BUSCANDO FUEROS

Acorralado, Lula acepta ser ministro de Dilma para blindarse

El escándalo de corrupción que acosa al ex presidente del Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, no sólo logró que intente relanzar su candidatura presidencial 2018, sino que también aceptara ser ministro del gobierno de Dilma Rousseff para blindarse con fueros e intentar salir airoso del caso Petrolao.

Según el diario O'Globo, el ex presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva -recientemente allanado y con pedidos de prisión preventiva-, aceptó finalmente una posición que le ofrecería protección frente a una investigación por lavado de dinero.

Según el texto, Lula avisó a varios militantes del PT (Partido de los Trabajadores) el lunes pasado (14/03) que decidió aceptar la invitación "para integrar un ministerio y volver a trabajar en el Palacio de Planalto", la sede del ejecutivo brasileño, antes de una reunión prevista para este martes (15/03) en Brasilia con Rousseff.

De esta manera, intenta blindarse y contar con los fueros necesarios para no tener que ir a prisión.

La decisión fue tomada por el tribunal de primera instancia en Sao Paulo, de la magistrada Maria Priscila Hernandes Veiga, que había recibido una denuncia de la fiscalía contra Lula por "ocultación de patrimonio", una modalidad de lavado de dinero.

Tras una serie de allanamiento dispuestos desde el pasado viernes 4/03, la policía federal halló en un banco de San Pablo unas 130 piezas valiosas, como joyas y objetos preciosos, que le habrían sido regalados por jefes de Estado.

Entre los elementos almacenados en la bóveda hay monedas de oro con los símbolos del Vaticano, una imagen sagrada hecha a mano en plata y piedras preciosas, un crucifijo de madera, un camello de oro y una daga de oro con empuñadura de marfil tachonado de rubíes. La mayoría de los objetos tiene el sello original de la Presidencia.

Todo esto agrava la crisis en Brasil, donde su heredera política Dilma Rousseff enfrenta un proceso de impeachment y un fuerte descontento popular que el domingo 13/03 sacó a más de 3 millones de brasileños a la calle para pedir su destitución.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario