CORRUPCIÓN

FIFAgate: Un arrepentido confesó haber pagado sobornos en Argentina

El colombiano Miguel Trujillo declaró en la tarde de este martes (08/03) ante la Justicia de los Estados Unidos. Se declaró culpable de cuatro cargos y reconoció haber hecho sobornos en Buenos Aires. Trujillo está acusado por los delitos de lavado de dinero y conspiración para cometer fraude electrónico, y admitió que pagó cientos de miles de dólares para asegurar contratos de medios de comunicación y publicidad. Miguel Trujillo fue liberado tras pagar una fianza de 1,5 millones de dólares luego de comparecer ante un juez federal de distrito en Brooklyn. El juez advirtió a Trujillo, residente permanente legal en Estados Unidos, que su admisión de culpabilidad por tres cargos de conspiración y uno más por presentar una declaración de impuestos falsa, podrían derivar en su deportación. Los cargos podrían tener una sentencia de hasta 63 años en prisión.

Los fiscales aseguran que Trujillo aceptó devolver 495.000 dólares luego de admitir su participación en varios esquemas para sobornar a funcionarios del fútbol desde 2008, mientras tenía licencia del organismo rector del fútbol mundial, para negociar y organizar enfrentamientos entre las asociaciones pertenecientes a la FIFA.

El Departamento de Justicia declaró que Miguel Trujillo trabajó a nombre de varias empresas de mercadeo deportivo y sus propios intereses al momento de pagar cientos de miles de dólares para sobornar a altos funcionarios de FIFA y a cuatro federaciones de fútbol de Centroamérica y el Caribe.

La declaración de este martes (08/03) es parte de una investigación por parte de las autoridades estadounidenses sobre la corrupción en el fútbol internacional. 

El dirigente se declaró culpable de cuatro cargos, entre ellos conspiración de lavado de dinero, por haber estado involucrado en sobornos a dirigentes del fútbol del continente americano para conseguir derechos de marketing de competencias y torneos amistosos. Por lo tanto, fue colocado bajo arresto domiciliario con una fianza de 1,5 millones de dólares.

Según la fiscalía, Trujillo era “consultor de fútbol y agente de partidos con licencia de la FIFA para negociar y acordar partidos entre las asociaciones” de la máxima organización de ese deporte.

“Comenzando en aproximadamente 2008 y actuando en nombre de múltiples compañías de marketing deportivo y su propia empresa de fútbol, Trujillo pagó cientos de miles de dólares en sobornos a altos responsables de FIFA, en el marco de negociados por contratos de marketing y partidos amistosos internacionales”, afirmó la fiscalía en un comunicado.

Si bien el colombiano no brindó ningún nombre de los implicados en las negociaciones, su declaración también involucra a directivos argentinos. En ella, Trujillo afirmó haber viajado a Buenos Aires para sobornar a los responsables de las empresas de marketing locales y de la Concacaf.

Por su parte, pocos minutos después y ante el mismo juez, el ex presidente de la Federación Venezolana y ex vicepresidente de la Confederación Sudamericana (Conmebol), Rafael Esquivel, se declaró inocente de los cargos en su contra y quedó detenido.

El tico, de 69 años, fue extraditado el lunes 07/03 desde Zúrich (Suiza), donde había sido arrestado el pasado 27 de mayo de 2015, tras retirar el recurso contra la decisión del Tribunal Penal Federal de entregarlo a las autoridades judiciales norteamericanas.

En una breve audiencia, el abogado de Esquivel, David Goldstein, indicó al juez Dearie que su cliente se declaraba “no culpable” de asociación delictiva y conspiración para lavado de dinero, entre otros cargos que se le imputan.

El letrado de Esquivel no presentó pedido de fianza: “Hoy no, es demasiado pronto”, afirmó, dado que su cliente quedó encarcelado en el Centro Metropolitano de Detención de Brooklyn y fue convocado para una nueva audiencia el 13 de abril.

Con el procesamiento de Miguel Trujillo, las causas en Estados Unidos por el escándalo de corrupción en la FIFA, que estalló en mayo pasado y tuvo una segunda oleada de acusaciones en diciembre, incluyen ahora a 40 personas, la mayoría ex altos dirigentes del fútbol del continente americano, y dos compañías de marketing deportivo.

Trece individuos se declararon culpables, aceptando cooperar con la fiscalía a cambio de una posible reducción de la pena, y 27 son actualmente juzgados.

En una tercera audiencia este martes en Brooklyn, otro juez federal, Robert Levy, postergó el otorgamiento del arresto domiciliario al ex presidente de la Federación Costarricense de Fútbol (Fedefutbol), Eduardo Li, a la espera del cumplimiento de dos requisitos de la fianza.

Levy indicó que firmará la orden cuando se cumplan dos puntos pendientes de la fianza acordada el pasado 24 de febrero por cinco millones de dólares, incluyendo 1,1 millones en efectivo y garantías de dos propiedades.

Li, de 57 años, también había sido detenido en Zúrich el 27 de mayo de 2015. Fue extraditado a Estados Unidos el pasado 18 de diciembre y se declaró inocente de los cargos que enfrenta, entre ellos asociación delictiva, fraude y lavado de dinero.

El juez Levy, que había rechazado el pasado 10 de febrero un primer paquete de fianza presentado por el abogado defensor Samuel Rosenthal, aguarda ahora la prueba de transferencia de dinero y la instalación de cámaras de vigilancia en la propiedad.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario