HORAS DE TENSIÓN

La puja por el control de la fiscalía de Estado bonaerense, ¿es la excusa?

Es sabido que el massismo aspira a retener lugares en los organismos de control, entre los que se cuentan la Fiscalía de Estado bonaerense, donde por estas horas se vive una gran tensión luego de que se denunciara una ola de nombramientos 'políticos' durante el último tramo de la gestión de Daniel Scioli. Esa lucha es el argumento K según el cual se interpreta y exponen los motivos reales de la protesta sindical. En el gremio no responde, y el interés de María Eugenia Vidal por este tradicional espacio manejado por la oposición, comienza a crecer.

La fiscalía de Estado bonaerense vive fuertes horas de tensión: convergen allí el fiscal Hernán Gómez, de lejano origen radical, con un notorio descontento gremial por una ola de nombramientos 'políticos' que se efectivizaron durante el último tramo de la gestión de Daniel Scioli y cierta presión del gobierno de María Eugenia Vidal, que ya empezó a interesarse por lo que sucede en ese espacio tradicionalmente manejado por la oposición.

Según el diario platense 'El Día', el malestar de la Asociación de Personal de los Organismos de Control (APOC) no es sólo porque se crearon numerosos cargos nuevos en la Fiscalía sino porque, además, no se priorizó al personal de carrera para cubrirlos.

"Se han ocupado altos cargos con personal foráneo a la casa producto de jubilaciones, sino que además se ha incrementado la estructura orgánico funcional creándose nuevos cargos, la mayoría de los cuales también fueron ocupados por personas que no se venían desempeñando en el organismo", se indicó en una carta que la APOC le envió a Gómez.

Se trataría de un tironeo que arrancó el año pasado cuando se confirmó que Gómez ocuparía el lugar de Fiscal de Estado, luego de la muerte del histórico Ricardo Szelagowski.

Lo que vino después fue una reforma notable de la estructura orgánica de la Fiscalía, que incluyó nombramientos en los cargos de Jefe de Departamento para arriba y que también llevó a crear un segundo puesto de fiscal adjunto y a aumentar la cantidad de subsecretarías, elevándolas a nueve.

En fuentes gremiales y políticas no peronistas se objeta que muchos de esos cargos fueron cubiertos por gente vinculada a Scioli y al ahora opositor Frente para la Victoria, y se sindica a Gómez como obvio 'facilitador' de esos nombramientos.

Según voceros no oficiales de la Fiscalía, en esa tanda del año 2015 se efectivizaron más de 90 cargos. Muchos de ellos fueron de jerarquía.

Según algunos nombres mencionados por el matutino platense, cabe mencionar a Mariano Cervellini, uno de los fiscales adjuntos, que fue un alto funcionario sciolista (su padre, además, sería asesor del organismo); también que el subsecretario Fabián Stachiotti fue antes secretario de Tierras provincial o que su par, Luciano Martini, fue senador provincial kirchnerista en representación de La Plata; e incluso que la subsecretaria María Agostina Cacault fue estrecha colaboradora de Scioli en la Unidad Gobernador.

Desde la Fiscalía se asegura que todos los nombramientos siguieron los caminos normales para sus respectivos casos. Pero lo que se denuncia es que muchas de esas designaciones fueron parte de un acuerdo político "desmesurado" con la anterior gestión.

De ahí que el actual gobierno macrista empezara a prestarle atención al tema. Vidal se habría encontrado con serios reparos de la Fiscalía -enviados por emisarios no formales- respecto al proyecto de ley de Emergencia en Infraestructura que ella impulsa en la Legislatura y también sobre la idea más general de avanzar con una modernización del Estado provincial para acelerar pasos administrativos en todas las áreas.

Vidal tendría, además, la presión de Sergio Massa. En efecto, cerca del tigrense explican que la composición de la Fiscalía de Estado figuró en las conversaciones decisivas del acuerdo de gobernabilidad que sellaron el Frente Renovador y Cambiemos y que le asegura a la Gobernadora cierto manejo favorable de la Legislatura.

No es un secreto que el massismo aspira a retener lugares en los organismos de control, entre los que se cuentan la Fiscalía, y sería justamente ese interés massista el que se argumenta cerca de Gómez para explicar los motivos reales de la protesta sindical antes mencionada: sindican al gremio como una organización cercana al diputado nacional.

Para mostrar lo tensa que es la situación, el diario menciona que, según fuentes del propio organismo, en las últimas semanas unos 100 trabajadores de la Fiscalía se desafiliaron del sindicato, supuestamente presionados por la cúpula del organismo. En tanto, en APOC prefirieron no responder las consultas.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario