ESCÁNDALO EN TUMEREMO

Masacre en el yacimiento de oro que Maduro entrega a los chinos

Las investigaciones se iniciaron el 04/03, cuando un grupo de 28 mineros fue tiroteado por delincuentes que operan en las minas de oro de Tumeremo, estado Bolívar, según relatos de supuestos sobrevivientes difundidos por diputados opositores. La masacre de Tumeremo, hecho que algunos pretendieron pasar por debajo de la mesa sin éxito, conmocionó a Venezuela y evidenció la impunidad que se vive en el país. Este suceso no sería el primero en su tipo que sucede en la zona, según declaraciones de los habitantes del pueblo. Y es que en Tumeremo, las mafias que dominan las minas tienen fosas comunes. Para ellos, esto es un “secreto a voces” que comenzó a revelar su macabra realidad.

La noticia se produjo el 04/03, semanas después de que el presidente Nicolás Maduro firmara una serie de acuerdos con 150 empresas chinas para explotar las reservas mineras del país en el estado Bolívar, que son consideradas de las más ricas del mundo.

Maduro firmó el llamado Arco Minero del Orinoco con el objetivo de hacer frente a la caída del precio del petróleo, la mayor fuente de ingresos del país.

La fiscal general de la República, Luisa Ortega Díaz, informó el 14/03 (10 días después) que fueron localizados los restos de 17 personas desaparecidas en Tumeremo, estado Bolívar, un macabro suceso sobre el que ya informó días atrás Urgente24.

"Hemos concluido la búsqueda de los desaparecidos en Tumeremo con el hallazgo de 17 cadáveres", indicó a través de su cuenta oficial en Twitter.

 
 
 
 
 

Más temprano, Ortega Díaz indicó que el equipo a cargo de las investigaciones fue integrado por 19 funcionarios del Ministerio Público más otros del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas; y del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin).

Y que el hallazgo fue posible gracias a "14 testigos que fueron entrevistados y nos llevaron al sitio" en el que se encontraban los cuerpos, indicó la fiscal general.

Añadió que una tal Rosa Gil Salazar fue detenida por estar presuntamente relacionada con los hechos ocurridos en Tumeremo, por lo cual será presentada este martes 15/03 ante un tribunal de Puerto Ordaz.

Ortega Díaz también apuntó que las investigaciones científicas han arrojado que "casi con seguridad" se trata de 21 personas desaparecidas, de las cuales 18 fueron denunciadas y ya "están plenamente identificadas, a través de las características que nos han dado los familiares, junto con su sangre".

Sumado a esto, han sido incautados 11 vehículos, incluyendo el camión en el que fueron trasladadas las personas.

En el estreno del programa "7 Preguntas" (teleSUR), el periodista Ernesto Villegas le preguntó al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, acerca del asesinato en masa. Maduro indicó que hay diputados y políticos del estado Bolívar vinculados a las mafias paramilitares del oro, y que el tiempo demostrará que "la derecha nacional e internacional" buscó que el caso de los desaparecidos en Tumeremo "tuviera una intención política" para dañar la imagen del Gobierno venezolano.

Maduro indicó que el desarrollo del Arco Minero de Guayana tiene que ser compatible con el "Plan de la Patria" y una vez certificada la riqueza minera entraría el proceso para extraer ese oro "con todos los cuidados en apego a la Constitución y el respeto al medio ambiente", explicó el mandatario para justificar algo que sería imposible en otro contexto. ¿Acaso Hugo Chávez Frías no expropió la siderúrgica Sidor porque todos los recursos debían estar "al servicio de la Patria"?

Ahora Maduro dice todo lo contrario: “En Venezuela sabemos que hay recursos mineros que se pueden extraer como el oro, bajo los cuidados en apego al Plan de la Patria y de los motores en desarrollo”.

E insistió en su revisionismo (por necesidad): “El arco minero es una de las grandes riquezas de la patria para desarrollar procesos industriales y apalancar el desarrollo social en el país”.

La realidad de lo que pasó, sin embargo, sigue siendo incierta. Los funcionarios del gobierno insisten en que se trata de un enfrentamiento entre bandas, con el Estado ausente.

Pero inicialmente el gobernador de Bolívar, el oficialista Francisco Rangel Gómez, negó las denuncias sobre las desapariciones y dijo que se trataba de un "show mediático" de la oposición venezolana para quitarle protagonismo a las ceremonias por los 3 años de la muerte de Hugo Chávez.

Entonces, los familiares de las víctimas realizaron una serie de protestas, cortando una ruta troncal con Brasil durante varios días para exigir la actuación de las autoridades porque, insistieron, los mineros habían sido asesinados y arrojados en fosas comunes. Así ellos consiguieron repercusión nacional e internacional.

Luego de aquella protesta, en una entrevista que le hizo el canal Globovisión, la fiscal Ortega confirmó que encontraron 4 cadáveres en las selvas de El Callao, un área también minera en el mismo estado Bolívar.

Horas más tarde el Defensor del Pueblo venezolano elevó la cifra de cuerpos encontrados a 14.

En el paso siguiente, la fiscal indicó que, según las investigaciones del Ministerio Público, el número de vícimas era 21 –en lugar de 28, tal como denuncian los familiares– y que las autoridades ya conocen la identidad de 18 de esas víctimas.

Chrysthyam Becerra y Yu Torrealba reportaron para el diario El Nacional, de Caracas:

"(...) Jamilton Andrés Ulloa Sánchez, conocido como “El Topo”, es el responsable de la desaparición de 17 mineros de Tumeremo y otras 11 personas de distintas regiones de Bolívar.

Este personaje fue identificado por el ministro de Interior, Justicia y Paz, Gustavo González López, en la red social Twitter, acompañando la publicación con una fotografía y datos personales.

“Logramos la identificación plena del planificador de estos hechos, este sujeto responde al nombre de Jamilton Andrés Ulloa Suárez”, indicó el ministro.

En defensa a las ideologías “chavistas”, funcionarios del gobierno desmintieron (o manifestaron escepticismo) ante una masacre que, hasta la fecha, lleva 21 muertos legalmente registrados. Otras siete víctimas están desaparecidas pero no identificados.

El pasado 5 de marzo, el gobernador Francisco Rangel Gómez negó abiertamente que en la entidad se registrara la desaparición de algún minero, y menos su asesinato.

“Una vez más politiqueros irresponsables pretenden generar zozobra en el sur de Bolívar, son falsas las informaciones sobre mineros asesinados”, manifestó -en Twitter- el burgomaestre bolivarense.

Un día más tarde, Rangel Gómez mantuvo su posición y volvió a pronunciarse: “Cuerpos de seguridad efectuaron revisión del lugar donde presuntamente ocurrió 'la masacre' y no fue encontrado indicio o pruebas del hecho. (…) No nos hagamos eco de falsas e irresponsables informaciones”.

“El Arco Minero del Orinoco les resta financiamiento a los dos malandrines de la política en Bolívar a los que les favorece la minería ilegal”, concluyó esta vez, achacando de nuevo los supuestos rumores sin bases a dirigentes de la oposición.

Ante la cobertura informativa del caso -que conmocionó al país entero- el funcionario gubernamental usó por tercera vez Twitter para informar la búsqueda “responsable” de los ahora “presuntos desaparecidos”, aunque insiste en que no existen datos precisos ni denuncias.

En medio de la incertidumbre de la población de Tumeremo y de los habitantes del resto del territorio nacional, el gobernador deja de lado sus labores informativas sobre la búsqueda de las víctimas y prefiere seguir acusando a la oposición de aprovecharse del siniestro “para cumplir faena electorera adelantada”.

“Clan opositor azuzó al Pueblo de Tumeremo para trancar vía, dieron cifras de muertos y relataron historias con una certeza hasta sospechosa”, aseguró.

Finalmente, este lunes 14 de marzo, manifestó: “Seguimos acompañando a Tumeremo y al pueblo minero de Bolívar en el esclarecimiento de los hechos punibles, hasta las últimas consecuencias”.

Sus últimas publicaciones en la plataforma digital fueron emitidas posteriores a las declaraciones de la fiscal general de la República, Luisa Ortega Díaz, quien confirmó el hecho y admitió que sí hubo una masacre tras hallarse restos de algunos de los desaparecidos.

Usuarios de la plataforma digital pidieron la renuncia de Rangel Gómez luego de confirmarse los asesinatos que, desde el inicio, decidió negar.

Mario Silva, durante su programa televisivo transmitido por Venezolana de Televisión, en la noche de la masacre señaló que el asesinato fue un una acto que quiso desviar la atención del homenaje realizado al fallecido presidente Hugo Chávez.

“Buscaron invisibilizar el tercer año de la siembra del comandante Chávez, porque saben Chávez está en el corazón del pueblo”.

Recalcó que este rumor sobre el supuesto homicidio de 28 asesinatos no fue más que intento para crear zozobra en el país. “Las autoridades se presentaron en el sitio y no hubo nada, ni muerto ni heridos”, dijo.

El diputado a la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, fue uno de los “pesos pesados” del oficialismo que se manifestó escéptico ante las denuncias de dirigentes opositores sobre el asesinato de los mineros de Bolívar.

El 10 de marzo, Cabello aseguraba que no se había encontrado “ni un solo cadáver” relacionado a los homicidios.

A través de una entrevista telefónica con la Radio Ecuatoriana República, el parlamentario desestimó igualmente la campaña que se ha generado contra la Fuerza Armada Nacional.

Luego que Ortega Díaz confirmara el hecho, el vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) se pronunció, esta vez para acusar a la oposición de politizar los asesinatos, señalando además que los culpables "tienen que pagar, todos los que estén relacionados, llámese como se llame".

A juicio del diputado oficialista, los opositores "montaron un 'show' con la muerte de estos venezolanos"."

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario