ELECCIONES 2015

La duda sobre la cadena o la condena a Scioli

No lo dejó ir al primer debate presidencial. Porque para el kirchnerismo no hay intercambio de palabras que valga (o que superen). Amante, en cambio, de las cadenas nacionales, Cristina Fernández compartió ayer la número 43, y segunda en solo 3 días, junto a Daniel Scioli, cadena a la cual le pone nombre de excusa y un marcado tono electoral. Pero, ¿cuánto suma realmente al ex motonauta en su carrera por la presidencia? Los números no muestran mucho cambio. ¿Será sólo una lección o será parte del duelo de Cristina por perder el mando del país? Ayer dijo en La Matanza que aquella no sería su última visita.

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24Este sábado comienza la veda electoral para actos de gobierno que promocionen obras para captar el voto. Por eso, Cristina Fernández apuró ayer otra cadena nacional, la número 43 en lo que va del año y la 2da en sólo 3 días. 
 
Compartió el discurso con Daniel Scioli, candidato presidencial del FpV, con quien pidió "responsabilidad" al electorado de cara a octubre, para "cuidar todo lo logrado" en los últimos doce años, tomando un marcado tono electoral.
 
Para mañana se espera la tercera cadena nacional de la semana, desde Santa Cruz, donde volverá a compartir un acto con su cuñada y candidata a gobernadora, Alicia Kirchner, y su hijo Máximo, candidato a diputado nacional.
 
Antes, la mandataria mantuvo tres videoconferencias: en dos participaron candidatos del FpV: Axel Kicillof, desde Villa Luro criticó a Mauricio Macri, y desde Lanús el secretario de Justicia, Julián Álvarez, candidato a intendente de ese municipio.
 
Pero, ¿cuánto suma Cristina con este abuso de las cadenas a sus candidatos?
 
Se sabe que Scioli está lejos del 45% que le garantizaría la victoria. No es improbable que alcance poco más del 40%, aunque para ello deberá conseguir además una diferencia superior a diez puntos sobre Mauricio Macri que le permita evitar el balotaje.
 
El sciolismo asegura que la diferencia se amplió a entre 11 y 13 puntos. Si realmente fuera así, parecerían no haberle afectado ni las inundaciones, ni su viaje a Italia, ni la decisión de evitar el debate frente a sus principales adversarios, entre otros contratiempos. 
 
Para mayor tranquilidad, una causa abierta por enriquecimiento ilícito fue cerrada sin ser investigada. 
 
De todos modos, hay encuestas que siguen encendiendo alertas en el FPV porque indican que alrededor de un 40% de la población quiere que el kirchnerismo pierda las elecciones, un piso nada desdeñable para Macri o Sergio Massa si hay balotaje.
 
"Es que es probable que la silla vacía no le haya hecho perder millones de votos, pero es evidente que sirvió para recordar que su techo sigue tan bajo como alto su piso", sostuvo el diario 'La Nación'.
 
Pero, además, la ruidosa ausencia de Scioli dejó una duda. ¿Funcionará el candidato oficial, en caso de llegar a la presidencia, como la propia jefa del Estado, quien abolió las conferencias de prensa, se negó a conceder entrevistas no condicionadas, alentó a sus periodistas militantes a descalificar a quienes se atreven a criticarlos, e hizo uso y abuso de las cadenas nacionales?
 
No es un interrogante menor y, aunque a primera vista su respuesta no parezca tener ningún efecto en el resultado de las próximas elecciones, servirá para comprender qué grado de calidad institucional podrá exhibir un eventual futuro gobierno de Scioli.
 
"Este proyecto no tiene nombre ni apellido", advirtió Cristina el viernes pasado durante un acto en Santa Cruz, con su hijo Máximo y su cuñada Alicia, ambos candidatos por la provincia, que significó la cadena nacional número 41 del año. 
 
Ese mismo día, el gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, se presentaba ante el Consejo de las Américas en Nueva York. Sorprendió al afirmar que no haber acordado con los holdouts "terminó generando más problemas al país" y habló de llegar a un acuerdo para desarrollar un enorme potencial de inversiones. Urtubey es un hombre clave en el armado político sciolista.
 
¿Será distinto el camino de Scioli? ¿Es posible depositar confianza en las palabras de Urtubey que pronto salieron a rectificar y que causaron más repercusión sobre la imagen de Scioli que tantas cadenas nacionales? ¿Será que la obsesión presidencial por las cadenas no son más que parte de un duelo por dejar el mando? 
 
Dudoso... Antes de despedirse la Presidenta planteó: "Esta es la Argentina que tenemos ahora. Estamos en el camino pavimentado, no lo desviemos y volvamos atrás, al camino de ripio. Ensanchemos el camino para que se sumen más y más". Según 'Clarín', bajó rápidamente del escenario y recorrió un sendero vallado para saludar a la militancia y fotografiarse con vecinos. Pero antes aseguró, misteriosa, que "no será la última vez que visite La Matanza".
 

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario