DERECHOS DE IMAGEN

Messi y su papá a juicio y la justicia española pide 22 meses de prisión

El delantero del Barcelona y de la Selección Argentina, Lionel Messi, será juzgado junto a su padre Jorge en España por tres presuntos delitos de evasión fiscal que podrían conllevar penas de prisión, informó el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña. El juez instructor, en una declaración firmada el miércoles 07/10, desestimó la petición de la fiscalía de juzgar únicamente al padre de Messi, a quien responsabilizaba de la trama de empresas pantalla creadas para defraudar presuntamente 4,16 millones de euros procedentes de ingresos de imagen entre 2007 y 2009.

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24).- En su escrito de acusación, la fiscalía española pidió 18 meses de prisión para el padre de Lionel Messi así como una multa equivalente a la mitad de la cuantía defraudada. Pero el abogado del Estado de la ciudad de Cataluña, que defiende los intereses de la administración de Hacienda, pidió siete meses y medio de prisión por cada uno de los tres delitos para los dos hombres, es decir 22 meses y medio. 

El juez de instrucción desestimó la petición de la fiscalía de juzgar únicamente al padre de Messi, quien asumía toda la responsabilidad por el caso que investiga un presunta defraudación de 4,7 millones de dólares procedentes de ingresos de imagen entre 2007 y 2009.

De esta forma, quedó descartado el pedido de sobreseimiento realizado por el fiscal y el atacante del Barcelona penalmente porque el abogado del Estado mantuvo en su escrito que lo considera “coautor” de los tres delitos.

La acusación contra Messi y su padre nació en 2013. Según la investigación, evadieron impuestos de las ganancias por derechos de imagen del jugador en 2007, 2008 y 2009, mediante la creación de empresas pantalla en Belice y Uruguay, considerados paraísos fiscales en aquella época. 

El pasado junio, el delantero del ‘Barsa’ perdió la última oportunidad de evitar ir a juicio. La Audiencia de Barcelona desestimó el recurso de sus abogados, quienes argumentaron –en sintonía con la Fiscalía– que el jugador desconocía el fraude y que su padre gestionaba su fortuna. Messi “jamás ha dedicado un minuto de su vida a leer, estudiar o analizar” los contratos que regulan “la riqueza que él crea con su trabajo”, recogía el anterior escrito de la Fiscalía. El jugador lo declaró de otra forma aún más clara cuando declaró como imputado ante el juez: “De la plata se encarga mi papá y yo confío en él”, según reveló el diario El País.

Por otra parte, Jorge Messi, quien había asumido toda la responsabilidad, le tocó la peor parte, ya que se pidió 18 meses de prisión y una pena de dos millones de euros.

Una investigación había dado a conocer que los partidos, promocionados a beneficio de “Messi y sus amigos contra el resto del mundo” fueron celebrados en cuatro países americanos en los veranos de 2012 y 2013 y que no tuvieron fines benéficos.

El empresario argentino Guillermo Marín, sería la persona que coorganizó y representó a Lionel Messi  en estos eventos, y quien incurrió en graves contradicciones durante la declaración que prestó en junio de 2014 en Madrid ante la Guardia Civil.

Por lo tanto, estos agentes investigaban desde hace un año supuestos delitos fiscales, falsedades y blanqueo de capitales procedentes de esos encuentros.

Interrogado por la Guardia Civil, Marín comenzó diciendo que Messi no cobró nada de esos eventos. A continuación, admitió que, por cada uno de los seis partidos que jugó en América en 2012 y 2013, la fundación del futbolista, recibió 50.000 dólares, 300.000 en total (algo más de 266.000 euros). 

Marín, en este sentido, habría confesado también que él tiene vinculación directa a dicha cuenta mediante su sociedad Player's Image, pero que los que la dirigen son “abogados de ese país”.

Como consecuencia de la controversia generada, la Guardia Civil había pedido al magistrado Eduardo López Palop que investigara el caso para verificar si Messi -o su padre o abogados- se encontraba detrás del desvío de dichos fondos a paraísos fiscales, no sólo al de Curaçao sino también a otro de Hong Kong. Esos partidos fueron el origen de las sospechas y se jugaron en Cancún (México), Bogotá (Colombia) y Miami (EEUU) en 2012; y en Medellín (Colombia), Lima (Perú) y Chicago (EEUU) en 2013. 

Por otra parte, el diario español El Economista, había informado que el destino de todo ese dinero acabó en cuentas cuya titularidad pertenece a abogados que, en verdad, hacen de testaferros.

A principios de junio de 2014, Leo Messi ya había negado haber cobrado dinero por los partidos amistosos, desmintiendo además cualquier tipo de relación empresarial con Guillermo Marín, el organizador de dichos encuentros benéficos.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario