PÁNICO

El FpV de Paraná parece el Titanic (sin salvavidas)

Los 17 días que restan para las elecciones serán una especie de ?corredor de la muerte? para muchos dirigentes del kirchnerismo local ante lo evidente, y eso hace que varios comiencen a tratar de despegarse. Las diferencias internas van en aumento y también los ?pases? encubiertos. Ya se habla de traiciones y pases de facturas que incrementan las divisiones.

PARANÁ (U24 Entre Ríos). “Todo está tan convulsionado que el FpV de Paraná parece el Titanic, pero sin botes salvavidas, lo que lo hace más nefasto todavía”, le dijo a U24 Entre Ríos un dirigente que acababa de salir de una importante reunión convocada por Consejo Provincial y el Consejo Departamental de Paraná del PJ, para tratar cuestiones inherentes a las elecciones del próximo 25/10.
 
A esa reunión, que fue presidida por el actual vicegobernador y candidato a senador provincial por el departamento, asistieron también el Tesorero del Consejo Provincial del PJ entrerriano, Carlos Molina; el Presidente de la Departamental Paraná del PJ y candidato a diputado provincial Gustavo Osuna; el concejal y candidato a diputado provincial, Gustavo Guzmán, el concejal y candidato a diputado nacional, Juan Manuel Huss; el candidato a concejal de Paraná, David Cáceres, entre otros dirigentes, militantes y punteros de la ciudad.  
 
El mismo dirigente que nos decía lo del Titanic sin botes salvavidas, explicó “Nos quieren convencer de que acompañemos y militemos la boleta de muchos que ahora van de candidatos otra vez, como el caso de Guzmán, ´Juancho´ Huss o Gustavo Osuna, que en estos años mientras fueron concejales nunca nos atendieron, pero la gente ya se cansó de creerles. Por eso muchos venimos a estas reuniones para que no castiguen a los compañeros que representamos quitándoles la ayuda social o los contratos que tienen y que por lo menos les sirven para ir tirando”.
 
Quien habla de esa forma es un conocido puntero de uno de los barrios más populosos de Paraná, pero, según dice, no es el único que piensa así “Lo que pasa es que la gente ya no come vidrio y se cansó de vivir de los planes porque eso apenas les alcanza para comer, pero cuando se enferman los gurises o ellos mismos tienen que estar días para conseguir un turno en el hospital y después no tienen para los remedios porque en el hospital tampoco hay” expresa a la vez que agrega “A eso súmele la droga, la mugre donde viven muchos a los que nosotros tenemos que ir a convencer, porque ellos (los dirigentes) llegan hasta la orilla de los barrios nomás, más adentro somos nosotros los que tenemos que ir y ya estamos cansados de poner la cara por José (Cáceres, el vicegobernador), Carlitos Molina (esposo de la intendenta Osuna) y por tantos otros que después se olvidan. Por eso esta vez la gente les va a votar en contra”.
 
Lo que manifiesta este dirigente es el fiel reflejo de lo que sucede en casi todo el ámbito de Paraná. Basta con subirse a un taxi y preguntarle al conductor sobre que dice la gente respecto a las elecciones para tener una cabal dimensión de lo que está sucediendo, o escuchar las conversaciones durante un viaje en colectivo urbano (si se tiene la paciencia de esperar que pase uno para abordarlo), o en las colas de los cajeros, o de los supermercados. Todo conduce al mismo lugar, es irreversible. Y ese lugar no es el FpV precisamente.
 
Por eso la desesperación de muchos dirigentes, de esos que solo llegan a “la orilla” de los barrios, como decía nuestro interlocutor, que son los que han usufructuado de diversas formas su paso por el poder, pero sin dejar nada de utilidad para la sociedad. Ellos son los más preocupados porque saben que nunca volverán a tener otra posibilidad. Un viejo peronista decía con mucha razón “Ha sido tanta la angurria que ni siquiera tuvieron tiempo de pensar en su propio futuro. Ni los enemigos más acérrimos que hemos tenido en el peronismo hubieran imaginado este final”.  
 
Denuncias y disparates
 
El grado de impotencia al que están llegando muchos dirigentes del FpV les genera un preocupante estado de confusión debido a que muchos de ellos ya no están tan convencidos de poder revertir lo que está sucediendo. Para colmo la intendenta Osuna, que pretende la reelección, en su desesperación por tratar de revertir su imagen lleva adelante acciones tan grotescas y atolondradas, que deja aún mucho más en evidencia su paupérrima gestión al frente de la Municipalidad de Paraná.
 
Y entonces empiezan las denuncias que permiten conocer muchas mentiras de la intendenta. Por ejemplo lo que está ocurriendo con la Planta de Tratamiento de Basura, donde según Osuna se iban a procesar las 350 TN diarias de residuos que se producen en Paraná, cuando en realidad solo se procesan unas 3 TN por día, mientras que el resto se arroja a cielo abierto como se hizo siempre. Y eso sucede porque esa planta procesadora de residuos nunca estuvo preparada para procesar más de esa mínima cantidad.
 
O los disparates, como el patético “Jardín Botánico” inaugurado el fin de semana pasado en el mismo lugar donde Osuna y el gobernador Urribarri habían anunciado la construcción de un Mega Estadio. Ese lugar que ahora la intendenta hizo armar a las disparadas en lugar del estadio y supuestamente gastando miles de pesos, resultó ser más una verdulería que un “Jardín Botánico” y se transformó en el hazmerreir de Paraná. ¡¡¡A los botes!!!

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario