BRASIL

Acorralada, Dilma elimina 8 ministerios y cede poder al PMDB

La presidente de Brasil, Dilma Rousseff, que sufre la peor imagen de su historia, anunció una amplia reforma a su gabinete que incluye la eliminación de 8 ministerios y la fusión de otras carteras, en una reforma tendiente a reducir el gasto público en medio de la crisis política y económica que golpea a su gestión. Dilma intenta conseguir más apoyo de su coalición a las medidas de austeridad fiscal que necesita. La mandataria no realizó cambios en su equipo económico, encabezado por el ministro de Hacienda, Joaquim Levy, en una señal de que seguirá con sus esfuerzos para frenar el gasto y revertir un déficit fiscal. El PMDB, que ya tiene la Vicepresidencia de la República, la presidencia del Senado y la presidencia de Diputados, tendrá la conducción de 7 ministerios, cuando hasta ahora tenía 6. Es el precio que debe pagar el PT para que el PMDB no adhiera al intento de juicio político a Dilma.

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24) La presidente de Brasil, Dilma Rousseff, anunció este viernes (02/10) la eliminación de ocho ministerios y la fusión de otras carteras, en una reforma tendiente a reducir el gasto público en medio de la crisis política y económica que golpea desde hace meses a su gestión.

Dilma anunció una reforma administrativa de su gobierno que también contempla la extinción y fusión de secretarías, en un intento de aprobar medidas de ajuste económico que, si Brasil despegara, le permita evitar un proceso de juicio político en su contra. 

"Vamos a dar hoy un primer y gran paso para la reorganización de la administración pública federal. Estamos comenzando por reducir ocho ministerios", anunció Dilma en un acto en Brasilia. El gabinete pasará ahora de 39 a 31 carteras.

Rousseff dijo que pretende "fortalecer y dar más foco a las políticas públicas" y que habrá una baja de un 10% en la remuneración de sus ministros y confirmó que 3.000 cargos de confianza serán cortados y anunció una baja de gastos de un 20% en las dependencias oficiales con la imposición de límites a gastos con teléfono, pasajes y estadías. Los ministros no podrán viajar en avión en 1ra. clase.

Tal como se esperaba, Dilma sustituyó al jefe de Gabinete, Aloizio Mercadante, por el ministro de Defensa, Jaques Wagner, ex gobernador de Bahía y hombre de confianza de Lula da Silva.

Mercadante, quien era en gran parte responsabilizado por el ex presidente por la falta de cintura política del gobierno, pasó a Educación. La influencia de Lula en los cambios también llevó a que el principal aliado del PT, el Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), ganara más peso en el gabinete. De controlar siete ministerios, sumó dos más: Salud, y Ciencia y Tecnología, que cuentan con jugosos presupuestos.

El apoyo del PMDB -que tiene la vicepresidencia de la República, la presidencia del Senado y la de Diputados, y las principales minorías en el Senado y la Cámara de Diputados- es clave para Dilma, ya que los legisladores de ese partido aprobarían el más reciente paquete de medidas de ajuste impulsado por el gobierno, además de poder obstruir cualquier intento de juicio político en el Congreso.

En ese sentido, dijo que el país necesita "de estabilidad política" y anunció que el PMDB tendrá la conducción de 7 ministerios, cuando hasta ahora tenía 6. "Un gobierno de coalición como es el caso de mi gobierno (...) necesita de apoyo del Congreso", dijo la mandataria, quien defendió el diálogo y un Estado que asuma la "doble función de ser un socio de la iniciativa privada (...) y asegurar igualdad de oportunidades".
 
Además de Salud, el PMDB, aliado clave en el Congreso, comandará Ciencia y Tecnología, con Celso Pansera.
 
Dilma Rousseff, del Partido de los Trabajadores (PT), necesita garantizar la estabilidad política del país y por ese motivo ha decidido ceder poder al Partido do Movimento Democrático Brasileiro (PMDB), que carece de una ideología definida. 
 
El peso del PMDB en el Gabinete es aún mayor si se tiene en cuenta que Rousseff ha suprimido 8 ministerios, de 39 a 31. 
 
El vicepresidente, Michel Temer, también del PMDB, sigue en su puesto y continuará ejerciendo la difícil labor de puente entre el grupo decisivo, aunque volátil, de diputados de este partido y el Gobierno, que necesita con urgencia que el Congreso apruebe medidas de ajuste fiscal a fin de tranquilizar a los mercados. 

 

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario