MEGAESCÁNDALO CON CLAUDIA MIZAWAK

“Silenzo stampa” a la N°1 del Supremo: “No aclare… porque oscurece”

La presidenta del Superior Tribunal de Justicia de Entre Ríos, Claudia Mizawak, afirmó que no tiene “ninguna relación comercial” con el ex mandatario Sergio Urribarri, y “se sorprendió” de que el domicilio fiscal de las empresas -donde su padre, Jorge Mizawak, y su hija, Eugenia Ormache, aparecen como socios, junto a Miguel Marizza, Néstor Iván Szczech, Claudio y Marcelo Tórtul-, sea el mismo de las empresas de la esposa, los hijos, los hermanos y el cuñado del ex gobernador Sergio Urribarri.

PARANÁ. Tiene razón la presidenta del Superior Tribunal de Justicia de Entre Ríos, Claudia Mizawak, al decir que “es muy perjudicial para la institucionalidad del sistema”, si se la relaciona comercialmente con el ex gobernador Sergio Urribarri.

Por supuesto que lo es. "Lo que yo puedo decir es que no tengo ninguna empresa y no ejerzo ninguna actividad comercial. Se ha tratado de poner sobre la mesa, incluso de un modo confusionista, que un integrante del Poder Judicial, y en este caso, la cabeza del Poder Judicial tendría alguna relación comercial o societaria con el ex gobernador de la provincia. No ejerzo el comercio, como integrante de la justicia entrerriana no lo puedo ejercer, ni participo en ninguna sociedad", señaló la funcionaria en declaraciones a un medio televisivo local, a la vez que afirmó "Categóricamente lo desmiento”.

También es verdad que ella, personalmente, no debe tener ningún lazo comercial con el ex mandatario, pero lo puesto en evidencia por el periodismo local respecto a las sociedades compuestas por su padre, Jorge Mizawak, y la hija de la jueza, Eugenia Ormache, con el mismo domicilio en el que figuran sospechosas empresas integradas por familiares directos de Urribarri, y además en sociedad con personajes muy cuestionados por los beneficios que han sabido recibir por parte del Estado, es en realidad “lo perjudicial para la institucionalidad del sistema”.

La funcionaria Mizawak en sus declaraciones trata de confundir al explicar: “Esto es perjudicial para la convivencia entre los poderes, ya que es sabido es que los tres poderes, a través de sus titulares, deben trabajar de forma independiente, pero al mismo tiempo ser complementarios para un mejor servicio de los mismos, en este caso, que sea el mejor el servicio de Justicia".

Ella agregó: "Desde la Justicia, articulamos políticas con el Poder Ejecutivo y con el Poder Legislativo, obviamente que nos complementamos pero cada uno dentro de sus funciones y manteniendo la independencia de los poderes. Esto es lo que todos, los medios, los ciudadanos, y los que estamos en la función, debemos preservar. Es decir, preservar que la sociedad pueda ver que ejercemos la función y que lo hacemos adecuadamente".

En esa última frase está el fondo de la cuestión: La sociedad provincial no puede ver, desde hace muchos años, que el accionar de la justicia sea el adecuado, precisamente por hechos como el sucedido con el padre y la hija de Mizawak. Nadie podría sospechar nada de ellos si las empresas que integran no tuvieran ninguna relación con el poder de turno. Pero si las mismas tienen el mismo domicilio legal de otras que deben ser investigadas por la justicia que ella preside y esas empresas pertenecen sospechosamente a familiares directos de quien ejerció la máxima autoridad en la provincia, “va de suyo” Su Señoría, que difícilmente la sociedad pueda ver que se ejerza la función en forma adecuada.

La funcionaria expresó también que su padre, Jorge Mizawak, "trabaja en el comercio hace 60 años, vivimos en Paraná toda la vida y en la actividad privada. No está relacionado con el Estado provincial, ni municipal", afirmó.

Sin embargo dentro del objeto social de la empresa Construyendo SA, que es una de las firmas que integran el padre y la hija de Mizawak, Eugenia Ormache, se menciona claramente que la misma podrá realizar acuerdos comerciales con el Estado nacional, provincial y municipal.

También pareciera que la presidente del Supremo Tribunal de Justicia ha perdido una parte de su memoria, lo cual de por sí ya es bastante grave, porque ella se ha olvidado que las empresas de su padre, y también de su tío Enrique, donde trabajó Mizawak en sus años jóvenes, ambas vinculadas al rubro automotores, tuvieron un espectacular crecimiento con el advenimiento de la democracia en 1983, gracias a que fueron proveedores exclusivos del parque automotor de los gobiernos provinciales y municipales hasta mediados de los '90.

Del mismo modo, pareciera también haber olvidado que ella en el año 2003 creó una empresa ligada al negocio de la construcción, junto a su esposo, el ingeniero Raúl Arroyo, llamada AyM Sociedad Anónima, según registros del Boletín Oficial de la República Argentina, del 28/04/03, a la que renunció el 21/08/08. Mizawak fue fiscal de Estado del último gobierno de Jorge Busti entre 2003 y 2007. Luego de finalizado el mandato de Busti, ella ingresó como vocal del STJ, el 26/12/2007, por lo que durante algo más de 8 meses ejerció una actividad comercial y a la vez integró el máximo tribunal de justicia de la provincia, algo imposibilitado de hacer, tal como ella misma lo manifestó en sus declaraciones.

El viejo dicho “No aclares… porque oscurece”, en este caso toma plena vigencia.

Silenzo stampa

La revelación periodística también involucró a los empresarios de la construcción Miguel Marizza, Iván Szczech y los hermanos Marcelo y Claudio Tórtul, quienes hicieron negocios millonarios con el gobierno anterior.

Marizza fue salpicado por la causa que tramita en la Justicia Federal de Paraná y en la que se investiga una evasión ante la AFIP por más de $ 160 millones, mientras que Szczech está procesado por fraguar el pago de impuestos también por una cifra millonaria.

Urribarri, ahora presidente de la Cámara de Diputados, cuando era gobernador fue anfitrión de la Cumbre del Mercosur que se realizó en Paraná en diciembre de 2014. Para la ocasión se posibilitó que, por la vía de la excepción, se autorice al Poder Ejecutivo a contratar de forma directa (es decir sin licitación) servicios para el evento del que participaron presidentes latinoamericanos. La firma más beneficiada para las obras que se realizaron fue Caballi S.A, de Marizza. Recibió 12 de las 20 adjudicaciones por un total $ 11.722.585.

Mizawak, tendrá en sus manos, más temprano que tarde, y deberá tomar parte en varias de las causas en que se encuentran involucrado muchos funcionarios del gobierno K de Sergio Urribarri, como los casos de

> las cosechadoras truchas,

> la denuncia por enriquecimiento ilícito de funcionarios del área del Instituto del Seguro,

> del IOSPER y

> hasta del mismísimo ex gobernador.

Ella deberá también votar por la constitucionalidad o no de la designación de Guillermo Smaldone como presidente del Tribunal de Cuentas de la provincia, que aún así está al frente del organismo. El expediente lleva más de 1 año en el cuerpo que preside Mizawak. Al joven abogado encargado de controlar las cuentas de la provincia lo impulsó Urribarri, que es a quien tiene que auditar.

A pesar de todo ello, hasta el momento, no se ha escuchado ni una sola voz desde algún sector de la sociedad el reclamo de aclaraciones precisas sobre lo descubierto. Mucho menos desde la política y es por eso que muchos se preguntan si habrá alguien que se anime a tirar la primera piedra, o si todo ha de quedar bajo un nuevo manto de sospechas. Total, la gente dentro de una semana se olvida.  

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario