DESPUÉS DE CRISTOBAL LÓPEZ

Magnetto, el gran sobreviviente de las guerras empresarias

Complicado embestir contra Héctor Magnetto: ha sobrevivido a todas las guerras empresariales que ocurrieron durante los recientes 30 años, aún aquellas que no quiso iniciar. Cristóbal López no es la excepción. En este caso hay un guiño con Mauricio Macri en una convivencia que muchos se preguntan si incluirá a Cristina Fernández de Kirchner, en breve.

por EDGAR MAINHARD

Cada tanto, estallan las guerras entre empresarios, conflictos de negocios pero también de poder y de egos, en los que el gobierno de turno siempre tiene mucho que ver porque el Estado es clave en la Argentina. Un día fue Massuh/Ledesma (respaldados por Domingo Cavallo) vs. Papel del Tucumán (Bulgheroni, a quienes no les alcanzó el aval de Carlos Menem, y le costó a los dueños de Bridas el cierre del Banco de Interior y Buenos Aires o BIBA, y la pérdida de la papelera a base del desperdicio de la caña de azúcar).

Otro día fue Encotesa (otra vez Cavallo) vs. Alfredo Yabran, una de las guerras más estúpidas que se recuerden, que sumó a Domingo Cavallo, Haroldo Grisanti (luego peleados entre ellos), Luis Moreno Ocampo (se lo recordó dias atrás su ex colega en el negocio de las escuchas, Horacio Stiuso, aunque cuando intercambiaban información en aquel momento, parece que Stiuso tenia otro alias). Menem abandonó a Yabrán (dicen que Carlos Corach fue el cartero), éste se suicidó, OCA se vendió una y varias veces más, y Ocasa es una multinacional consolidada en manos de HC (Héctor Colella). En cuanto al Correo Argentino, es una calamidad no apta para los días digitales y que consume mucho dinero de los contribuyentes.

Deberá recordarse que en el interín, Yabrán estuvo a punto de comprar las acciones de control de S.A. La Nación, lo que llevó a Cavallo a exigir a Banco de Galicia que socorriera a los Mitre y los Saguier, quienes a su vez pidieron auxilio a su tía, Ernestina Herrera de Noble. Yabrán también fracasó en este intento.

Más tarde ocurrió la pelea entre los ex socios de Multicanal (Grupo Clarín vs. Telefónica/CEI Citicorp Holdings), que derivó en la compra de la mitad de Cablevisión que concretaron Telefónica y el CEI, y luego le sumaron Torneos y Competencias, Telefe, Editorial Atlántida, etc. La disputa sufrió una baja temprana: Juan Villalonga se enamoró de la viuda Adriana Abascal, dejó a quien era su mujer y amiga de José María Aznar, pollerudo que lo echó de Telefónica. El nuevo jefe, César Alierta, decidio retirar a Telefónica de los medios de comunicación aunque todavía lleva a Telefé en la mochila.

Entonces quedaron frente a frente Grupo Clarín y CEI Citicorp Holdings, que fue mutando a partir del ingreso del fondo de inversiones Hicks, Muse, Tate & Furst. En definitiva, fue simplificado a Grupo Clarin vs. Raúl Moneta, quien en la guerra -que él creyó que ganaba porque su contrincante, Héctor Magnetto, sufrió una grave dolencia- perdió su Banco República, el Banco de Mendoza, sus supuestos activos en Cablevisión y hasta su salud.

Un capítulo importante de aquella contienda ocurrió cuando Moneta embistió contra S.A. La Nación, denunciando transferencias de capital realizadas en paraísos fiscales, lo que provocó un allanamiento a la empresa de los Saguier por la Unidad de Investigación Fiscal (UFI), evento recordado porque fue la última vez que se exhibieron en público María Servini de Cubria y Alicia López. Tambien fue el origen de un complicadísimo expediente penal tributario del que los Kirchner abusaron durante bastante tiempo, y el gran beneficiario fue Ricardo Lorenzetti porque el presidente de la Corte Suprema obtuvo un aliado ante la Casa Rosada.

Carece de sentido continuar con el archivo. Más bien vale llegar a conclusiones: Magnetto es quien mejor batalla estas contiendas, conoce los tiempos y tiene espaldas para sostenerse en los días duros. Él estuvo del lado de Massuh/Ledesma cuando ganaron (aunque Massuh ya no existe por malos negocios posteriores), le negó ayuda a Yabrán cuando éste lo buscó sobre el final porque lo avizoraba perdedor, soportó el embate de Telefónica/CEI, le ganó a Moneta -en parte gracias al arribo de David Martinez/Fintech, su socio en Cablevisión y ahora accionista de control de Telecom Argentina-, sobrevivió a los Kirchner cuando estos rompieron la alianza, y es un protagonista privilegiado de la Administración Macri.

No deberá olvidarse que el mayor conflicto de los 8 años recientes fue el de los Kirchner vs. Grupo Clarín. Del lado de los Kirchner militaron varios grupos empresarios y bancos. Magnetto ha decidido olvidar a algunos y amnistiar/indultar a varios pero Cristóbal López es el ícono sobre quien ejercer la venganza, y López nunca se preparó para semejante escenario que debió imaginar el día cuando Mauricio Macri, luego de la 1ra. vuelta electoral, rechazó un aporte financiero importante, según cuentan. ¿Realmente creyó López en aquella idea del diario La Nación que él podía ser una prenda de convivencia entre Macri y Cristina?

Desde hace 2 semanas que se comentaba entre gente que circula por la Casa Rosada que López carecía de futuro: la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) ya había compilado la información que, en parte, luego sería compartida con el periodista que andaba detrás del tema y difundió la primicia, Hugo Alconada Mon, de La Nación.

Que Indalo realizaba una expansión basada en un 'autodiferimiento' impositivo no es una novedad. Lo podía hacer porque Ricardo Echegaray era el titular de la AFIP y Cristina Fernández de Kirchner era todopoderosa Presidente de la Nación. En todo caso, lo increíble es que no se hubieran preparado para el nuevo escenario que no lo considera un holding privilegiado... ¿o acaso realmente creían que con Lázaro Báez era suficiente? La caída de Báez fue en días de Cristina, ahora gobierna Macri.

Y Mauricio precisa tener una agenda de temas que satizfagan tanto a aliados como Elisa Carrió (quien, de lo contrario, acostumbra apuntar a amigos del Presidente, tales como Nicolás Caputo o Daniel Angelici) como al votante estándar de Cambiemos que, contra lo que opina Jaime Duran Barba, ambiciona que alguna vez "quien las hace, las paga". Ni mencionar el duro ajuste en marcha sobre los ingresos de los asalariados.

En este caso, carece de costo para el Presidente y hay muchos beneficios:

> es un personaje considerado kirchnerista, carece de aliados,

> ha cometido un comportamiento irregular -aún cuando dificilmente la AFIP pueda probar, si su proceder se ajusta a Derecho, que ocurrió algo ilegal-; y

> sucede un 'cambio de epoca', momento estelar en el que todos saben que ocurren transferencias de poder y fortunas.

Fabián de Sousa, ex empleado de López, hoy dicen que representante de los socios de López que no son los del juego de azar, afirma que es una embestida contra medios de comunicación que no son oficialistas. Es difícil convencer a la opinión pública desde ese punto de vista porque se trata de cuestiones petroleras, más bien de la empresa OIL. Desde lo estratégico, la separación de negocios debió hacerse hace tiempo pero... es cierto que había alguna posibilidad de que ganara Daniel Scioli y, en ese caso, nada de esto hubiera sucedido.... Más allá de que, tal como repite Indalo: "El número de $8.000 millones es grande, pero son 5 meses de facturación. Hemos tenido infinidad de inspecciones. incluso con este gobierno. Nunca hicieron denuncia alguna. No nos pueden embargar nada, porque todo es regular. Y además el Presidente no embarga: la justicia independiente lo puede hacer si lo cree necesario.  Las mismas prerrogativas que utilizó el Grupo Indalo con la AFIP, también la tomaron otras empresas, inclusive clubes de fútbol, uno de ellos de Avellaneda."

Lo interesante es que acontecimientos como el de Indalo/López hay muchísimos más en el portafolio de Macri porque los tiempos K han dejado muchas causas judiciales abiertas en diversos juzgados, y otros expedientes a punto de iniciarse. Ni hablar si hubiera 'ley del arrepentido', aunque en este caso es peligroso, dicen en la política, no vaya a ser que la lucha contra la corrupción comience en serio....

Entonces: lo que sucede en estos días demuestra que Macri cuenta con material suficiente para atravesar el 1er. semestre, con temas en la agenda de opinión pública que pueden colmar a su electorado durante los dias supuestamente más complicados del ajuste, esperando a que llegue el 2do. semestre o el 2017.

La pregunta es: ¿le bastará con eso para calmar al otro sector de la gente? Para muchos, habrá que llegar hasta Cristina Fernández de Kirchner. Pero no hay prisa: todavía faltan más de 110 días para terminar el semestre.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario