que se creía que uno de los arrestados era el cómplice capturado en imágenes por las cámaras de seguridad del metro junto al atacante que se inmoló.

Los ataques en Bruselas ocurrieron una semana después de que la policía mató a un miliciano durante una redada que les llevó hasta Salah Abdeslam, el único sospechoso de los incidentes en París capturado con vida. Su abogado dijo que estaba cooperando con la investigación pero que no sabía sobre los planes para los atentados de Bruselas.

Las autoridades belgas han sido criticadas por ignorar las advertencias sobre Ibrahim El Bakraoui, de 29 años, quien fue expulsado de Turquía el año pasado como sospechoso de ser un combatiente y que se inmoló en el aeropuerto de Bruselas. Su hermano Khalid, de 26 años, llevó a cabo el ataque a la estación del metro de Maelbeek.

Los fiscales confirmaron la identidad del segundo atacante del aeropuerto como Najim Laachraoui, un islamista belga que combatió en Siria y de quien se sospecha fabricó los cinturones con explosivos para los atentados de París.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario