ACOMODAMIENTO

Alemania evalúa opciones de empleo para los refugiados

Alemania ya modificó sus presupuestos generales del 2016 para financiar la acogida de unos 230 mil refugiados y preparó una subvención de 670 euros al mes para cada uno. El viceministro de Finanzas, Jens Spahn, y el jefe de Gobierno de Sajonia-Anhalt, Reiner Haseloff, ambos de la CDU de Merkel, han solicitado una excepción para los refugiados en la aplicación de la nueva ley de salario mínimo, recién aprobada en esta asignatura y que impide contratar personal en el país por debajo de 8,5 euros por hora.

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24) - A pesar del restablecimiento de los controles fronterizos, siguen llegando refugiados a Alemania, unos 230.000 en las últimas tres semanas, según ha publicado la prensa alemana. 
 
Los presupuestos generales de 2016 ya han sido modificados para adaptarlos a la financiación de la acogida y el Estado ha ofrecido a los Länder una subvención de 670 euros al mes por cada refugiado que acojan en su territorio, pero todo eso sirve solamente como medidas de choque a corto plazo. 
 
La mejor forma de liberar a las arcas públicas de esa carga insostenible en el tiempo es que los refugiados alcancen cuanto antes su independencia económica y el consenso es generalizado sobre que la verdadera integración social se obtiene mediante el trabajo, por lo que desde el Ministerio de Finanzas se propone eliminar la principal traba que separa a los recién llegados de su primer empleo en Alemania.
 
El viceministro de Finanzas, Jens Spahn, y el jefe de Gobierno de Sajonia-Anhalt, Reiner Haseloff, ambos de la CDU de Merkel, han solicitado una excepción para los refugiados en la aplicación de la nueva ley de salario mínimo, recién aprobada en esta asignatura y que impide contratar personal en el país por debajo de 8,5 euros por hora.
 
En una entrevista con el diario 'Die Welt', Spahn ha defendido la necesidad de introducir cambios a la legislación que entró en vigor este año para garantizar el acceso al mercado laboral de los solicitantes de asilo. Concretamente, propone que se amplíe el abanico de posibilidades para "muchos jóvenes que, como los refugiados, tienen derecho a quedarse".
 
"Para primeros empleos o puestos de formación, no debería aplicarse el salario mínimo", ha planteado por su parte Haseloff. Michael Fischer, del sindicato Ver.Di, advierte sin embargo que "tanto el salario mínimo como las tarifas sectoriales deben ser respetados, para evitar que lo que se ha presentado como una decisión de carácter humanitario se convierta de hecho en una modificación del sistema laboral alemán debido al dumping salarial". 
 
Fischer alaba el compromiso de la economía alemana con la integración de los refugiados, pero sugiere que Alemania ha de optar por políticas activas de integración en el sistema previamente existente.
 
En la práctica ya se están llevando a cabo excepciones con el consentimiento de los sindicatos. IG Metall y VSME jhan aceptado la adaptación de programas de formación para jóvenes refugiados en empresas del sector de la industria electrónica en Baja Sajonia, incluso en casos en los que la situación de residencia sigue siendo poco clara y a la espera de los papeles. 
 
Patronal y sindicatos desean poner de su parte en la integración de los refugiados, pero se trata de casos de jóvenes con buena formación y que hablan varios idiomas.
 
La CDU necesita giros en la gestión de la crisis de los refugiados que aporten perspectiva en el tiempo y también que calmen la creciente resistencia entre su propio electorado. Las encuestas señalan que Merkel ha caído a un mínimo anual en intención de voto, el 38,5% según el último sondeo INSA, por su abierta política de bienvenida.
 
"La crisis de los refugiados está causando problemas a todo el bloque conservador y la 'gran coalición' está más débil que nunca", ha declarado el jefe de INSA Hermann Binkert.
 
Programa de Siemmens
 
El grupo tecnológico e industrial alemán Siemens va a introducir un programa sostenible para integrar refugiados en el mercado laboral, que incluye hasta 100 puestos de aprendizaje adicionales en la compañía.
 
Siemens informó hoy en un comunicado de que la compañía ya ofrece puestos de prácticas en su fábrica de Erlangen (Baviera).
 
Ahora va a establecer en diferentes partes de Alemania cuatro clases especiales, cada una con 16 plazas para refugiados, que incluirán cursos de alemán de seis meses en Berlín, Erlangen (Nuremberg), Krefeld (Düsseldorf) y Karlsruhe y una preparación vocacional.
 
Además, Siemens prestará servicios y realizará donaciones por valor total de $2.25 millones, $1.12 millones respectivamente.
 
La compañía alemana permite a sus empleados colaborar con las organizaciones de ayuda a los refugiados en horario de trabajo.
 
Siemens también va a poner a disposición instalaciones para acoger a los refugiados.
 
"Siemens y sus empleados ya han hecho mucho en las últimas semanas para ayudar a cubrir las necesidades inmediatas de la que gente que llega", dijo el presidente de la compañía, Joe Kaeser.
 
"Ahora queremos incrementar nuestro compromiso y realizar una contribución a largo plazo para integrar a las personas que vengan", añadió.