CAMBIOS VERTIGINOSOS

La televisión es un dinosaurio: Los jóvenes van al OTT

Todavía no es tan lejano aquel tiempo cuando MTV revolucionó la TV porque ofrecía videoclips que tanto atraían a una nueva generación de televidentes. Hoy día ni el principal producto de MTV son los videos ni las nuevas generaciones se identifican con MTV. El cambio es vertiginoso porque la propia Ley de Moore, que marca la velocidad de cambio de los microprocesadores cada 6 meses, y por lo tanto de toda la industria informática, sumado a Internet, tienen una influencia impresionante sobre la TV, retroalimentando las pautas culturales, los hábitos de consumo y las preferencias del negocio.

El modelo tradicional de televisión es un fósil. En tiempos no tan lejanos, los ejecutivos de las cadenas televisivas se desgarraban por encontrar la mejor programación, al mejor ritmo, con la combinación perfecta entre contenido y pauta para mantener al televidente enganchado. Hoy día, ese modelo está muerto, asegura el portal Vox.

Esas formulaciones sobre el negocio del entretenimiento televisado son cada vez más obsoletas, y van perdiendo sentido. ¿Qué está sucediendo? Rodeados de pantallas, los jóvenes de hoy se inclinan cada vez más hacia el consumo de video a través de internet, mediante aplicaciones como YouTube o servicios de video por internet, conocidos también como OTT (Over The top), tales como Netflix.

Y cuando ellos consumen TV paga, lo hacen cada vez más bajo la modalidad On Demand, que permite mirar lo que uno quiere, cuando se quiere.

Con la multiplicidad de formatos y dispositivos, vamos camino también a dónde se quiere. Los modos de consumo también están cambiando. Muchos hoy prefieren el binge-watching o atracón, que implica mirar 15 capítulos seguidos de una serie, antes que esperar al estreno semana a semana de episodios de su programa favorito. El caso de la serie Breaking Bad, por ejemplo, es paradigmático. La serie estuvo en el canal AMC durante largo tiempo sin que nadie le prestara atención, y el enganche fuerte del público con el contenido ocurrió a través de Netflix.

Esto indica que los caminos para llegar al público hoy son múltiples, y es un modificador radical: desde cómo se producen los contenidos hasta qué elegirán los anunciantes están en pleno proceso de cambio.

Facebook comienza a contratar a agentes de Hollywood para conseguir que los famosos que transmitan video en vivo a través de la red social, transformándose de plataforma para terceros en proveedor de contenidos.

Sling TV ofrece a los estadounidenses contenidos de la TV por cable, sin necesidad de abono, por US$ 20 al mes, y a través de internet. 

Son pruebas de fuego para las operadoras de TV paga y para los canales, que deben repensar las maneras en que captarán la atención de sus usuarios, y qué les ofrecerán para hacerle frente a estas novedades.

Si no se posicionan para aprovechar este cambio, podrían perder mucho. Las cadenas están construidas para una era que ya no existe, explica Vox.

Su modelo de negocio es extremadamente caro. Y en un mundo en el que cada vez es más difícil atraer a los usuarios a la programación fija de los canales, así como conseguir anuncios que se dirijan a los que todavía prenden el televisor (demográficamente son los que menos persiguen las marcas), los márgenes se acotan cada vez más. ¿Es el fin de la TV como la conocemos?

“Cord-cutters”, a cortar el cable

En Estados Unidos, el fenómenos de los jóvenes que abandonan la TV paga para consumir video únicamente a través de internet es tan marcado que se le ha puesto un término, se los llama “cord-cutters” (los cortadores de cable, se traduciría).

“Cortar el cable significa decirle adiós a todos esos caros servicios de TV paga, por cable o por satélite, y por el contrario, llenar tu televisor con contenido de otra fuente, a partir de la conexión a internet de tu hogar, la que ya tienes y pagas”, explica el portal CNET. “Es el futuro de la TV, no hay duda de eso.”

En América Latina, si bien el fenómeno no es tan difundido, porque hay restricciones tecnológicas, avanza a paso veloz.

Según datos de la consultora Dataxis, en 2015, llegaron a 10,2 millones las cuentas pagas en la región, lo que comparado con el año anterior, significa un incremento del 60%.

El principal proveedor de la región es Netflix, con una cuota de mercado del 60%. El volumen de cuentas pagas de servicios OTT representa hoy el 15% del total de suscriptores del mercado de TV paga legal, pero debe tenerse en cuenta que ese número es mayor por el fenómeno del uso compartido de cuentas.

En lo que parece ser un claro caso de si no puedes contra ellos, únete, hasta la señal HBO lanzó ya su servicio de streaming independiente, destinado a aquellos que no están suscriptos a ningún servicio de cable (equivalente a Netflix).

Sling TV: la nueva pesadilla de las cableoperadoras

Hasta ahora, si bien los cord-cutters se venían arreglando bien con los servicios OTT como Netflix, que les ofrecen las últimas series y películas, seguían careciendo de las noticias locales y buena parte de la programación de los canales de cable. Eso quedó solucionado en Estados Unidos a partir de la introducción de un producto disruptivo que es la nueva pesadilla de las operadoras de TV paga.

Sling TV, diseñado especialmente para cord cutters y lanzado en febrero de 2015, es increíblemente barato en comparación con el cable tradicional, sumándosele a la ventaja de que puede ser consumido desde cualquier dispositivo. La tarifa prepaga es de US$ 20 por mes y puede ser adquirido por cualquiera que tenga conexión a internet y una tarjeta de crédito en Estados Unidos.

Está pensado para resultar especialmente atractivo a la generación de los millennials, que consumen YouTube y Netflix pero se resisten mucho a contratar servicios de TV por cable, caros e incómodos para ellos, explica el portal The Verge.

Sling ofrece una selección de la mejor programación de los canales de cable, y está destinado a ser un complemento de Netflix u otros OTT’s de series y películas. Para los cord-cutters que quieren disfrutar de lo mejor de la TV por cable pero no quieren pagar los costos de, ni estar atados a, un abono mensual.

Según David Katzmaier, editor de CNET, otro de los targets de Sling es gente más grande que tuvo que dejar el cable por cuestiones económicas pero extrañan la TV. Según el Wall Street Journal, Sling TV tenía 600.000 suscriptores mensuales a febrero de este año, a solo 1 año de su creación.

Historia del televisor: de un integrante más de la casa a múltiples pantallas finísimas

Los jóvenes no consumen TV, al menos tal como ha sido consumida durante décadas –una serie de programas que salen al aire en horarios estipulados, en canales estipulados- sino como una serie de shows que pueden ser vistos en cualquier momento, cuyo origen no le importa a nadie.

“Esencialmente, está evolucionando la manera en que pensamos sobre la televisión”, explica el portal Vox.

Antiguamente, la televisión era un aparato electrónico más de la casa, fuente de luz y colores, que aportaba calidez al hogar y significaba una compañía. Si emitía shows interesantes, mejor, pero no importaba tanto lo que salía de allí como su presencia física.

La relación entre el televidente y el televisor dependía de su materialidad, ya que ésta ocupaba un espacio concreto en el living. Este paradigma está llegando a su fin.

La televisión se fue metamorfoseando: de caja-mobiliario que emite luz y color, a medio para contar historias, cuya presencia física es casi prescindible. Las pantallas nos rodean por todos lados. Están en nuestros bolsillos, en nuestras manos, sobre nuestra mesa de luz o de desayuno.

El último episodio de tu serie favorita puede ser visto durante un viaje en el tren subterráneo. Según el portal de BT Mobile, de aquí a 10 años, la manera en que miramos e interactuamos con la TV se verá completamente alterada. E internet será el principal catalizador de esta revolución. Adiós a los decodificadores, las antenas y otros dispositivos que hoy relacionamos con la TV, bienvenida la nueva tecnología.

Según un estudio de BT Innovate & Design’s, la TV como la conocemos será reemplazada por 3 tipos de dispositivos:

1. Por un lado estarán las Smarts TV’s, poderosas y multifuncionales, que serán el sustituto de los grandes televisores hogareños. Estas tendrán capacidades similares a las computadoras, por lo que habilitarán a jugar juegos interactivos, entrar en redes sociales, y hacer streaming de películas directamente desde la TV. Esto va en línea con lo que declaró el director ejecutivo de Apple, Tim Cook: “Creemos que el futuro de la TV son aplicaciones.”

2. Los televisores que no sean Smart y no cuenten con estas funciones, pasarán a ser categorizados como de 2da. categoría, y se convertirán en meros transmisores de contenido que será emitido por otros dispositivos móviles.

3. Para otras locaciones dentro de la casa como habitaciones y cocina, los dispositivos como tablets o smartphones serán utilizados para ver TV. Los investigadores predicen que los dispositivos móviles tendrán un rol cada vez más central en nuestras vidas porque son personalizados, versátiles y portátiles. “Los smartphones y las tablets son llevados a todos lados y personalizados para satisfacer las necesidades individuales de cada uno. Como usan wi-fi y redes móviles de la nueva generación para acceder a internet, no requieren la antena tradicional ni la conexión por cable y pueden ser utilizados en cualquier parte. Además, los televisores, computadoras, tablets y smartphones están todos conectados, una foto tomada en un teléfono puede ser fácilmente vista en tu televisor”, detalla el portal de BT Mobile.

Facebook podría tener un rol decisivo en el futuro de la TV

Esta revolución derivará en una explosión de canales y programas de todas partes del mundo, todos tratando de captar la atención de los consumidores.

Habrá que filtrar mucha basura para encontrar un programa de interés, afirma el portal de BT Mobile, y el consumo de TV será cada vez más diversificado y personalizado.

Las redes sociales o páginas web con recomendaciones, se volverán guías a la hora de buscar y seleccionar contenidos que resulten relevantes.

Las redes televisivas establecidas deberán inmiscuirse en estos sistemas si quieren que las notemos. Mirar televisión será una experiencia cada vez más personalizada y adaptada al gusto de cada uno.

En Estados Unidos, conviven 2 hechos innegables, dice Vox: la TV por cable sigue siendo muy vista y, al mismo tiempo, la TV por cable es cada vez menos vista.

Los grupos demográficos en que continúa siendo predominante el consumo de TV paga en USA son los mayores de 49 años, las clases bajas y los hispanoparlantes.

Hay que tener en cuenta que la mayor fuente de ingresos de las cadenas de televisión son los anuncios, y que el grupo demográfico que más interesa a las marcas es precisamente el que más está abandonando la TV paga: jóvenes, ricos y (demasiado a menudo) blancos, explica Vox.

Los deportes son el último bastión que aún conserva la TV, pero incluso eso está a punto de cambiar.

Facebook tiene el ojo puesto en los derechos de transmisión de partidos de la liga de fútbol estadounidense NFL (National Football League), según el portal de la revista Wired.

Si se concreta, será el primer paso que da la red social en el camino de la adquisición de contenido de video en vivo.

Facebook además se ha contactado con agentes de Hollywood para conseguir que actores, atletas, músicos y otros, utilicen su servicio de streaming en vivo. Facebook se está convirtiendo así de plataforma en proveedor de contenidos.

Según Tim Mulligan, investigador de video online en MIdiA Research, citado por Wired, Facebook ha “construido su modelo de negocio entero sobre el contenido generado por los usuarios. Esta sería la primera vez que tomarían el approach de adquirir contenido de los medios tradicionales. Es básicamente el primer vislumbre de cómo podría verse el futuro de la TV.

Si empieza a transmitir partidos en vivo, Facebook podría tener un rol decisivo en el futuro de la TV.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario