Contramarcha: Cancilleres de Colombia y Venezuela aplazan su encuentro

Los cancilleres de Colombia y Venezuela, María Ángela Holguín y Delcy Rodríguez, iban a celebrar este miércoles su primera reunión buscando normalizar la situación en la frontera entre ambos países, aunque el encuentro quedó postergado hasta nuevo aviso. En Colombia una protesta de mototaxistas por falta de combustibles produjo un muerto y tres heridos graves. Venezuela rechazó el informe de la CIDH que denuncia una crisis humanitaria en la frontera.

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24) - La reunión que se tenía prevista para este miércoles entre los ministros de Defensa de Colombia y Venezuela para reactivar los mecanismos de cooperación para avanzar hacia una nueva frontera de paz, fue suspendida hasta nuevo aviso.
 
Según informó el Ministerio de Defensa Nacional de Colombia en un comunicado, la suspensión se realiza por solicitud de Venezuela, y próximamente se informará de la nueva fecha.
 
La reunión estaba pautada para este miércoles en la Quinta de San Pedro Alejandrino en Santa Marta en el costeño departamento del Magdalena (norte) y en la misma está previsto avanzar en temas como la lucha contra el narcotráfico, crimen organizado, contrabando y demás manifestaciones de criminalidad.
 
La solicitud fue realizada por la canciller venezolana Delcy Rodríguez a su homóloga de Colombia, María Ángela Holguín, según el comunicado.
 
No a la CIDH
 
Venezuela acusó a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, Cidh, de difamación y parcialidad “inmoral”, al rechazar un informe que denunció una crisis humanitaria y violación de derechos de colombianos deportados por las autoridades venezolanas.
 
“Burócratas de la Cidh que se dedican a falsear la verdad sobre Venezuela, no tienen competencia ni moral alguna para opinar”, afirmó la canciller Delcy Rodríguez, al referirse a los autores de la relatoría.
 
Integrada por cinco expertos, la comitiva de la Cidh visitó el lado colombiano de la frontera del 10 al 12 de septiembre, para verificar la situación de los deportados, pero no pudo pasar a territorio venezolano al no obtener permiso de sus autoridades, dijeron en su informe, emitido en Washington.
 
“Condenamos la parcialización política e ideológica de la @Cidh en contra de Venezuela, por ser vulgar e inmoral”, añadió Rodríguez en Twitter, y exigió al organismo no “inmiscuirse” ni “difamar” a Venezuela.
 
La Cidh manifestó que pudo “constatar la grave crisis humanitaria en la que se encuentran” deportados y otros colombianos que salieron por temor a correr la misma suerte o por su precaria situación en Venezuela.
 
La entidad, adscrita a la Organización de Estados Americanos (OEA), dijo haber recibido “preocupante información sobre la forma en la que se realizaron las deportaciones (...), la cual indica que a estas personas se les violaron múltiples derechos humanos y que fueron sujetas a expulsiones colectivas”.
 
Protesta en la frontera
 
Un fuerte enfrentamiento entre mototaxistas y policías por falta de combustibles que se dio en el departamento colombiano de La Guajira dejó un muerto y tres heridos graves.
 
Los incidentes ocurrieron el lunes al mediodía, cuando un grupo de más de 200 mototaxistas intentaron cruzar la frontera par conseguir gasolina para seguir trabajando. Allí la policía los reprimió y la exigencia de los trabajadores comenzó a impacientar a los hombres uniformados produciéndose los enfrentamientos, que arrojaron un saldo de una persona muerta, al recibir un disparo en la cara, que le ocasionó la muerte en forma instantánea.
 
Según la prensa colombiana, destacó que los hechos se registraron en el municipio de Distracción, cuando más de 200 mototaxistas que bloqueaban una carretera de La Guajira que conduce a la ciudad de Valledupar, la capital del departamento del César, se enfrentaron con el Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad) de la Policía. La protesta se generó por la falta de combustible en esa parte del país, que tradicionalmente se surtía de naftas provenientes de Venezuela. El presidente venezolano, Nicolás Maduro, ordenó el pasado 19 de agosto el cierre del principal paso entre las ciudades venezolanas de San Antonio y Ureña con la colombiana Cúcuta, decisión que fundamentó en el combate al contrabando y a la violencia paramilitar que afecta a la frontera. Miles de colombianos debieron abandonar Venezuela con todas sus pertenencias
 
Posteriormente, Maduro extendió el cierre a la frontera entre los estados Zulia y Apure (Venezuela) vecinos a La Guajira y Arauca (Colombia).
 
El presidente venezolano dijo que con el cierre de frontera el país se ahorró "millones de dólares por extracción de combustible" hacia el país vecino, uno de los negocios más rentables, debido a la diferencia de precios entre Venezuela, con la gasolina más barata del mundo, y Colombia.
 
Cuando parecía que todo volvía a la normalidad entre ambos países, el caso de ayer revivió las heridas y la reunión entre los mandatarios, Juan Manuel Santos y Nicolás Maduro, se prolongará para la semana próxima, donde tratarán temas relacionados al conflicto.