JUAN ?TATA? YOFRE

Frondizi fue Presidente por el acuerdo Perón/Frigerio de US$ 4.134.014

En verdad -y es una contribución espectacular a la historia argentina que hace Juan Yofre- el acuerdo entre Juan Perón y Rogelio Frigerio fue de US$500.000 del año 1958 que, según www.dollartimes.com/inflation/, en 2015 serían US$ 4.134.014,08, aplicando una tasa anual de inflación de 3,78% que, para el período total suma 726,80%. Periodista incisivo, investigador meticuloso y amigo de Urgente24, Yofre está de nuevo en las librerías con su "Puerta de Hierro". De paso, él dialogó con Urgente24 Radio (Concepto FM) sobre su libro, y como contribución de Urgente24 se le agrega algunos fragmentos del texto tan interesante:

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24).¿En qué cambió mi opinión de Juan Domingo Perón luego de acceder a sus archivos personales? Me dio tristeza porque durante años escuché hablar de las riquezas que se llevó, de las cuentas en Suiza, y resultó que Perón no tenía un mango. Comprobé que el día que abandona la casa presidencial, que en ese tiempo era en el Palacio Unzué (3 manzanas de superficie, entre Avenida del Libertador, Austria, Agüero y Avenida Las Heras, en parte hoy día Biblioteca Nacional), se va con 70 mil dólares, es todo lo que tenía”, explicó el periodista, investigador y autor del libro "Puerta de Hierro", Juan ‘Tata’ Yofre, a Urgente24 Radio
 
El diálogo con Juan Bautista Yofre
 
Edgar Mainhard: -‘Tata’, ¿cambió tu imagen de Juan Domingo Perón al acceder a lo que fueron sus archivos personales? 
 
Juan ‘Tata’ Yofre: -Me dio tristeza porque se hablaba de sus riquezas y Perón no tenía un mango. Comprobé que el día que abandona la casa presidencial, se va con 70 mil dólares, resultado de la venta de una casa en Montevideo que le habían regalado. Con ese dinero llega a Paraguay y se lo da un hombre llamado Gayol (N. de la R.: el comerciante argentino Ricardo Gayol, quien vivía en el barrio residencial de Las Mercedes, en Asunción del Paraguay. Fue el 1er. alojamiento en el exilio), quien le anticipaba por trimestre US$1.500. En Caracas, Perón vivía en un departamento tan pequeño que cuando recibía a alguien debía poner una cortina y correrla. Goyeneche (N. de la R.:  Juan Carlos Goyeneche, quien con Eduardo Lonardi ocupó el cargo que antes tenía el odiado Raúl Alejandro Apold en la Secretaría de Prensa y Actividades Culturales) dice que encontró en la residencia presidencial un cofre con US$ 20 millones, no sé cómo debió ser el cofre. Pasados 3 años de la Revolución Libertadora, se acercaron (Arturo) Frondizi y (Rogelio) Frigerio para hacer un pacto. 
 
EM: -¿Creés que Perón apoyaba a Frondizi porque estaba en quiebra financiera? 
 
JTY: -No, hizo el acuerdo porque de esa manera no desaparecía del escenario político, aunque (Antonio) Cafiero diga más tarde que Frigerio lo despertó a Perón ya que estaba muerto políticamente. A través del acuerdo con Frondizi, Perón vuelve a hacer sentir su presencia. Además apoyaba su política petrolera (N. de la R.: recordar que Perón había firmado un famoso acuerdo con la Compañía California Argentina de Petróleo, subsidiaria de la Standard Oil de California, en cuyo directorio figuraba el ex embajador Spruille Braden). 
 
EM: -¿Cómo fue que la inteligencia de la Revolución Libertadora se comió ese ‘caramelo de madera’, tal como diría Jorge Asís?
 
JTY: -No lo comieron. Sabían que había algo pero no tenían noción del pacto ni tampoco la suma de dinero que se había pagado. Hubo un informe que vino de Panamá, se lo dan a (Pedro Eugenio) Aramburu en presencia de (Isaac Francisco) Rojas, quien pide citarlo a Frondizi. Si el informe era cierto, debía ser descalificado como candidato presidencial. Pero Aramburu no lo citó y Rojas dijo que fue el gran error de su vida.
 
EM: -En el libro contás esa escena, cuando el canciller (Alfonso de Laferrere) entra con esa información y se quiere ir de la reunión. 
 
JTY: -Para aquella época, alguna plata corría. También es cierto que en aquel tiempo era impensable imaginar una contraprestación económica para un acuerdo político. Hoy día parece algo conocido a partir del Pacto de Olivos.
 
EM: -¿Quién fue el intermediario personal de Perón?
 
JTY: -Luis González Torrado, quien trabajó con Perón durante su gobierno. Fue castigado por la Revolución Libertadora y se exilió con Perón. Rolando González Buster (el hijo de González Torrado) es más importante aún. Él estudió en la Universidad de Georgetown (Washington D. C.) con Bill Clinton y hoy día es el N°2 de The Clinton Foundation. Perón llega sin un peso a República Dominicana y González Buster administró su dinero. Fue conociendo mucha gente en USA y se convirtió en un observador para Perón desde Nueva York.  
[ pagebreak ]
 
EM: -¿Y Jorge Antonio?
 
JTY: -Un gran mito lo de Antonio. No hay constancia de ayudas suyas a Perón. Sí de los sindicalistas cuando Perón vivía en Madrid. Es más: hay constancia de un reproche de Perón preguntando quién era Antonio para hacer gestiones políticas en nombre del Movimiento. 
 
Claudio Chiaruttini: -¿Quién lo ayuda a Perón a sostenerse, entonces? 
 
JTY: -En 1958, Frigerio. Hubo aportes durante el gobierno de Frondizi, porque se precisaba o apoyos o silencios. Luego, los sindicalistas le llevaban plata, unos US$4.000, otros US$5.000, lo que podían. Además, la casa en Puerta de Hierro... hay que recordar que por entonces, el barrio Puerta de Hierro era el conurbano de Madrid... 
 
CCh: -¿Hubo algún tipo de apoyo económico del gobierno de Francisco Franco a Perón?
 
JTY: -Ninguno. El gobierno de Franco lo espiaba a Perón. Y Perón estaba muy resentido con Franco porque nunca en Madrid, Franco nunca lo recibió. Cuando va Héctor Cámpora ya como Presidente, Perón no aparece en la ceremonia de recepción de Franco. Sólo el último día se reunieron en privado Cámpora, Perón y Franco. 
 
---------------------------------------
 
Ahora, un fragmento del libro "Puerta de Hierro - Los documentos inéditos y los encuentros secretos de Perón en el exilio", correspondiente al capítulo "El precio del Pacto Caracas”:
 
"(…) Tras la revolución contra el general Marcos Peréz Jiménez –en la que Cora de González Torrado es una de las personas que gestiona el asilo de Perón en la Embajada dominicana, junto con el Nuncio Apostólico-, la familia González Torrado se traslada a República Dominica. Su hijo Rolando vuelve a señalar que “Perón no era un hombre de dinero”, y en un principio los ayuda Rafael Trujillo. Precisamente, es a González Torrado a quien el “benefactor” dominicano le hace entrega de 25.000 dólares para el ex Presidente argentino.
 
Tras la partida de Perón de República Dominicana, González Torrado se establece en Manhattan –con oficina en 270 Park Avenue- y desde allí administrará fondo y algunas inversiones del General. La correspondencia entre los dos atestigua que no solo hablan de inversiones también de política. De allí que, parafraseando el título de Edmundo De Amicis, le pusiera “el vigía de Nueva York”, porque esa era una de las funciones que cumplía, como prueban las cartas. (…)
 
El “progresismo” periodístico argentino –tan suelto de lengua- va a afirmar, sin ninguna prueba, que González Torrado era un hombre  de la CIA. Si se observa bien lo que dice en sus informes y la confianza que Perón le profesaba, difícilmente su accionar pueda haber respondido a los cuarteles de Langley. Para la izquierda ignorante, todo aquel que no se conoce es de la CIA. Lo que no se puede negar es que aquel personaje fue logrando importantes relaciones con funcionarios del gobierno de los Estados Unidos, ya sean republicanos o demócratas. (…)
 
El 3 de febrero de 1958, desde “Ciudad Trujillo”, Juan Perón dio una conferencia de prensa a los medios internacionales para recomendar al movimiento de votar la fórmula Frondizi-Gómez. La “orden para el Movimiento Peronista” se completa con un largo “mensaje al Comando Táctico Peronista” de tres páginas, también con fecha de 3 de febrero. En uno de sus párrafos, el General ordena “votar por el doctor Arturo Frondizi, candidato que ha declarado solemne y públicamente su propósito de rectificar la política económica antinacional, restablecer las conquistas del Justicialismo y permitir la libre política y sindical de la masa popular. Esta decisión no implica, en modo alguno, una unión con las fuerzas que respaldan al Dr. Frondizi, ni tiene otro alcance que el de una norma de conducta a seguir en el momento de sufragar: Es un acto de táctica política y una manera de expresar nuestro repudio por dos años y medio de opresión y vasallaje”. (…)
[ pagebreak ]
 
EL 7 de febrero de 1958, Ramón  Prieto voló a “Ciudad Trujillo” desde Río de Janeiro con la misión de relatarle a Perón, entre otros temas, lo que estaba sucediendo con sectores de su Movimiento, en lo político y lo sindical, con respecto al votoblanquismo.
 
Muchos sectores del peronismo no deseaban votar por Frondizi, por ejemplo Jorge Antonio. Querían seguir peleando contra la ilegalidad, especialmente aquellos que habían estado muy unidos a los grupos de la Resistencia. Jorge Daniel Paladino –más tarde delegado de Perón- sería uno de ellos. Otros propugnaron un “peronismo sin Perón”. Aquí se destacaban Alejandro Leloir (quien sería echado del peronismo), Juan Atilio Bramuglia, Benito Llambi. Pietro volvió con una carta personal de Perón a Leloir en la que lo “incitaba a mantenerse dentro de la línea del Movimiento, además de instrucciones precisas para el Comando Táctico”. Tessaire no la respondió. Aunque Frondizi sacó más de cuatro millones de votos, casi doblando en cantidad de un millón de sufragios. Unos días más tarde del 23 de febrero de 1958, un periodista preguntó a Perón qué pensaba de los dirigentes que habían propiciado el voto en blanco, y él contestó. “¡Ah! Ésos son más peronistas que yo”.
 
Antes de las elecciones de 1958, el embajador estadounidense en República Dominicana, Joseph S. Farlando, visitó a Juan Domingo Perón, tras lo cual  envió un telegrama secreto al Departamento de Estado confirmando los encuentros con el frondizismo. Para Farland, según dijo Perón, Arturo Frondizi presidiría un gobierno de transición durante dos años, preparando el terreno para nuevas elecciones, evitando el conflicto social y un clima imprescindible para el retorno de Perón a la Argentina.
 
Según los historiadores Joseph Page y Robert Potash, en este viaje a “Ciudad Trujillo” Ramón Prieto llevó dos copias del documento del firmadas por Frondizi y Frigerio. Fue un viaje muy corto, para hablar lo necesario, tras el cual hizo rápidamente la ruta de Río de Janeiro (donde lo esperaba Emilio Perina), Montevideo (donde estaba el “Tapir” Frigerio), Buenos Aires. Perina escribió en su obra cumbre "Detrás de la Crisis": “Perón, según me contó Prieto, se encontraba en una situación financiera bastante apretada. ‘Cuando lo dejé no tenía más de ochocientos dólares –me dijo-. Al salir de Caracars no pudo reencontrarse con los treinta y cinco mil bolívares que le quedó debiendo Jorge Antonio”.
 
El vicepresidente de facto de la Revolución Libertadora, almirante Isaac Francisco Rojas, dejó asentado en sus Memorias que “nuestras preferencias se inclinaban hacia el doctor Balbín, más que al doctor Frondizi”. Pero ganó el segundo mediante “un trato pampa” realizado en Panamá. El libro se editó en 1993 y “la Hormiga Negra”, como le decían al almirante Rojas, todavía no estaba enterado de que el pacto se había realizado en Caracas. De todas maneras, Rojas cuenta que el canciller Alfonso Laferrere les trajo a Aramburu y a él las pruebas del pacto enviadas por el embajador argentino en Panamá, Samuel Alperín, logradas por la policía panameña a fines de 1957. “Señores, aquí tiene las pruebas, yo me retiro”, dijo Laferrere. El presidente Aramburu lo obligó a que continuara en la reunión. (…)
 
Detrás lo más profundo del archivo personal de Juan Domingo Perón surge, más de seis décadas después, el inventario escrito por el propio Perón de cuánto fue recibiendo de Rogelio Frigerio, o del gobierno de Arturo Frondizi. El ex Presidente –detallista como era- se encargó muy bien de dejar asentado: “Luis Ramón Gonzáles Torrado. Sobre el dinero que entregó por encargo del Gobierno (Frigerio)”.
 
Para ser sincero, no encuentro  explicación de por qué no se lo ayudó antes a Perón y tuvo que auxiliarlo Trujillo. Al mismo tiempo me permito reiterar: ¿no era que Perón de había llevado una fortuna de su paso por el gobierno? (…)
 
¿Con qué dinero se pagaron las entregas que Perón asentó entre agosto y diciembre de 1958? ¿Fue, como dijo Albino Gómez, alguna empresa pesquera? ¿Fueron las compañías petroleras? ¿O fueron fondos de la administración pública? ¿Había un pacto “a resultado” no escrito entre Perón y Frigerio? No hay constancias y, como imagino, el beneficiado no pidió ninguna explicación al respecto.
 
“Según Gonzáles Torrado, cobró”, anotó Perón en un segundo “arqueo” de sus bienes, en el que dejó constancia de que Luis Gonzáles Torrado, le cobró una “comisión” por las gestiones. En total, hasta ese momento Juan Domingo Perón había recibido 475.000 dólares.
 
En el reportaje que Fanor Días le hizo a Frigerio en 1977, el entrevistado, hablando sobre el pacto, dijo: “Los que lanzaron la especie de que existía un pacto secreto eran quienes querían que no se nos entregara el gobierno. Y, desde luego, nuestros adversarios en las urnas. En realidad el único pacto que existió fue celebrado por ellos con un conocido financista peronista que tenía instalada una oficina política en Montevideo y se había comprometido a arrancarle a Perón una directiva a favor del voto en blanco”. Descifrando el mensaje, el “financista” era Jorge Antonio. (…)
[ pagebreak ]
 
Hay un testimonio que coincide con la cuota entregada en diciembre de 1958. En "Arturo Frondizi, el Último Estadista", Albino Gómez relata que se encontró  con Rogelio Frigerio en Montevideo a fines de ese año porque el “Tapir” debía viajar a “Ciudad Trujillo” a entrevistarse con Perón. En ese viaje debía tomar parte Gómez, pero finalmente Frigerio decide  que se quede en Montevideo para recibir sus comunicaciones y retransmitirlas a Buenos Aires. Allí debía esperarlo hasta su regreso del Caribe. Cuenta que Frigerio volvió el “9 de diciembre y, mientras esperaba la salida de su vuelo a Buenos Aires, se sentaron  en una confitería a tomar algo y conversar. Gómez relató: “Colegí varias cosas: 1) que Perón había cobrado una nueva cuota; 2) que el restablecimiento de relaciones con la Argentina obligaba a Trujillo mucho más con el gobierno argentino que con Perón había aceptado apoyar la política petrolera de Frondizi”. El 29 de diciembre no fue cualquier día para el gobierno de Frondizi (y Frigerio), porque se anunció el programa de estabilización. El primer mandatario dirá que se estaba en presencia del “fin de una era” y que eran necesarios “remedios heroicos”. (…)
 
Hasta que comenzaron a efectivizarse las promesas de Rogelio Frigerio en agosto de 1958, hay en el archivo de Juan Perón una prueba documental que manifiesta las disponibilidades personales del ex Presidente constitucional. La carta se la escribe a Ricardo Gayol el 26 de abril de 1958 desde el hotel Paz, propiedad del Estado dominicano. No es la única en la que habla con Gayol de su apremiante situación económica . Hay varias más.
 
Pero en esta misiva le cuenta a su amigo que Ramón Prieto llegó a “Ciudad Trujillo” (a escasos días de la asunción presidencial de Arturo Frondizi) portando  una carta de John William Cooke en la que le informa que “el mayor Cialceta le manda pedir plata. Debo informarle que este señor ha portado mal conmigo y que usted ha apreciado muy bien las cosas al no darle ni un peso. (...) cuando este Señor pasó por Panamá me informó que le había entregado a Usted dinero que había colocado en una de sus empresas en las siguiente cantidades:
 
En pesos argentinos..............................$390.000
En guaraníes.........................................$600.000
En dólares americanos..............................$4.500
 
Por lo cual yo recibiría quinientos dólares mensuales pagaderos por trimestre adelantado a partir del primero de febrero de 1957, como efectivamente yo he venido recibiendo… le ruego que no me gire más y que me guarde todo (...)".
 
La fecha de la carta a Gayol coincide con el relato que hace Prieto en "El Pacto": “volví a Trujillo a principios de abril para informar al General sobre la situación  y sus problemas básicos y establecer con Cooke un intercambio más fluido de informaciones e instrucciones”. (…)
 
Hasta ahora hemos visto cómo vivía Perón con los 1.500 dólares trimestrales que le enviaba su administrador y amigo Ricardo Gayol, desde Asunción del Paraguay. El 10 de enero de 1959 volverá a enviarle a la capital paraguaya otras comunicaciones y una carta que llevó Hans Ulrich Rudel, el as de Luftware, un amigo de Juan Perón.
 
El historiador Guillermo Gasió le preguntó al dirigente sindical Migel Unamuno: “¿Qué ganó Perón al pactar con Frondizi?”. La respuesta: “Perón ganó su reubicación en el centro de la escena política. Se convirtió nuevamente en el protagonista principal, sin ejercer la Presidencia de la Nación. Renovó su liderazgo, oscurecido por la proscripción, por una política represiva y persecutoria que casi siempre en la vida del país el protagonismo lo ejerce el presidente. De modo que Perón, a través del pacto, se reubicó en el centro de la escena, de donde durante largos años no sería desalojado."
 
Creo que Perón eso lo pensó mucho. Además eso explica, en gran parte, la posterior política de Perón frente al frondizmo, la cual, desde mi punto de vista, fue una política de apretar y golpear, pero no necesariamente voltear”.
 
El ex presidente de facto Alejandro Agustín Lanusse dirá que la victoria de Frondizi con el apoyo justicialista “no solo cristalizó el ‘Mito Perón’, sino que dio una nueva esperanza y aun confianza en Perón", en cuanto a que realmente seguía teniendo vigencia para un amplio sector de argentinos, y por lo tanto posibilidades de injerencia en la vida política del país… creo que hasta febrero de 1958 él mismo abrigaba las dudas de Lanusse. Aunque más brutal, el dirigente peronista Antonio Cafiero dijo –según Oscar Camilión y durante una comida que se realizó en los años de la presidencia de facto del teniente general Juan Carlos Ongañia-: “Perón estaba muerto y vino el estúpido de Frigerio y lo resucitó con el pacto”. (…)"

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario