UNA DE CAL Y UNA DE ARENA

Macri en Rosario: Escrache y protocolo roto

Mauricio Macri estuvo este mediodía en Rosario, donde abrió el año lectivo en la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de dicha ciudad. El Presidente arribó a la facultad rodeado de una fuerte custodia, y, antes de entrar al recinto, rompió el protocolo y se acercó a saludar a un grupo de personas que le dio la bienvenida. Pero no todo fue color de rosas: un grupo de unas 50 personas también se manifestó en su contra.

Este mediodía, el presidente de la Nación Mauricio Macri estuvo en Rosario, donde abrió el año lectivo en la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de dicha ciudad. El mandatario arribó a la facultad rodeado de una fuerte custodia, y, antes de entrar al recinto, rompió el protocolo y se acercó a saludar a un grupo de personas que le dio la bienvenida. Pero no todo fue color de rosas: un grupo de unas 50 personas también se manifestó en su contra.

Según publica Rosario3, distintas marchas de repudio recibieron al Presidente en su primera visita oficial a Rosario. El epicentro fue la plaza San Martín, frente a la facultad de Derecho donde este mediodía el mandatario inauguró el ciclo lectivo. Sin embargo, las protestas se repitieron desde temprano; ya antes de las 8 era difícil transitar por bulevar Oroño y Córdoba por un piquete del Partido de los Trabajadores Socialistas (PTS), que luego lo levantaron y fueron a la plaza. Los reclamos van desde los despidos y la inflación hasta el protocolo antipiquetes.

En tanto el consejo directivo de la Coad concentró desde las 9.30 en Dorrego y Córdoba para hacerle llegar a Macri las "reivindicaciones" del sector. Pidieron reapertura de las mesas de negociación salarial, aumento presupuestario y la no eliminación de programas y convenios universitarios. Por otra parte, la Corriente Clasista y Combativa movilizó a Derecho para exigir "la llegada urgente del programa Argentina Trabaja".

El Movimiento Sindical Rosario, en tanto, también marchó a las 9 a Santa Fe y Dorrego para declarar al presidente como "persona no grata". El objetivo de la iniciativa es rechazar las medidas económicas tomadas en los primeros meses de gobierno.

Una vez dentro del recinto, Macri dio un discurso en el que dijo que "el eje de la Argentina que soñamos pasa por la educación". Además, sostuvo que es fundamental, para encarar los cambios necesarios, tener certeza en la evaluación y explicó que para eso es necesario crear un observatorio independiente de la calidad educativa. Luego del acto en Derecho, el presidente encabezó un almuerzo con empresarios y autoridades políticas en la Bolsa de Comercio y a las 14 emprendió el regreso a Buenos Aires.

"Esta es la revolución más importante a encarar, reconociendo un frágil punto de partida. Este sueño que se generó a partir de la universidad pública se ha diluido. Sólo uno de cada diez chicos termina siendo universitario. Uno cada cien en los hogares más humildes. La frase Mi hijo el doctor ha quedado tremendamente dañada", afirmó.

Ya en el aula magna, el acto –del que participaron, aunque no hablaron, el gobernador Miguel Lifschitz y la intendente Mónica Fein– lo abrió el decano de Derecho, Marcelo Vedronik, que agradeció al jefe del Estado por aceptar su invitación para abrir el año académico.  "Su presencia es un hecho que nos conquista para siempre y esperemos que se repita. Esta es su casa", dijo el decano.

Luego, el rector de la UNR, Héctor Floriani, dijo que en la historia de la UNR no había antecedentes de una visita presidencial y lo leyó como una "decisión de subrayar la importancia de la universidad pública". El rector abogó "porque la educación pública sea un área donde los argentinos nos encontremos más allá de nuestras referencias electorales para construir la más importante herramenta de progreso nacional".

Por su parte, Macri dijo que "el rector dio en la tecla: en esta etapa nueva que comienza en la Argentina, el eje de la Argentina que soñamos pasa por la educación".

Y consideró que en la situación actual, "el desafío es enorme cuando vemos que la mitad de los chicos termina el colegio. Y de los que terminan sólo la mitad comprende textos".

En ese sentido, consideró una "buena noticia" que en una reciente reunión de ministros de Educación de todo el país se acordaron "las bases de esta revolución que tenemos que construir".

Macri señaló un "tema central" para el que pidió apoyo: "La evaluación". "Venimos de años en los que creímos que la solución es negar el problema. No, hay que comprenderlos para enfrentarlos. Hay que tener un instituto de evaluación independiente, que publique la verdad para que toda la comunidad sepas en qué estamos fallando y a partir de ahí corregir. Y ahí también recuperando el rol del docente".

Luego habló del rol de las casas de estudio superiores y afirmó que "la universidad tiene que ser parte de ese gran puente que tenemos que construir todos juntos. Tiene que ser un puente entre el conocimiento y la empresa, entre el conocimiento y el trabajo. Que tiene que tener aplicación porque eso significa empleo. Pobreza cero no es más planes, significa generar trabajo para todos los argentinos. Necesitamos que ese conocimiento se aplique".

Y entonces habló sobre las disidencias, que incluso se vieron en los alrededores de Derecho, donde hubo manifestaciones en contra de la visita del presidente y también ciudadanos que fueron a saludarlo. "Necesitamos que este desafío lo encaremos de la única manera que se puede encarar: dialogando y juntos".

"La Argentina no sale adelante si seguimos empeñados en discusiones. Argentina necesita sanar esas heridas y darle la oportunidad al otro. En la diversidad aparecen ideas superadoras y no en la uniformidad", finalizó.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario