ANTE LOS OJOS DEL MUNDO

Obama y una "joya" que no brilla por todos lados

La llegada del Boeing de la Fuerza Aérea de USA, cargado de insumos, equipamiento de comunicaciones y defensa al aeropuerto de la ciudad de Bariloche confirmó que la visita del presidente Barack Obama no pasará desapercibida. La "joya argentina" quedará expuesta aunque no sólo por su belleza...

La ciudad de San Carlos de Bariloche se vio convulsionada en los últimos días por los intensos preparativos para la llegada del presidente estadounidense, Barack Obama, basados en intensas medidas de seguridad para una comitiva que estará integrada por 800 personas.

El miércoles pasado aterrizó en el aeropuerto internacional de la ciudad lacustre el avión Boeing C-17 de la Fuerza Aérea del país norteamericano, con helicópteros y equipos de defensa y de comunicaciones, a la espera del arribo el primer mandatario.

Obama llegará al país el próximo 23 de marzo, jornada en la que se reunirá con el presidente Mauricio Macri, y al día siguiente desembarcará en Bariloche junto a su familia para descansar y disfrutar los paisajes cordilleranos.

Si bien la seguridad presidencial estará en manos del Servicio Secreto de USA, el gobierno de Río Negro anunció el último viernes que llegarán a la localidad en los próximos días 750 efectivos de Prefectura, Gendarmería y de la Policía Federal, para reforzar el operativo.

El mandatario visitará la ciudad con una comitiva integrada por 800 personas, de las que cerca de 500 pertenecen a su seguridad.

Obama se alojará en una lujosa habitación del emblemático hotel Llao Llao que posee 160 metros cuadrados y que albergó en 1960 a Dwight Eisenhower y en 1997 a Bill Clinton, entre otras tantas personalidades de renombre mundial.

Sin embargo, no es ese el único destino posible de la familia presidencial estadounidense. Un barrio privado de Villa la Angostura o la estancia Lago Escondido, a unos 45 kilómetros de El Bolsón, que es propiedad del magnate inglés Joe Lewis, son otras opciones.

El mandatario llegará a la localidad rionegrina justo el 24 de marzo, Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia, y en pleno desarrollo de la Fiesta del Chocolate, y se prevé que sea centro de fuertes críticas de diversas organizaciones sociales y políticas de la ciudad que ya preparan carteles y banderas con la leyenda "Go home".

El Foro del Proyecto Nacional y Popular de Bariloche convocó a una vigilia el 23 desde las 20 en el Centro Cívico para esperar el Día de la Memoria, actividad fue impulsada a partir de la visita presidencial.

En un comunicado oficial la organización expuso que "en el marco de este nuevo contexto económico, político, social y cultural que atraviesa la Argentina, llega a Bariloche Obama, el presidente del país más terrorista del mundo".

"La presencia del presidente de Estados Unidos cuyos gobernantes planificaron y ordenaron las dictaduras militares en América Latina para eliminar proyectos políticos nacionales y populares, es una provocación que abre heridas y que no podemos dejar pasar", sentenciaron en la gacetilla de prensa. Hasta el momento no existe ningún tipo de actividad oficial del mandatario en Bariloche.

Antes llegará también a la ciudad la presidenta de la Asociación Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, que el viernes 25/03 ofrecerá un coloquio sobre Derechos Humanos en el Instituto Balseiro.

En la ciudad no se observa despliegue de agentes de seguridad norteamericanos aunque se conoce que semanas atrás una comisión llegó a Bariloche para conocer la ciudad.

Los custodios y agentes de seguridad que acompañarán a Obama llegarán en tres grupos: 48 y 24 horas antes del desembarco del presidente, y otro grupo llegará junto Obama y su familia.

En el hotel Panamericano, situado a 300 metros del Centro Cívico, ya se instaló el "centro de operaciones". Allí es evidente la afluencia de vehículos de alquiler de alta gama que lucen carteles con un código y número. Trascendió que hay otros tres hoteles que estarán disponibles para la comitiva que llegará con Obama y por eso anularon las reservas para turistas.

Se supo que se solicitó una alfombra roja para la pista de aterrizaje del aeropuerto donde lo esperaría el intendente Gustavo Gennuso, quien le dará la bienvenida formal, y luego el mandatario internacional volará en helicóptero al lugar de alojamiento.

Para Bariloche, la posible visita de Obama es una "vidriera" a nivel turismo porque los ojos del mundo estarán puestos en la ciudad donde en Semana Santa se celebra, además, la Fiesta del Chocolate.

Así lo demuestra un artículo del reconocido diario español 'El País' titulado "Bariloche, la joya de la corona de Argentina, se prepara para exhibirse ante Obama", de este fin de semana donde se destaca que Obama será el 3er presidente de USA en ejercicio en viajar a este paraíso.

"(...) En 1939, mientras Europa entraba en la segunda guerra mundial, una familia de la aristocracia argentina, los hermanos Bustillo, construían con dinero público un hotel de ensueño no muy lejos del INVAP. Es el Llao Llao, un emblema del lujo y la excelencia en Argentina. La otra joya de Bariloche, en medio de dos lagos y dentro de un parque natural con un paisaje semejante a Suiza, rodeado de un campo de golf que ninguno de los que lo han probado olvida.

El Llao Llao no fue tan constante como el INVAP. Se quemó, se reconstruyó, empezó siendo público y después se privatizó. Ha albergado a todo tipo de famosos y millonarios y también a varios presidentes de EEUU, además de cumbres internacionales como la Iberoamericana que en 1995 vio llegar al Rey de España o a Fidel Castro. Allí durmió Dwight Eisenhower en 1960, como atestiguan las fotografías que aún cuelgan en la escalera principal del hotel. Le acompañó el entonces presidente argentino Arturo Frondizi. Y muchos años después, en 1997, Bill y Hillary Clinton. El expresidente incluso jugó al golf en el Llao Llao con Carlos Menem. En 2009, en una cumbre de Unasur, también estuvieron allí Chávez, Lula o Bachelet.

(...) Estabilidad, largo plazo, son palabras poco frecuentes en Argentina pero no en Bariloche. Y esta es la joya de la corona turística y tecnológica que visitará esta semana Barack Obama, en una forma especialmente simbólica de apoyar al nuevo Gobierno de Mauricio Macri y celebrar el regreso de Argentina a la ortodoxia en política económica, y sobre todo en política exterior, con un enfrentamiento claro con Venezuela y el acercamiento a EEUU. Macri y su victoria sobre el kirchnerismo representan para EEUU el principio del fin de su peor pesadilla en América Latina, los gobiernos llamados bolivarianos que se enfrentaron abiertamente a lo que ellos siempre definían “el imperio” y buscaron otros aliados: China, Rusia, Irán.

Por eso es tan importante y simbólica la llegada de Obama a Bariloche. No es seguro que el presidente llegue a dormir en el Llao Llao, como Clinton o Eisenhower, pero por si acaso en el hotel han reservado una veintena de habitaciones, las mejores. “Todo Bariloche está igual, reservando habitaciones por si llega la comitiva presidencial”, explica Myrna Alfonso. Son más de 800 personas y en una ciudad turística como Bariloche, de 200.000 habitantes, es una auténtica revolución (...)".

Sin embargo, no sólo lo "bueno" y lo "lindo" queda expuesto: "Lo que seguramente no visitará Obama es el otro Bariloche, mucho más propio de un país con grandes desigualdades como Argentina: El Alto, un enorme barrio de chabolas a las afueras de la ciudad construido por emigrantes que han tomado al asalto unas tierras polvorientas y se han quedado a vivir allí. Cada vez crece más, al calor del éxito de este paraíso que allí no lo parece tanto. Bariloche es una isla en casi todo, pero no en esto. Además esta ciudad también tiene su pasado oscuro como refugio en los 50 de nazis como el doctor Mengele. Como tantas veces en Argentina, lo mejor y lo peor están muy cerca", concluye 'El País'.
 

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario