TERRORISMO EN PROBLEMAS

¿Verdad o estafa? Supuesta entrega de lista de miembros de Estado Islámico

Un ex miembro de Estado Islámico decepcionado con sus líderes entregó una tarjeta de memoria con documentos que nombran a 22.000 seguidores en más de 50 países a un periodista británico, una filtración que podría ayudar a Occidente a identificar a combatientes islámicos que planifican ataques. Según una fuente en Turquía, que pretendió vender hace 2 semanas al diario español El Mundo una lista de nombres de miembros del grupo yihadista, es una colección de fichas, con el emblema del Estado Islámico en el membrete, y que piden responder a 23 preguntas. Empiezan con cuestiones mundanas, como nombre, procedencia y forma en que el solicitante llegó a los terrenos del 'califato', extendidos por el centro y este de Siria y el corazón de Irak. Luego pasa a otras más truculentas, como si el recién llegado quiere combatir o morir como atacante suicida.

¿Será un listado genuino o apenas una estafa, o quizás una trampa? Un ex miembro de Estado Islámico decepcionado con sus líderes entregó una tarjeta de memoria con documentos que nombran a 22.000 seguidores en más de 50 países a un periodista británico, una filtración que podría ayudar a Occidente a identificar a combatientes islámicos que planeen ataques.

Las filtraciones de información tan detallada sobre Estado Islámico (EI) son inusuales y le brinda a los espías británicos un potencial tesoro de datos que podría ayudarlos a desenmascarar a militantes que han amenazado con más ataques como los que mataron a 130 personas en noviembre pasado en París.

A principios de semana varios medios alemanes aseguraron haber tenido acceso a una lista de miles de nombres del Estado Islámico (conocido por sus siglas en inglés IS) que, se cree, estaba en manos del gobierno teutón.

Casi en forma simultánea, la cadena británica Sky News anunció esta semana la obtención de una lista de 22.000 nombres de extranjeros, de 51 países distintos incluidos británicos y estadounidenses, de manos de una fuente en Turquía.

Un hombre que dice llamarse Abu Hamed, un ex miembro de Estado Islámico que se desilusionó con sus líderes, entregó los archivos al canal británico Sky News en una tarjeta de memoria que dijo que había robado al director de seguridad interna del grupo.

Los archivos contenían formularios de inscripción con los nombres de los seguidores de Estado Islámico y sus familiares, números de teléfono y otros detalles como las áreas de experiencia de cada uno y quién los había recomendado.

Uno de los archivos, marcado como "Mártires", detallaba a un grupo de miembros de EI que estaban dispuestos y fueron entrenados para llevar adelante ataques suicidas, dijo Sky.

A la vez, el diario español El Mundo informó que le quisieron vender un dossier con nombres de Estado Islámico.

¿Qué está pasando?

El origen de la filtración, según han publicado varios medios, es un ex miliciano del llamado Ejército Libre de Siria, que luego se pasó al IS para acabar desilusionándose y desertando. Antes, había conseguido introducir en una tarjeta de memoria la controvertida lista, substraída de la policía de seguridad interna de los yihadistas.

Existe una división de opiniones sobre la autenticidad de la filtración. Se destacan detalles inconsistentes en las fichas, como la aparición de un logotipo del IS desconocido o el uso del término "muerte" y no "martirio", habitual en la jerga yihadista. "Cuando hemos visto inconsistencias como esta en el pasado se ha tratado de manipulaciones muy bien trabajadas", destaca el analista en terrorismo de la Universidad de Georgia State Charle Winter.

Aymen Jawad Tamimi, experto en análisis de documentación del IS, también mantiene sus dudas.Aun así, el ministro del Interior alemán, Thomas de Maizière, ha dicho que los documentos son reales y que van a facilitar "investigaciones más claras y rápidas y penas de cárcel estrictas", para quienes vuelvan de Siria o Irak.

Según de Maizière, los materiales ayudan a clarificar "las estructuras subyacentes de esta organización terrorista". Washington no dio por buena la lista, pero un oficial estadounidense dijo que "sería fantástico si son reales" los registros.

De acuerdo con 'The Guardian', algunos británicos identificados en los documentos habían sido dados públicamente por muertos. También hay controversia sobre el número de nombres fichados. El periódico opositor sirio 'Zaman al Wasl', quien primero mostró la lista, decía tener 22.000 nombres pero, debido a las repeticiones de fichas, sólo se puede identificar a 1.700 personas distintas.

La filtración, si acaba siendo auténtica, supondrá un regalo para los servicios secretos y un nuevo 'crack' en la estructura del Estado Islámico, cuya ala militar ha sufrido recientemente un duro varapalo. En febrero, un grupo de operaciones especiales de USA capturó en Irak a Abu Davud, responsable de armas químicas del IS. Gracias a la información obtenida, la Casa Blanca anunció ahora el bombardeo de instalaciones de producción de armas químicas del IS.

Richard Barret, un ex director de antiterrorismo global en el Servicio Secreto de Inteligencia británico MI6, dijo que la información era un "golpe fantástico" en la lucha contra Estado Islámico.

"Será una mina de oro absoluta de información de enorme relevancia e interés para muchas personas, particularmente para los servicios de seguridad e inteligencia", dijo Barrett a Sky News.

Sky dijo que había informado a las autoridades británicas sobre los documentos que fueron entregados a su corresponsal, Stuart Ramsay, en una ubicación no identificada en Turquía.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario