AGUER VS. BERGOGLIO

La grieta católica se profundiza: "La 'Década ganada' fue un show de compras"

"Ha habido un show de compras". De esa manera, el arzobispo de La Plata, Monseñor Rubén Aguer, se despegó de la aprobación por parte del Papa Francisco hacia la gestión kirchnerista durante 2003-2015. En esta línea criticó a la supuesta 'Década ganada' por permitir el “despropósito del consumismo” y advirtió que con el "Cambio" “va a doler terriblemente la abstinencia de las compras”. En esta línea, definió al consumismo como aquel comportamiento que las personas tienen al “comprar lo que no se necesita con la plata que no se tiene. Y esto es lo que ocurrió en los últimos años en la Argentina”.

La grieta llegó a la Iglesia Católica hace varios años, pero desde la asunción de Mauricio Macri a la presidencia se fue profundizando.

El arzobispo de La Plata, Monseñor Rubén Aguer, se diferenció nuevamente del papado, encabeza por Jorge Mario Bergoglio (Francisco I) al señalar que en el país ha reinado el consumismo, alentado desde arriba como una ilusión y señaló que eso es un “problema político” pero “sobre todo es un problema moral, ético, de visión de la vida, de manera de encararla”.

En ese sentido, apuntó que “comprar lo que no se necesita con la plata que no se tiene” era “lo que ha ocurrido en los últimos años en la Argentina donde ha habido un show de compras, pues parece que en los últimos años era fácil comprar”.

“Parecería que era barato comprar con créditos infinitos o con subsidios”, sostuvo el prelado y consideró que esa conducta expresa “un efecto de teorías y decisiones macroeconómicas, y es que se ha identificado equivocadamente el desarrollo auténtico con el crecimiento y con un crecimiento basado en el consumo y un consumo subsidiado por el Estado”.

Por eso, desde su programa matinal en Canal 9 alertó que “es lógico que, ahora, el Estado no tenga ni un mango partido por la mitad y llegamos a esta situación que vamos a tener que enfrentar”.

“El problema es que hemos adquirido el hábito del consumismo. Nos va a doler terriblemente la abstinencia de las compras, el cuidar la energía tratando de no dejar luces innecesariamente encendidas y tantas otras cosas que tenemos que moderar porque los bolsillos no nos dan”, añadió.

En ese marco, señaló que “la solución no son los planes, no son los subsidios, sino que la cuestión de un trabajo genuino tiene que ver con un país que funciona plenamente y no con un Estado que se mete en todo y se acostumbra a la autofagia, a comerse a sí mismo sacando plata a todas sus instituciones y dándole a la maquinita de imprimir papeles que cada vez valen menos”.

“Cuando se rompen los platos siempre hay que preguntar quién los paga, y ¿quién los paga? Lamentablemente siempre pagan más los más pobres”, alertó.

Aguer sostuvo que en Argentina “hay platos que se rompieron, muchos platos rotos que vamos a tener que pagar todos -más los pobres, insisto- porque nos hemos acostumbrado mal. ¿Cómo se recomponen todas estas cosas? No se recomponen fácilmente. Cada tantos años la Argentina tiene estos problemas; los llamamos crisis, que se repiten periódicamente sin que aprendamos”.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario