ESCENARIO POLÍTICO COMPLEJO

Dura condena en Brasil por el Lava Jato mientras se discute el futuro de Dilma

Ejecutivos de uno de los grupos empresariales más importantes de Brasil fueron condenados por la Justicia de ese país a causa del escándalo de corrupción conocido como 'Lava Jato'. En tanto, se debate si conviene o no que Michel Temer, el vicepresidente, se haga cargo de la gestión del país.

La  Justicia brasileña condenó hoy martes 08/03 a 19 años y 4 meses de prisión a Marcelo Odebrecht, integrante de la familia dueña de una de las principales constructoras de ese país, envuelta en el escándalo por el pago de coimas en Petrobras.

El juez Sergio Moro intentó convencer al empresario de que se allegara al régimen de delación premiada, y la propia familia de Marcelo hizo presión al respecto pero él decidió que no cedería, y lo cierto es que mantuvo su silencio irreductible. Marcelo consideró que fue vulnerado su derecho a defensa.

El empresario fue hallado culpable de los delitos de corrupción, lavado de dinero y por haber integrado una organización criminal que actuaba en forma "habitual, sistemática y profesional".

La sentencia del juez Sergio Moro también recayó sobre otros dos exdirectivos de Odebrecht, Márcio Faria e Rogério Araújo, mientras que Alexandrino Alencar fue condenado a 15 años y siete meses de cárcel y César Ramos Rocha, a 9 años y 10 meses, según informaron medios brasileños.

El dictamen se produce en el marco de la investigación Lava Jato, que en los últimos días provocó la detención temporaria del expresidente de Brasil, Inacio Lula da Silva, para que declare en la causa. Los ejecutivos mencionados llevan en prisión casi 9 meses, desde junio de 2015.

Los abogados de Odebrecht apelarán la condena ya que argumentan que el proceso judicial padece irregularidades.

Comunicado de la organización

“La sentencia condenatoria proferida contra Marcelo Odebrecht es manifiestamente inicua e injusta porque no encuentra base en las pruebas producidas en los autos de la acción penal, como anticipadamente demostró la defensa en sus alegaciones finales, cuya fundamentación pasó lejos de la decisión ahora divulgada:

> los delatores eximieron a Marcelo Odebrecht;

> los coacusados eximieron a Marcelo Odebrecht;

> los testigos eximieron a Marcelo Odebrecht; y

> los documentos producidos no vinculan a Marcelo Odebrecht a ningún hecho ilícito investigado en la Operación Lava Jato.

En efecto, con el debido respeto, la condena impuesta sólo puede ser concebida como un grave error judicial. La defensa de Marcelo Odebrecht continuará luchando por su libertad y por su inocencia ante las instancias superiores, estando, más que convencida, segura de que la justicia prevalecerá con su completa absolución.

Nabor Bulhões – Abogado Marcelo Odebrecht.”

Dilma

En tanto, escribió desde Brasilia, Afonso Benites, para el diario madrileño El País:

"La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, no tiene tiempo para recuperarse del escándalo de la semana pasada, cuando la operación anticorrupción Lava Jato salpicó al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, acusado de lucrase con una trama que desangró a la petrolera estatal Petrobras. Rousseff tiene por delante una semana de enfrentamientos en el Congreso, donde su base de apoyo es cada vez más inestable; el domingo está programada una gran protesta contra la gestión del Partido de los Trabajadores (PT), y el proceso de destitución en su contra ha revivido.

El impeachment a la presidenta que tramita la Cámara de Diputados estaba congelado desde finales del año pasado debido al descanso de los parlamentarios brasileños. El Supremo Tribunal Federal, la corte de más alto rango de Brasil, publicó este lunes el paso a paso que debe seguir el proceso de destitución en el Congreso. El presidente de la Cámara de los Diputados, Eduardo Cunha, del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), uno de los principales adversarios del Gobierno, organizará la comisión especial que analizará la solicitud de impugnar a Rousseff.

Los opositores ya han prometido que obstruirán la agenda de votaciones hasta que se cree esa comisión. Y, en lo que dependa de Cunha, será un proceso rápido. El líder de la Cámara está acusado de ocultar dinero en cuentas secretas, en el marco también de la operación Lava Jato, y culpa al PT de desprestigiarlo. (...)".

Temer

En tanto, para el jefe global de análisis de riesgo país de Eurasia Group, Christopher Garman, la situación fiscal de Brasil tiende a mejorar a partir de 2017, incluso si la presidenta Dilma Rousseff se mantiene en el cargo, explicó la web Brasil247.

Garman dijo en una entrevista con el diario Valor Económico que la gravedad de la crisis llevaría a la mandataria a conseguir algún acuerdo para una agenda fiscal mínima y que, por ejemplo, el oficialista Partido de los Trabajadores (PT) tendería a dar apoyo a algún tipo de reforma al sistema de la Seguridad Social.

Sobre el vicepresidente Michel Temer Garman afirmó que no contaría con capital político para mejorar la situación rápidamente.

“Si el Lava Jato se profundiza y se intensifica en los próximos meses, eso aumenta también el riesgo para los líderes del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB)", del cual Temer es presidente, dijo Garman.

"Tener un vicepresidente que asume la Presidencia en un escenario en que líderes de su partido están bajo investigación dificulta la capacidad de construir una coalición en el Congreso”, indicó.

Garman apuntó que el mercado subestima que el ambiente que se podría producir en una eventual deposición de Dilma sería aún más negativo que el actual y que, en ese caso, la crisis fiscal empeoraría.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario