TERRORISMO EN OCCIDENTE

Enorme problema (inclusive atómico) tiene Europa con Estado Islámico

La policía belga busca al "3er. hombre" filmado en el aeropuerto de Bruselas con 2 terroristas suicidas de Estado Islámico, mientras los investigadores acumulan pruebas de que la misma red yihadista estuvo involucrada en los atentados de noviembre en París. Pero eso no es nada, apenas la punta del iceberg. En los últimos meses el Estado Islámico se ha trasladado a Europa, donde actúan como terroristas sin fronteras.

Cuando la presión aumenta para que Europa mejore la cooperación contra el terrorismo, los ministros de Interior y Justicia de la Unión Europea mantendrán una reunión de emergencia para dar una respuesta conjunta a los ataque del martes 22/03 en Bruselas, en los que murieron al menos 31 personas y hubo 270 heridos.

El 1er. ministro francés, Manuel Valls, pidió una "fuerte respuesta europea", pero varios funcionarios de diversos países coinciden en que, comenzando por Francia y Alemania, no comparten toda la información de inteligencia que consiguen, entonces ¿qué respuesta puede coordinarse? ¿Cómo establecer políticas de prevención?

Luego, los problemas de enfoque operativo: algunos países mantienen un servicio de Inteligencia independiente que combate el terrorismo a nivel nacional, mientras que otros persiguen el terrorismo a través de la policía local. Cada uno funciona bajo sus propios sistemas, agrega. "La Unión Europea carece de una entidad de seguridad coordinada con la amplitud, la capacidad y la autoridad necesaria para detener la red de terroristas que hoy en día vagan por el continente".

Pero hay más cuestiones que van apareciendo: el Gobierno de Turquía criticó a Bélgica por no seguir el rastro de Brahim El Bakraoui, un ladrón exconvicto belga que fue deportado en 2015 y que se hizo explotar en el aeropuerto el martes  22/03, 1 hora antes de que su hermano Jalid, también exconvicto, matara a unas 20 personas en la estación de metro de Maelbeek en el centro de la ciudad.

Fuentes de seguridad dijeron a medios belgas que el otro suicida en el aeropuerto era Najim Laachraoui, un veterano combatiente belga islamista en Siria, sospechoso de fabricar cinturones explosivos para los ataques de París de noviembre 2015 y que también detonó una maleta bomba en el aeropuerto.

El 3er. sospechoso filmado por las cámaras de seguridad del aeropuerto cuando empujaba un carrito de equipaje en el vestíbulo de salidas del aeropuerto junto a Laachraoui y Brahim El Bakraoui, es un enigma.

En retroceso

Esto ocurre en Occidente cuando Estado Islámico acumula percances en Siria e Irak. La organización que persigue la creación de un nuevo Califato tiene en riesgo su permanencia en Mosul (Irak), y las fuerzas kurdas 'meten presión' en la autoproclamada capital del Estado islámico, Raqa (Siria).

Luego, las fuerzas gubernamentales sirias y las milicias aliadas han expulsado al Estado Islámico de la zona hotelera del norte de Palmira, empujando a los terroristas hacia el centro de la ciudad al mismo tiempo que empiezan a ocupar el complejo hostelero, en un fenomenal combate que se libra casa por casa.

El Ejército sirio ha entrado a la zona del complejo histórico-arqueológico de Palmira, ubicado en el límite con la ciudad de Tadmor.

Palmira es una ciudad siria de importancia histórica y simbólica que fue invadida por los yihadistas en mayo 2015. Los terroristas han destruido varios templos catalogados como patrimonio de la humanidad por la Unesco y han saqueado reliquias de miles de años de antigüedad.

Damasco pudo lanzar una ofensiva para retomar la ciudad después de que fuera acordada una tregua, mediada por Rusia y USA, entre el Gobierno sirio y los grupos armados de la oposición. El Ejército y las milicias sirias ya han ocupado la mayor parte de Palmira, donde están teniendo lugar intensas batallas contra el Estado Islámico.

El peligro llegó a Occidente

Pero, a la vez, Occidente tiene problemas serios por delante.

Al Qaeda necesitó una década para lanzar 2 ataques importantes en Europa: un ataque en el transporte de Londres en 2005 y atentados en la estación de tren de Madrid en 2004. Sin embargo, el Estado Islámico ha superado el éxito de los atentados europeos de Al Qaeda en cuestión de meses.

Funcionarios europeos que hablaron con la agencia de noticias AP estiman que unos 5.000 ciudadanos europeos marcharon a Siria para unirse al Estado Islámico, que a su vez entrenó a entre 400 y 600 terroristas para atentar fuera de Siria.

Los terroristas, entrenados en campos de Siria, Irak y algunos países de ex Unión Soviética, están organizados en células interconectadas y semiautónomas. Además, surgieron evidencias que apuntan a que el entrenamiento también se lleva a cabo en Libia y otros países del norte de África.

El EI les enseña no solo estrategias de campos de batalla y el uso de materiales explosivos, sino también métodos de vigilancia y de contravigilancia. El objetivo es causar las "peores carnicerías".

Son musulmanes o conversos al islam originarios de todas partes de Europa, aunque, al parecer, sus líderes son francoparlantes que mantienen vínculos con países del Norte de África, Francia y Bélgica, dijo a la agencia un funcionario de seguridad europeo bajo condición de anonimato.

Según él, a diferencia de lo ocurrido en años precedentes, cuando el entrenamiento duraba tan solo una semanas, ahora "se organizan unidades especiales, el entrenamiento es más largo y el objetivo ya no consiste en matar tanta gente como sea posible, sino en perpetrar la mayor cantidad de operaciones terroristas". Es decir, la estrategia ha cambiado para que Europa se vea obligada a gastar más dinero y usar más fuerza de trabajo.

El cabecilla de los terroristas que atentaron en París el 13/11/2015 afirmaba haber entrado en Europa como parte de un grupo de 90 milicianos que luego se dispersaron "más o menos por todas partes", informa la agencia, que cita a varios oficiales de Inteligencia europeos e iraquíes y a un legislador francés

Objetivo atómico

Los supuestos atacantes suicidas, los hermanos Jalid y Brahim el Bakraoui, estaban planeando atacar las centrales nucleares de Bélgica, informa el periódico belga 'La Dernière Heure'.

Según este material, los agresores cambiaron de objetivo después de la detención de uno de sus cómplices, Salah Abdeslam, uno de los principales autores de los atentados de noviembre 2015 en París.

Como evidencia de estos planes, el diario publica que los hermanos colocaron una cámara oculta en la parte delantera de la casa de un director del programa de investigación nuclear belga.

El video, que dura "decenas de horas" y muestra a este director, fue encontrado durante una redada antiterrorista en el apartamento de otro sospechoso que pertenece a la misma célula, Mohammed Bakkali.

Según el periódico, los investigadores llegaron a la conclusión de que el objetivo de los terroristas era "comprometer la seguridad nacional como nunca antes".

En los últimos meses el Estado Islámico ha perdido terreno, que ha pasado a manos de las fuerzas kurdas, ha sufrido bajas de combatientes de alto rango, y aumentaron las deserciones en su estructura. En un artículo de la revista 'Foreign Policy', Clinton Watts, del Instituto de Políticas de Seguridad Nacional de la Universidad George Washington, en Estados Unidos, afirmó: "El grupo terrorista necesita desesperadamente mostrar signos de éxito para fortalecer sus filas e inspirar apoyo internacional. Y desde que las victorias son más difíciles de lograr en Siria e Irak, han empezado a buscar por otra parte". En los últimos meses el Estado Islámico se ha trasladado a Europa, donde actúan como terroristas sin fronteras.

Entrevista

A continuación un reportaje del periodista Andrea Tornielli, de Vatican Insider/La Stampa, a Marcello Foa, director del grupo editorial suizo "Corriere del Ticino - Media Ti":

-¿Cómo se combate el terrorismo del EI?

-Con la única manera eficaz, que no es, o no solo, la de aumentar la vigilancia o reducir las libertades personales. Medidas que no se revelan eficaces, que afectan a todos indistintamente, que difícilmente interceptan a los alentadores, como demuestra lo que sucedió en el aeropuerto de Bruselas. La única manera eficaz es, por el contrario, infiltrar las células terroristas y que sean objetivo de la vigilancia.

-¿Qué puede decir sobre la actitud y las acciones que el Occidente ha puesto en marcha en relación con los padres árabes y del Medio Oriente en las últimas décadas?

-Comprendo que la pregunta sea incómoda, que pueda parecer hasta escandalosa un día después de los sangrientos atentados de Bruselas, pero creo que es justo volver a hacerla: ¿no es que el terrorismo de hoy ha sido provocado, por lo menos en parte, por nuestras decisiones erróneas? Occidente está combatiendo desde hace 15 años la que George W. Bush en 2001 definió la ‘War on terror’, guerra contra el terror. Los resultados de esa guerra son desastrosos: el mundo de hoy es mucho menos seguro con respecto a esa época, y el fundamentalismo islámico violento, en lugar de retroceder, se difunde cada vez más en el mundo árabe. El desastre en Irak, el cambio de los regímenes que eran amigos del Occidente, el desastre sirio han provocado no decenas o miles, sino cientos de miles de muertos. Han destruido la existencia de las familias, y las que han sobrevivido se han quedado sin casas y sin nada. Este clima es el mejor ‘humus’ para cultivar cualquier llamado terrorista fundamentalista. El Ei hoy es más potente y más inquietante de lo que era al-Qaeda hace diez años.

-¿Por qué es más potente?

-Porque puede contar con entre 40 y 60 mil militantes listos para combatir una guerra en nombre de una ideología religiosa y porque está arraigado en un territorio a caballo entre Irak y Siria. Están mucho más estructurados que al-Qaeda.

-Parece que los aliados del Occidente del pasado son sus peores enemigos en el presente…

-Desgraciadamente el juego de las alianzas y el cinismo de las diplomacias hasta hace poco tiempo provocaron que se tolerara e incluso que Arabia Saudita, los Emiratos y Turquía armaran al EI. Y no olvidemos las responsabilidades de los Estados Unidos. Recuerdo lo que dijo en una entrevista con Fox News en 2014 el senador John McCain, que declaró que tenía contactos con el EI. Fueron forjados, apoyados y entrenados grupos rebeldes para hacer caer al régimen de Assad, como Bin Laden fue utilizado para combatir contra la URSS en Afganistán. Y luego estas maniobras se les salen de las manos, y los aliados subterráneos de ayer se vuelven los peores enemigos de hoy.

-¿Estamos viviendo un enfrentamiento frontal entre el cristianismo y el islam?

-Hay que empezar diciendo que estamos frente a un enfrentamiento dentro del mundo musulmán, con Turquía y Arabia Saudita que promueven el islam wahabita y neo-salafita, y combaten contra Irán y contra el islam chiita. La retórica del EI apuesta por reclutar nuevos militantes con mensajes anti-occidentales, pero el alma del conflicto es intra-islámico. Hay que tener mucho cuidado al evaluar los mensajes directamente anti-cristianos, y no hay que dar por cierta la autenticidad de algunos videos. No se puede excluir que haya otros intereses en juego a la hora de agigantar la amenaza del EI.

-¿Roma es uno de los blancos?

-Sí, pero no creo que sea principalmente por motivos religiosos. Debemos reconocer que, gracias a la larga experiencia de terrorismo de los años '70, los servicios de inteligencia italianos han demostrado ser de los mejores del mundo. Y no se puede decir lo mismo sobre otros países europeos. En todos los atentados en las capitales europeas hubo errores macroscópicos y anomalías vergonzosas; a veces los hubo de tal magnitud que los resultados de las investigaciones fueron catalogados como secretos debido a Razones de Estado.

-El texto que publicó Ud., concluye con una pregunta sin respuesta…

-Sí. Efectivamente, la historia del terrorismo demuestra que los atentados tienen objetivos a corto plazo y otros a largo plazo. Ahora bien, es evidente que se quiere provocar shocks, desorientación, miedo. El EI quiere traumas a las poblaciones europeas. Y el objetivo, desgraciadamente, lo han alcanzado. Hay que comprender cuál es el objetivo a largo plazo…

-¿Invadir Occidente y transformar Europa en un Estado Islámico?

-Se puede decir de todo menos que estos peligrosos fanáticos no tienen inteligencia, capacidades de planificación ni capacidades de comunicación. Creo que es inverosímil que piensen verdaderamente lograr instaurar un Estado Islámico en Europa, incluso porque si este fuera el objetivo tendrían mejores posibilidades de éxito apostando por una invasión silenciosa y pacífica. Por el momento, en relación con el objetivo a largo plazo, no encuentro respuesta. Pero responder a esta pregunta es fundamental para medir de manera adecuada la respuesta al horror del terrorismo.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario