PERTENECER TIENE SUS BENEFICIOS

La Mancha de Rolando "subsiste" gracias a los contratos del Estado

La banda amiga de Amado Boudou factura contratos millonarios gracias a su militancia. Accesos vip y lujos que las bandas "no militantes" tienen.Todo apunta a la Secretaría de Cultura, que se convirtió en la principal caja de La Mancha. El organismo dirigido por Jorge Coscia se convirtió en una virtual agencia de contratación del grupo y en varios casos se encargaría de pagar el total de sus cachets. Un show de ellos no es barato: fuentes del mercado musical hablan de 60 a 80 mil pesos.

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24).-Antes del kirchnerismo, la banda de rock “La Mancha de Rolando” era una banda más del montón. Oriunda de Avellaneda.

Hijo de un militante montonero, desaparecido, su líder Manuel Quieto supo llegar a los contactos adecuados y de esta manera concentrar un poder inesperado incluso para ellos.

El periodista Federico Fashbender en un artículo publicado en la Revista Noticias cuenta que, en el 2011, en plena campaña presidencial, La Mancha de Rolando se había convertido casi en una parte orgánica del oficialismo. El presidente interino (aunque sigue en espera la confirmación del Gobierno), Amado Boudou, se subía a tocar con ellos en actos proselitistas. Quieto se calzaba la remera de “Clarín Miente” mientras se emplazaba como un nuevo héroe rockero de la juventud K, defendiendo a viva voz a su amigo Amado y a CFK misma.

Daniel Hunko, el luthier del grupo, construyó la guitarra celeste y blanca del Boudou y hasta hizo una igual para la Presidenta en dorado: esa guitarra la tiene hoy Sebastián, hermano de Boudou.

El día mismo de las elecciones presidenciales, el vice pasó la tarde con la banda en los míticos estudios de grabación Del Cielito en Parque Leloir, propiedad del grupo. Tiempo después, las sospechas de corrupción y los reveses judiciales del caso Ciccone enfriaron el discurso: Quieto dejó de hablar tan fuerte. En enero de este año, Quieto tuvo una de sus últimas apariciones junto al actual presidente en ejercicio: acompañó a Boudou a recibir a la Fragata Libertad en Mar del Plata y tuvo el mismo acceso VIP que los funcionarios presentes. Pero pese al silencio, el negocio siguió, y muy bien.

A fines del 2012 y comienzos del 2013, las presentaciones de La Mancha bajo la bandera del Gobierno se multiplicaron. Una gira veraniega de cuatro shows en una semana por la Costa Atlántica, un concierto para la Televisión Digital Abierta desde el Estadio Olímpico Néstor Carlos Kirchner de Palpalá, Jujuy. Hay otras modalidades: las celebraciones municipales por el interior también son el mejor ingreso.

Y todo apunta a la Secretaría de Cultura misma, la principal caja de La Mancha. El organismo dirigido por Jorge Coscia se convirtió en una virtual agencia de contratación del grupo y en varios casos se encargaría de pagar el total de sus cachets. Un show de ellos no es barato: fuentes del mercado musical hablan de 60 a 80 mil pesos.

La agenda de la banda del conurbano sur para el mes de septiembre fue todo vértigo, y casi todo oficial. Hubo al menos cuatro shows anunciados para el mes pasado. La banda se presentó en la Fiesta del Estudiante de Carlos Tejedor, provincia de Buenos Aires. Los concejales opositores pidieron explicaciones: “Lo único que reconocieron en la intendencia es que vinieron por Secretaría de Cultura y que salió 60 mil pesos”, dicen.

El Mes de la Juventud en Machagai, Chaco, fue otro punto en la gira. Un importante político de la zona afirma: “Lo organizó la Secretaría de Juventud de la Provincia, el cachet nosotros no lo pagamos”. La Fiesta Nacional del Arroz, montada por productores arroceros en San Salvador, Entre Ríos, también estuvo en la lista. Un organizador aclara: “Nos salió 50 mil pesos, pero fue para traslados y estadías de la banda, una comitiva de veinte personas, no para cachet. No se firmó un contrato”. ¿Quién paga, entonces?

En Rio Negro hay una respuesta. El municipio de Allen festejó su centenario el 25 de mayo último. Un funcionario de allí afirma: “La Mancha vino por Secretaría de Cultura. Y Secretaría pagó el cachet”.

El 2013, en términos de facturación, es un año generoso para Manuel Quieto, el principal compositor de la banda. Más del doble que generoso que en sus días como ladero rocker del vice Boudou. NOTICIAS accedió a las cifras de su liquidación completa en SADAIC. En el 2011, en el hervor de la campaña oficial, cobró 65 mil pesos en el primer cuatrimestre del año.

Este año, por el mismo período, se llevó 140 mil pesos. Quieto también tiene dos SRL para el negocio musical. Pero sus negocios le valen reproches en el tenso microclima del rock. Una figura del rock local que conoció muy bien a Quieto desliza: “Hay grupos que no se casaron con los K y para la Secretaría de Cultura tocan una vez al año. A los menos amigos les congelan los pagos. Es muy común sobrefacturar. Le ponés intereses a tu cachet porque tardan en pagarte. También hay mucho rumor de plata en negro”.

“Los shows son asistencias artísticas”

El mismo eufemismo que emplea la Secretaría de Cultura: “Son asistencias artísticas”. Así definió a los shows que serían pagos por el Gobierno el manager del grupo, Cristian Faga, que se encarga de las contrataciones.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario