US$ 9,25 AL MES

USA subsidiará a sus familias pobres para acceder a la bancha ancha

La estadounidense Comisión Federal de Comunicaciones (FCC por sus siglas en inglés) ha propuesto la aprobación de un subsidio mensual de US$ 9,25 para subvencionar el acceso a Internet de banda ancha de los estadounidenses de bajos ingresos.

El regulador de las telecomunicaciones en USA, la FCC, quiere reformar el programa anual LifeLine, con un presupuesto de US$ 1.500 millones. El programa apunta, desde 1985, a ayudar a los hogares de ingresos bajos el acceso a las tecnologías de telecomunicaciones. Hasta ahora, los beneficiarios tienen derecho a esa subvención de US$ 9,25 pero sólo pueden usarlo para ayudar al pago de la factura de las llamadas de telefonía fija o móvil. Ahora, la FCC quiere extender el subsidio también a la banda ancha.

En 2016, este programa de ayuda benefician a 12 millones de hogares estadounidenses. Con la nueva propuesta, que se votará el 31/03, se fijará un presupuesto de US$ 2.250 millones al año, que permitirán que más de 5 millones de hogares adicionales se aprovechen del programa, o sea que será un total de 17 millones de hogares.

La medida es casi consecuencia de la decisión de la FCC de ampliar hasta los 25 Mbps (megabits por segundo) la velocidad del servicio de banda ancha universal que deben tener garantizados todos los ciudadanos.

En la Argentina no existe un servicio universal que garantice una velocidad mínima de descarga equivalente a la de USA. En tanto, en la Agenda Digital para la Unión Europea se dispone la cobertura de más de 30 Mbps para el 100% de la ciudadanía y que al menos 50% de los hogares haya contratado velocidades superiores a 100 Mbps en el año 2020.

A las autoridades estadounidenses les preocupa la brecha digital, un tema muy delicado que tiene que ver no sólo con el presente sino también con el futuro, y no sólo con el ocio sino también con la formación de las , el teletrabajo y el desarrollo de la economía de servicios.

La FCC estima que alrededor del 95% de los hogares estadounidenses con ingresos anuales de US$ 150.000 tienen acceso a Internet de alta velocidad, mientras que menos de la mitad de los hogares con ingresos inferiores a US$ 25.000 anuales tienen acceso a Internet en sus hogares.

En USA se ha acuñado incluso un término para denunciar el peligro de que esa brecha se amplíe en las nuevas generaciones. Se la denomina la "brecha de los deberes" porque la falta de acceso de banda ancha afecta negativamente a los estudiantes cuyas familias tienen rentas bajas porque la mayoría de los maestros asignan tareas escolares que requieren acceso a Internet.

USA tiene, además, otros programas sociales para la generalización del uso de las tecnologías de la información. El proyecto ConnectHome puesto en marcha por la Administración Obama pretende llevar banda ancha a más de 275.000 hogares que acogen a 200.000 niños con dificultades económicas, ubicadas en 27 ciudades y reservas indígenas de USA.

5G

En el mundo ya se está trabajando con un horizonte de tecnología 5G para el uso de la banda ancha, y eso puede ampliar aún más la injusta brecha digital, en especial en países como la Argentina que hacen poco y nada para acotarla.

Por ejemplo, el próximo paso en el desarrollo tecnológico de la banda ancha móvil es LTE Avanzado (LTE-A), que según ha sido definido por el 3GPP (Proyecto Asociación de 3ra. Generación, que integran grupos de asociaciones de telecomunicaciones), que traerá consigo varios beneficios entre los cuales se puede mencionar que alcanza velocidades pico teóricas de hasta 1,2 Gbps en el enlace de bajada (downlink) y de hasta 568 Mbps en el enlace de subida (uplink).

Aunque en las Américas sólo existen 8 redes comerciales LTE-A (3 en Canadá, 4 en USA y 1 en Puerto Rico) en los últimos 12 meses se han llevado a cabo múltiples pruebas de esta tecnología en mercados como Argentina, Chile y Brasil. Es de esperar que estos mercados junto a Colombia, México y Uruguay lideren el despliegue de LTE-A en América Latina.

LTE-A continuará evolucionando a través del denominado LTE-Advanced Pro mientras continúan los trabajos de normalización y pre-estandarización de las tecnologías IMT-2020 (popularmente denominada 5G). Se prevé que las tecnologías 5G estandarizadas serán interoperables con las redes LTE-A actuales para lograr una transición continua y sin interrupciones en la experiencia de usuario que accede a servicios de banda ancha móvil.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario