CRISIS DEL CLUB QUILMES

¿Qué pueden hacer Jorge Macri, Grindetti y Tagliaferro por Molina?

Los intendentes del PRO, Jorge Macri (Vicente López), Néstor Grindetti (Lanús) y Ramiro Tagliaferro (Morón) participaron de la reunión del Foro de Intendentes Radicales, que tuvo lugar en el Club Español, de San Cayetano (municipio que gestiona Miguel Ángel Gargalione). Mientras tanto, ¿podrán hacer algo los 3 por su colega Martiniano Molina (PRO) que tiene una complicadísima situación en el Quilmes Atlético Club?

Desde que unos 150 jefes comunales fueron convocados por la Federación Argentina de Municipios y su bloque Federal de intendentes Justicialistas que preside el intendente de Florencio Varela, Julio Pereyra, en la ciudad de Resistencia, Chaco, que gobierna Jorge Capitanich, donde abundaron los reclamos al presidente Mauricio Macri, en el PRO comenzaron a trabajar para equilibrar la situación.

La FAM es presidida por Pereyra (PJ/Florencio Varela, Buenos Aires), con Ramón Javier Mestre (UCR/Ciudad de Córdoba) como vice.

Pero los intendentes peronistas bonaerenses tienen un foro propio de mayor presencia en la FAM a la de los intendentes de la UCR. ¿Podría cambiar esa dinámica un bloque de intendentes de Cambiemos?

Esto explica la representación del PRO que visitó el foro de intendentes radicales.

"Celebro este tipo de reuniones, porque ayudan a que sigamos fortaleciendo el vínculo que hemos logrado establecer con el radicalismo. Nosotros no nos detenemos en la politiquería. Nos une, entre otras cosas, el deseo de que cada uno de nuestros vecinos pueda vivir cada día un poco mejor", señaló Jorge Macri, quien a la vez es alcalde de Vicente López y directivo del Grupo Bapro.

Ahora, ¿qué podrían hacer los intendentes del PRO por un colega suyo de la propia fuerza partidaria en apuros?

Es el caso de Martiniano Molina, alcalde de Quilmes, quien está remando con una situación complicada que hereda de Aníbal Fernández, el kirchnerista del municipio que fue jefe de Gabinete de Ministros de Cristina Fernández de Kirchner.

Aníbal también era el presidente del Atlético Club Quilmes, que juega en la 1ra. División A del fútbol argentino, un emblema del municipio y al que no le alcanza la financiación de la cervecera Quilmes (que, además, cerrará en breve sus instalaciones en ese distrito por lo que avanza en su nuevo polo en San Carlos de Bariloche. Se habla de hasta vender el Parque de la Cervecería para construir un barrio privado).

El club Quilmes convive con una grave crisis institucional, que provocó que los jugadores del plantel profesional decidieran no concentrar para el partido con San Lorenzo de Almagro: les adeudan más de 4 meses de sueldo y el panorama a futuro está complicado.

Al presidente del ACQ, Aníbal Fernández, se le terminó la licencia pero no se hace cargo: no pisa el club, no está al tanto del día a día, y la oposición piensa unirse para intentar destronarlo. Hasta ahí todo previsible pero ¿cómo ayudar a que la oposición, cuando sea gobierno, pueda regularizar la situación? Ahí Molina precisa ayuda de la Asociación del Fútbol Argentino (que tampoco tiene manteca suficiente como para arrojarla al techo) y del Fútbol para Todos, y áreas de influencia del PRO.

"Hace más de 1 año y medio que no sabemos nada de Aníbal Fernández", dijo un dirigente del club a la web Letra P.

Quilmes está último en el torneo y los problemas diarios son cada vez más grandes. En junio 2015, la dirigencia no presentó el ejercicio y memoria, lo que hicieron recién en diciembre, pero no llegaron al quórum mínimo de 21 asambleistas. En el inicio de marzo 2016 lo consiguieron pero con escándalo e irregularidades que irán a la Justicia ordinaria.

Deberá recordarse que José Luis Meiszner fue presidente del club (el estadio tiene su nombre) y su socio en el estudio jurídico-contable Aníbal Fernández era su vice, pero Quilmes tuvo siempre una situación financiera complicada, con sospechas de mala gestión y ausencia de ética.

Mientras Aníbal pidió licencia, el club quedó en manos de Andrés Meiszner, hijo de José Luis-, quien convocó a 1 sola reunión de Comisión Directiva en 2016. En 2015, fueron solamente 4 en 12 meses, cuando el estatuto marca que como mínimo tiene que desarrollarse 1 por mes.

Pero el club es un emblema del municipio y muchos de los integrantes de la lista Celeste son allegados al gobierno local del intendente Martiniano Molina. Para desplazar a la histórica Azul y Blanca, van a necesitar respaldo del PRO.

Volviendo a Macri, Grindetti y Tagliaferro, su objetivo es que radicales y PRO se integren en un Foro de Intendentes de Cambiemos, a presentarse en días más en Vicente López, con la visita de María Eugenia Vidal.

En este sentido, el titular de PRO bonaerense, Jorge Macri, dijo que "es muy importante mantener un ámbito de interacción política que nos permita seguir creciendo y consolidándonos como frente. No tenemos que olvidar que somos la fuerza con más intendentes en la Provincia de Buenos Aires".

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario