5 ESTRELLAS

Final del bloqueo: La cadena Meliá desembarcó en Irán

La cadena hotelera española Meliá Hoteles anunció que en 2017 está previsto que termine la construcción de Gran Melià Ghoo, el 1er. establecimiento hotelero de 5 estrellas que una compañía extranjera abre en Irán. El hotel, de la división hotelera premium Gran Meliá Brand, se construirá en el distrito de Salman Shahr, en el Mar Caspio, un destino vacacional muy popular entre los iraníes, y formará parte del mayor complejo mixto residencial, comercial y hotelero que se desarrollará en el Irán post sanciones. El vicepresidente de Meliá Hotels Internacional, Gabriel Escarrer, formalizó en Teherán el acuerdo de gestión con el partner local que se encargará de su construcción.

El grupo hotelero español Meliá eligió como socio inversor en Irán a Ahad Azim Zadeh, uno de los mayores millonarios de los negocios iraníes, director ejecutivo de la mayor compañía fabricante de alfombras del país, Azimzadeh Carpet, con negocios en el petróleo, diamantes y otras materias primas.

El hotel Gran Melià Ghoo se emplazará en Ghoo, Middle East Diamond (Diamante del Medio Oriente), un macro complejo turístico gestionado en su totalidad por Azim Zadeh, quien invertirá US$ 250 millones en la construcción del hotel español.

Durante la firma del acuerdo, el empresario iraní enfatizó que el "expertise turístico español ayudará, sin duda, al desarrollo turístico de Irán".

El Gran Melià Ghoo tendrá 319 habitaciones y está pensado para atraer a turistas iraníes y árabes, principalmente, "aunque también queremos tener alojados a viajeros europeos", destacó el vicepresidente de Meliá Hotels Internacional, Gabriel Escarrer.

La estricta legislación iraní -que obliga a las mujeres, turistas o iraníes, a bañarse vestidas en las playas mixtas- es el mayor obstáculo para que hoteles emplazados en zonas de playa reciban a turistas europeos.

Escarrer subrayó, sin embargo, que Irán es un mercado "con un potencial enorme" y "la herencia cultural y la seguridad convierten al país en un lugar perfecto para establecerse", que en el medio plazo, puntualizó, "se convertirá en un destino turístico muy potente".

Meliá Hoteles prevé expandirse en Irán en los próximos años, para convertirse en la cadena hotelera extranjera con mayor presencia en la República Islámica: 10 hoteles en Teherán, Mashad, Shiraz y Esfahan, las principales ciudades turísticas del país.

Irán quiere recibir más de 20 millones de turistas para el año 2020. Para ello, el gobierno está mejorando las carreteras, construyendo nuevos aeropuertos y renovando la flota aeronáutica.

26 años después de su llegada a Cuba, donde también 'rompió el hielo', el grupo hotelero fundado por la familia Escarrer ocupará una torre de 130 metros de altura y que contará con una suite presidencial de más de 500 metros cuadrados, en la localidad Salman Shahr, un destino vacacional frente al Caspio.

El anuncio se produce después de que el histórico acuerdo firmado en julio que supuso el levantamiento de las sanciones de Naciones Unidas a la República Islámica cinco años después de su inicio.

La decisión supone el regreso del país al mercado económico y financiero internacional y, según los cálculos del Fondo Monetario Internacional (FMI), supondrá la llegada de US$ 3.210 millones anuales de inversión extranjera al país, que se complementarán también con la vuelta al mercado del petróleo del país, tras levantarse la prohibición de importar crudo desde la Unión Europea.

La llegada de Meliá se produce después de que Accor irrumpiera en Irán en octubre 2015, con la apertura de 2 hoteles –de sus marcas Ibis y Novotel-, que no son 5 estrellas.

En tanto, varias cadenas de Cercano Oriente, tales como Jumeirah y Rotana, han mostrado su disposición a operar hoteles en Irán, un mercado en el que hasta 1979, fecha en la que se inició la revolución impulsada por el ayatollah Rudollah Khomeini que derrocó al sha Reza Pahlevi, e instauró la República Islámica, había Hyatt y Sheraton.

En septiembre, una delegación española liderada por José Manuel García Margallo, Ana Pastor y José Manuel Soria, se desplazó a Irán para retomar las relaciones comerciales, acompañados por representantes de Repsol, Cepsa, Gas Natural Fenosa, Indra, Isolux, OHL, Grupo Sacyr, Seat y Paradores.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario