DESASTRE FISCAL

Cristina no cree en la infraestructura (y hasta suspende Procrear y Proauto)

El martes 06/10, Daniel Scioli reiteró, entrevistado por Maximiliano Montenegro (Canal 26), que él ejecutará un gran plan de infraestructura para reforzar la creación de empleo y la demanda agregada, de alguna manera imitando lo que promete Mauricio Macri ("El mayor plan de infraestructura de la historia"). El problema de Scioli es que él es el candidato del gobernante Frente para la Victoria, y en los números fiscales más recientes (julio), la infraestructura mereció apenas 4% de las erogaciones totales, informó el estudio Massot & Monteverde en su más reciente informe semanal. Por lo tanto, podría afirmarse que Cristina Fernández de Kirchner tiene, al menos en la coyuntura, un enfoque diferente que el candidato del FpV, acerca de la infraestructura. Sin entrar en detalles -la infraestructura en Provincia de Buenos Aires, que Scioli gobierna desde hace 8 años- es insuficiente, con graves atrasos que, por ejemplo, provocan problemas de inundaciones, aquí van algunos números sobre el calamitoso resultado fiscal que dejarán como herencia Cristina y Axel Kicillof. Dato: "Se observa que los planes Procrear y Procreauto, dirigidos a la adquisición de activos fijos, prácticamente fueron suspendidos."

CIUDAD DE BUENOS AIRES (InC). El gobierno atribuyó al mes de julio un escuálido superávit primario de $ 792 millones, evitando hacer referencias al resultado final.
 
• Ese  resultado  es  consecuencia  de  computar  como  ingresos  transferencias  de utilidades  meramente  contables  del  BCRA —$  9.434  millones—  y  del  Fondo  de Garantía del Sistema de Seguridad Social (FGS) —$ 4.264 millones.
 
• Cuando  se  descuentan  esos  enjuagues,  se  concluye  que  enrealidad  se  registró un déficit primario de $ 13.040 millones,que significó un salto de 54% interanual.
 
• En  cuanto  al  resultado  final,  el  mes  cerró  con  un  rojo  de  $ 14.868  millones, trepando 43% frente al de un año antes.
 
• Los recursos genuinos aumentaron 36% respecto a julio de 2014.
 
• Fueron  suplementados  con  un  salto  de  50%  en  las rentas  de  la  propiedad, rubro que incluye las pseudoutilidades distribuidas por el FGS y el BCRA.
 
• Los ingresos tributarios tuvieron, en cambio, un alza de 31%, consistente con nuestra estimación de inflación.
 
• Los impuestos al trabajo dieron sostén a la recaudación, al crecer 44%.
 
• El gasto primario corriente creció bien por encima de la inflación, al trepar 43,3% interanual.
 
• Tres cuartas partes del aumento del gasto primario se deben a las prestaciones de  la  Seguridad  Social —que  escalan  45%,  debido  fundamentalmente  a  los subsidios  otorgados  por  el  régimen  de  moratoria  previsional—  y  a  transferencias corrientes al sector privado —que vuelan 74% interanual, dirigidas en especial a las atribuladas compañías energéticas.
 
• El  gasto  estructural  de  operación  del  estado  trepó  41%  frente  a  julio  del  año pasado;  dentro  de  este  rubro,  el  gasto  en  personal  aventajó  al  resto  con  una suba  de  nada  menos  que  42%,  fiel  reflejo  del  acelerado  engrosamiento  de la plantilla estatal.
 
• En tres rubros se nota el esfuerzo del gobierno por acotar el gasto que no tenga un directo efecto electoral:   ellos  son  las transferencias discrecionales a gobernados (crecen apenas 10% nominal), el déficit de las empresas públicas (que se contrajo), y los intereses de la deuda (que se contrae 4%)
 
• La  gacetilla  oficial  que  acompaña  a  la  planilla  con  la  ejecución  presupuestaria  del  mes afirma:  “La  evolución  del  gasto  primario  durante  el  mes  de  julio  siguió  evidenciando las prioridades en materia de inversión social por parte del gobierno”.
 
• Del examen de la planilla queda claro que la preocupación oficial se centró en el  gasto  clientelar,  eufemísticamente  mencionado  como inversión  social:  es decir, gasto corriente, de carácter estructural.
 
• Por el contrario, se observa que los planes Procrear y Procreauto, dirigidos a la adquisición de activos fijos, prácticamente fueron suspendidos. 
 
• El irrisorio aumento de 5% nominal en los gastos de capital evidencia la fuerte contracción de ese rubro.
 
• La  inversión  en  obras  públicas  aumentó  11%  interanual,  lo  que  significó  una marcada retracción en términos reales.
 
• Lo mismo ocurrió con las transferencias de capital para obras provinciales, que también aumentaron 11%.
 
• Los  gastos  de  capital  fueron  utilizados  como  variable  de  ajuste —en  sentido  literal—  de  la ejecución presupuestaria: su retracción real permitió exhibir un aumento del gasto primario total  de solo  34%  pese  a  que  el  gasto  corriente —que  representa  la  amplia  mayoría  de  los egresos—  escaló 43,3%.
 
• Prueba  del  escaso  interés  oficial  por  el  desarrollo  de  la  infraestructura  es  su  insignificante participación: apenas 4% de las erogaciones totales.
 
• Otra  ayuda  que  recibió  el  cuadro  fiscal  de  julio  fue  la  menor  presencia  de  vencimientos  de deuda, con una caída interanual en los intereses pagados de 6%.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario