'EL CASO NISMAN'

Stiuso dice que los iraníes encontraron el arma de Lagormasino... y la usaron (¿?)

Mucha expectativa había acerca del regreso de Horacio Antonio Stiuso al país para presentarse ante la Justicia en una 2da. declaración testimonial. Hasta ahora Stiuso no dijo nada importante, aparentemente, según sus ex amigos K, que ahora son sus críticos. Ya se sabe que en la Argentina, todo cambia...

Durante años, Horacio Antonio Stiuso mantuvo una relación cercana con varios periodistas del diario Página/12 así como de la agencia de noticias estatal Telam.

En el caso de Página/12 hasta circularon mails en varios sitios web con el contenido de correos electrónicos con instrucciones a periodistas de parte de direcciones que, aparentemente, eran de quien por entonces era el director de Operaciones de la Secretaría de Inteligencia, de la mayor confianza tanto de Néstor Kirchner como de Cristina Fernández de Kirchner.

Hasta que el general César Milani se impuso en la escena, gracias a Fernando Pocino, un torpe que creyó que así ponía en jaque a Stiuso y no que el por entonces jefe de Inteligencia del Ejército los apartaría a ambos, Stiuso era 'Carlos Gardel y Alfredo Le Pera, juntos', decían en la gris burocracia de la calle 25 de Mayo.

Por ese motivo es tan interesante la visión que hoy día manifiesta de Stiuso el 'Mundo K', en especial los periodistas que en el pasado no lo percibían como un enemigo sino como un amigo. Siuso, ex defensor de la 'conexión Siria' en el caso del atentado contra la sede de la AMIA, intenta instalar ahora que a Alberto Nisman lo asesinaron o agentes iraníes o sicarios enviados por los iraníes.

Por ejemplo, Irina Hauser y Raúl Kollmann escribieron así en Página/12 acerca de lo que está ocurriendo con el llamado 'caso Nisman' a partir del regreso al país de Stiuso y su extensa declaración testimonial ante la jueza Fabrian Palmaghini, quien enviará el expediente al fuero criminal y correccional federal. Ambos intentan refutar a Stiuso aunque con respeto... no vaya a ser que cada uno recupere la memoria sobre el otro:

"(...) El pase a la Justicia Federal no es automático. La defensa de Lagomarsino puede apelar y, en ese caso, la Cámara del Crimen tendrá que citar a una nueva audiencia y resolver. Es muy probable que la Cámara, ante semejante presión política, termine convalidando el envío del expediente a Comodoro Py.

Los otros que podrían apelar son los defensores de los policías Armando Niz y Luis Miño, imputados hace un mes por Palmaghini. En ese momento, la magistrada los acusó de no haber tirado abajo la puerta, de haber abandonaron el edificio y de que incumplieron los deberes de funcionario público. Sin embargo, en la resolución de ayer (01/03), la jueza les dicta la falta de mérito, es decir que consideró que no había suficientes elementos para procesarlos. De esa manera los sacó de la cancha respecto de una eventual apelación. Sólo queda la defensa de Lagomarsino para cuestionar la resolución de ayer.

Después de describir durante 40 de las 50 páginas de la resolución la escena de la muerte de Nisman y la actuación –según ella gravemente deficiente– de las fuerzas de seguridad, sorpresivamente Palmaghini señala que “no se puede decir que los soportes informáticos hayan permanecido incólumes”. Como haberse metido en la computadora y el celular –algo que no está probado– equivale a violar la correspondencia y ese es un delito federal, la jueza dice que su juzgado ya no debe intervenir más, que la competencia es de la justicia federal. En media página, puso los fundamentos de por qué la causa debe pasar a los tribunales de Comodoro Py.

La cuestión del ingreso a computadoras y celulares está planteada desde el principio, al punto que la jueza dijo que sólo ella podía ver las fotos de Nisman, guardadas en su computadora y celular, con tomas de sus ostentosas vacaciones en el Caribe o en las salidas nocturnas. Señaló en su momento que de lo contrario se violaba la privacidad y eso equivalía a violar correspondencia. Sin embargo, en ese momento no se declaró incompetente. Luego del cambio el gobierno, cuando arreció la presión de Arroyo Salgado, los servicios de inteligencia nacionales y los de Washington y Jerusalén utilizaron el argumento que ya se trató al principio, pero esta vez para mandarlo a la justicia más politizada y más alineada con el macrismo.

Palmaghini sacó de la galera dos frases de los ex agentes Carlos 'el Moro' Rodríguez y Horacio Antonio Stiuso. La jueza dice que le dan un contexto a la muerte de Nisman.

El Moro Rodríguez era un agente amigo del fiscal, que se fue a vivir a España hace un tiempo y declaró la semana pasada. Dice que mantenía mucho contacto con Nisman, incluso a través de un mail que sólo él tenía. Desde hace un año, Moro afirma que a Nisman lo mataron, pero no tiene ningún dato de cómo habría ocurrido. (...)

Lo dicho por 'el Moro' Rodríguez es simplemente un concepto sobre el estado de ánimo y no toma en cuenta todo lo que el fiscal estaba viviendo ese fin de semana. Tres jueces desacreditaron su denuncia, estaba en un fuerte conflicto familiar, en uno personal, Interpol tildó de mentira su denuncia, Stiuso no le contestaba el teléfono, le habían prometido pruebas para sostener su denuncia y lo dejaron solo, debía ir al Congreso a enfrentar a los legisladores del Frente para la Victoria. Hasta la jueza Arroyo Salgado aportó una cuenta clandestina de Nisman en Nueva York con movimientos de más de 600.000 dólares porque no descartaba la existencia de un conflicto de dinero detrás de su muerte.

A semejante ilación de ideas de Moro, Palmaghini le dio entidad de prueba y la consideró una opinión decisiva para sostener que podría ser que a Nisman lo hayan asesinado, pese a que las pericias dicen casi lo contrario.

De Stiuso también la jueza tomó una sola frase: “igual con el tema de los iraníes, no es relevante si uno tiene o no custodia, porque uno, si es un blanco, te estudian, te estudian y ya saben cómo te movés... Con esto vengo a significar que la custodia cuando uno tiene de enemigo a esta gente, no tiene sentido... yo respondí que la muerte estaba íntimamente vinculada al trabajo que estaba realizando... En esa oportunidad expresó que al ser interrogado sobre si relacionaba la muerte de Nisman con su rol funcional había respondido que sí, y que no había quedado asentada la respuesta...”.

Respecto de Stiuso, nada está probado. No hay una sola evidencia de participación ni de iraníes ni de agentes de otros países. No existe el menor dato respecto de que alguien extraño haya entrado al edificio. (...)

Un dato curioso es que tanto Moro como Stiuso sostienen que Lagomarsino no tuvo que ver con el crimen. El argumento de Stiuso es sorprendente: que los asesinos entraron en el departamento y se encontraron de casualidad con que Lagomarsino le había prestado el arma al fiscal. Entonces la utilizaron. (...)".

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario