FALTAN PRECISIONES

Carnes & Café: Imprecisa Guía Dietética estadounidense 2015-2020

Las guías alimentarias no solo son pirámides, también incluyen mensajes dirigidos a la población para que sus hábitos y estilos de vida sean más saludables. Normalmente estas guías van dirigidas a personas sanas de más de 2 años de edad, pero también existen países que han elaborado directrices para menores de 2 años y poblaciones especiales, como mayores y mujeres gestantes. Desafortunadamente no todos los países remiten sus guías alimentarias a la FAO, organismo encargado de apoyar en la elaboración de las mencionadas guías. En la más reciente para los estadounidenses hay algunas observaciones interesantes y otras que son inquietantes.

El Departamento de Agricultura de USA ha difundido la nueva Guía Dietética o Pauta Alimenticia 2015-2020 (Dietary Guidelines For Americans 2015-2020, 8th. Edition), trabajo que cada lustro es actualizado con recomendaciones para, en teoría, mejorar la nutrición, reducir la obesidad y prevenir enfermedades crónicas como la diabetes tipo 2, la hipertensión y las enfermedades del corazón.

De acuerdo a Eric Rimm, un profesor de Epidemiología y Nutrición del Harvard T.H. Chan School of Public Health, la Guía Dietética ayuda a las personas a conocer cómo mantenerse saludables: muchas de las enfermedades crónicas pueden prevenirse con una dieta sana y ejercicio en forma regular.

De acuerdo a un reporte, 2/3 partes de los estadounidenses -no olvidar que el trabajo es producido por el Departamento de Agricultura de USA- tienen sobrepeso o son obesos a causa de una combinación de dieta mala + sedentarismo.

"Pequeños cambios pueden sumar grandes diferencias", dijo el secretario de Agricultura, Tom Vilsack.

"Los consejos incluidos en las directrices dietéticas de 2015 para los estadounidenses son sanos, razonables y están basados en la ciencia", añadió Michael Jacobson, presidente del Center for Science in the Public Interest.

Entre los cambios más importantes en la Guía Dietética 2016, se recomienda limitar el consumo de azúcar a no más del 10% de las calorías diarias: al menos los estadounidenses consumen hasta 22 cucharaditas de azúcar por día, una 'dieta' de 2.000 calorías cada 24 horas. De acuerdo a la Guia, la medida máxima es 12 cucharaditas.

El consumo de azúcar se relaciona con el desarrollo de diabetes tipo 2 y enfermedades coronarias en personas que no tienen sobrepeso ni son obesas.

La Guía Dietética también recomienda reducir la cantidad de sal (sodio) a 2.300 mg al día (1 cucharadita al día). Es importante no usar el salero en la mesa.

La Guía decidió que no hay evidencia de que limitar el consumo de colesterol a 300 mg al día reduzca la cantidad del LDL (o colesterol malo), que es lo que determina que se obstruyan las arterias.

De todos modos, se sigue recomendando limitar la cantidad de grasas saturadas.

Luego, consecuencia del lobby de la industria de la carne, hubo controversias sin consenso y las recomendaciones finales sólo mencionaron cambiar a otras fuentes de proteínas como nueces, semillas y 8 onzas (226 gramos) de mariscos a la semana.

Barry Pokin, investigador especializado en nutrición de la University of North Carolina (Chapel Hill, la universidad estatal más antigua de USA) dijo que estaba decepcionado que el Departamento de Agricultura (USDA, por sus siglas en inglés) no había limitado el consumo de carne roja.

Sí se concluyó que los adolescentes y los adultos varones estadounidenses

> consumen demasiadas proteínas,

> deben reducir su consumo, en especial de carne, de pollo y de huevos, y

> necesitan agregar más vegetales a su dieta. Los expertos sugieren un máximo de 26 onzas (737 gramos) a la semana de proteína proveniente de fuente animal.

Nunca antes se había mencionado el consumo moderado de café (el café 'aguado' estadounidense) como parte de una dieta saludable, sí hay una tradicion en enfatizar el consumo de frutas (especialmente la fruta entera), vegetales (de colores verde oscuro, naranja y rojo) y granos integrales.

También acerca e la importancia de patrones o estándares de consumo de alimentos nutritivos, además de lácteos bajos en grasas o desgrasados (incluyendo leche, yogurt y queso), carnes magras y otras fuentes de proteínas y de grasas (vegetales, no sólo animales), limitando las grasas saturadas y las grasas trans, los azúcares agregados y el sodio. 

Críticas

Pero, según explicó la web MeGustaEstarBien.com/

"(...) nadie está contento:

-Veganos enfadados porque no hay una prohibición expresa sobre el consumo de carne, ni un límite definido.

-Ecologistas que quieren prevenir el cambio climático dejando de comer carne (como si las vacas fuesen las únicas contaminantes).

-Asociaciones anti-cáncer que creen que la carne procesada es la causante, dicen que están vendidos al lobby cárnico, aunque por su parte siguen sin descubrir los mecanismos exactos de dicha causa más allá de una débil relación de estadística epidemiológica que venden como la mejor de las evidencias científicas.

-Nutricionistas quejándose de que se hable de nutrientes (sodio, proteínas) y no de alimentos, algo en lo que llevan razón ya que estas guías están hechas para el público en general y no para los profesionales.

-Los vendedores de bebidas azucaradas, no entienden porque se ha de limitar el consumo de azúcar cuando lo importante son el total de las calorías y el ejercicio que realices.

-La industria cárnica no entiende porqué se limita el consumo de carne roja y procesada cuando las ventas de las últimas décadas han descendido (en USA) sin que ello suponga una mejora en las cifras de gasto sanitario. (...)".

También aparecen los consejos de siempre (cuya efectividad de prevención queda cuestionada por la propia Guía, que recuerda que en 2008 los gastos médicos relacionados con la obesidad sumaron US$ 147.000 millones mientras que en 2012 el costo total estimado de diabetes diagnosticada fue de US$ 245.000 millones):

> Consumir lácteos desnatados, a pesar de la evidencia al contrario.

> Consumir carnes magras, un eufemismo para evitar consumir carne roja (cordero, ternera..etc) y seguir promoviendo el pollo y pavo

> Limitar la grasa saturada a menos del 10% del total calórico.

> Reducir el consumo de sodio a menos de 2.300mg/día, consejo confuso donde los haya porque lo que se entiende es que es necesario moderar el consumo de sal, cuando en realidad, en los alimentos procesados es donde se encuentra la mayor cantidad de sodio.

> Cuando hablan de grasas siguen prefiriendo aceites vegetales (canola, soja) antes que mantequilla, aceite de coco..etc.

Conclusiones de MeGustaEstarBien.com/:

"> El ruido que hacen los grupos anti-carne, veganos, ecologistas y anti-lobbies distraen la atención de los problemas reales (obesidad y diabetes).

> Estas directrices, serían más útiles sí los consejos fuesen más claros y donde dice azúcares añadidos dijese, refrescos, bollería industrial y comida procesada.

> Al principio del texto se incentiva el consumo de alimentos densos en nutrientes, algo que se contradice en cuando al entrar en detalle aconsejan lácteos desnatados y carne magra.

> No sirve de nada que nos dejen comer colesterol y a la vez sigan limitando el consumo de grasa saturada cuando la mayor parte de alimentos que contienen colesterol también contienen grasa saturada, es decir, lo que parece un paso adelante es mantener el status quo (eso o libertad para comer mucha langosta).

> Mientras que no quieran ver o decir claramente que una alimentación basada en alimentos altamente procesados y refinados, con exceso de azúcares y faltos de nutrientes es el gran problema de la sociedad estadounidense, y por extensión de toda la sociedad occidental, podrán sacar todas las guías dietéticas que quieran, pero los resultados en cifras de obesidad y diabetes seguirán siendo las mismas."

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario