LO SIGUEN HASTA POR DEBAJO DE LA CAMA

Cercado: Allanan hotel donde se estaría hospedando Lula y dicen que evalúa renunciar

La Justicia brasileña no sólo se propone continuar con la causa Lava Jata por presunta corrupción en detrimento de la compañía estatal Petrobras, sino que además intenta avanzar ferozmente para que el primer mandatario, Luiz Inácio Lula da Silva, decline su decisión de asumir como jefe de gabinete de Dilma Rousseff. En esta línea, 300 efectivos de la Policía Federal, durante este martes 22/03, desplegaron una serie de allanamientos y detenciones en 9 Estados, incluida la capital del gigante sudamericano (Brasilia), donde ingresaron a al Hotel Tulip, próximo a la residencia de Alvorada, donde estaría hospedado da Silva. Es inminente una conferencia de prensa por parte de las autoridades para comunicar el balance del operativo.

Se trata de la 26ª etapa del proceso 'Lava Jato'. La misma fue desplegada durante este martes 22/03, en las primeras horas de la mañana, por más de 300 efectivos de la Policía Federal con órdenes de prisión, interrogatorios coercitivos y allanamientos, según informan fuentes locales.

En este contexto, a las 7:35 (hora argentina), se pudo ver salir un patrullero del Hotel Tulip, en la zona este de Brasilia próximo a la residencia de Alvorada, donde estaría hospedado el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva.

Una vez más, la Justicia Federal de Brasil intenta sumar motivos para frenar la designación que intenta realizar la primera mandataria, Dilma Rousseff, como jefe de gabinete para acceder a los fueros y así evitar ir a la cárcel en caso de ser culpable de lavado de dinero y desvíos de fondos.

Recordemos que el pasado 4/03 el juez a cargo de 'Lava Jato', Sergio Moro, ordenó interrogar a Lula por sus presuntos vínculos con la red de corrupción en Petrobras.

Está previsto que hoy (22/03) el Ministerio Público y la Policía Federal ofrezcan una conferencia de prensa con detalles de este operativo que, según las primeras informaciones, es la prolongación de otro realizado el mes pasado (febrero), en el cual fueron detenidos el publicista Joao Santana y su esposa, responsables de la estrategia de la campaña presidencial de Lula en 2006 y de la presidenta Dilma Rousseff en los comicios de 2010 y 2014.

Las fuertes turbulencias políticas generadas por el hasta ahora frustrado ingreso de Lula en el gabinete y el proceso de impeachment contra Dilma ya empezaron a sentirse en otros ámbitos muy distintos, como el fútbol y el teatro. El domingo 20/03, durante el clásico partido Flamengo-Fluminense, cuando se entonaba el himno nacional en el estadio paulista de Pacaembú, las hinchadas empezaron a gritar “¡Fuera PT!”. Y en Curitiba, donde reside el juez Moro, los rivales del Atlético PR y Coritiba se pusieron de acuerdo para exhibir un gran cartel en el que se leía: “En el país del fútbol, mi ídolo usa traje: Sergio Moro”.

En tanto, en Belo Horizonte, la noche del sábado, durante una improvisación en la obra “Todos los musicales de Chico Buarque en 90 minutos”, el actor y codirector de la pieza, Claudio Botelho, tildó a Dilma y Lula de “ladrones”, lo que despertó una enérgica respuesta de parte del público. De pie, un gran número de espectadores reaccionó a los gritos de “¡No habrá golpe” y el show tuvo que ser cancelado. Al enterarse de lo ocurrido, Buarque, un reconocido simpatizante petista, adelantó que no permitirá que Botelho vuelva a usar sus composiciones.

El jueves pasado (17/03), pocas horas después de que Dilma designó a Lula como jefe de gabinete, varios jueces presentaron medidas cautelares para evitar que entre en funciones, hasta que el asunto llegó al STF. El ex presidente debía comenzar a desempeñar su nuevo cargo hoy (22/03), pero debido a los feriados de Semana Santa el STF no sesionará estos días, y no se espera que el marasmo legal se resuelva hasta la próxima semana, según informa el portal AIM.

Pero el laberinto judicial no termina allí, porque el último esfuerzo legal de Lula por asegurar su designación como jefe de gabinete recibió el pasado lunes 21/03 un nuevo revés. El juez del Supremo Tribunal Federal, Luiz Fachin, se excusó de resolver el pedido de hábeas corpus presentado por la defensa del ex presidente para anular la decisión de otro magistrado de la Corte, Gilmar Mendes, que la semana pasada había suspendido la asunción de Lula como ministro al aducir que se trababa de un “salvoconducto” para garantizarle inmunidad ante la justicia de primera instancia. Fachin señaló que era amigo de uno de los juristas que presentaron el pedido de anulación y ahora la resolución quedará en manos de otra jueza.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario