ASAMBLEA GENERAL

Evo y Bachelet llevan el diferendo marítimo a la ONU

El diferendo marítimo que mantienen Chile y Bolivia fue trasladado a la Asamblea General de la ONU. Tras sostener un breve encuentro en la antesala de la asamblea, ambos mandatarios aprovecharon sus respectivos turnos para dirigirse a la plenaria y defender sus posiciones con respecto a la demanda boliviana que se ventila ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya, entidad que la pasada semana se declaró competente para atender el litigio.

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24) - Los presidentes de Bolivia, Evo Morales, y de Chile, Michelle Bachelet, trasladaron ayer sus respectivos argumentos por el diferendo marítimo ante el plenario de la asamblea general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU). 
 
Tras sostener un breve encuentro en la antesala de la asamblea, ambos mandatarios aprovecharon sus respectivos turnos para dirigirse a la plenaria y defender sus posiciones con respecto a la demanda boliviana que se ventila ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya, entidad que la pasada semana se declaró competente para atender el litigio. 
 
La mandataria chilena demandó el “respeto a los tratados" como garantía de "paz y estabilidad internacional". 
 
"Nuestro país es consciente de la responsabilidad que todos tenemos de velar por el buen funcionamiento del sistema internacional, un elemento esencial es el principio del apego al derecho internacional, que incluye el estricto respeto a los tratados como una garantía de paz y estabilidad internacional", manifestó Bachelet durante su intervención en la asamblea general de la ONU en clara alusión a la demanda boliviana.
 
En esa línea, añadió que "ello requiere respetar lo pactado, así como no hacer un uso indebido de los mecanismos que hemos diseñado para resolver pacíficamente las diferencias que realmente pudiesen existir". Las palabras de la Presidenta chilena parecían insistir en la validez del Tratado de 1904, con el cual ese país asegura zanjó la mediterraneidad boliviana. 
 
Ayer, antes del inicio de la sesión de la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas (ONU) en Nueva York, Morales y Bachelet sostuvieron un fugaz encuentro del cual no trascendieron mayores informes. Bachelet se dirigió a la plenaria de la ONU por la tarde, mientras Morales lo hizo por la noche.
 
A su turno, Morales también aprovecho el foro para insistir que Bolivia recibió el fallo de la Corte de La Haya con "sencillez y humildad".
 
"Quiero decir al pueblo chileno: no queremos ganadores ni perdedores (en el juicio), queremos resolver. No se trata de enfrentar ni hacer quedar mal a nadie, somos pueblos vecinos,  nuestro deseo es que se cumplan los ofrecimientos", señaló el Mandatario al insistir en la necesidad de resolver el diferendo marítimo a través del diálogo y en paz.
 
"No es una reivindicación, es un derecho, volveremos al Pacífico con soberanía a través del diálogo", concluyó al agradecer las muestras de apoyo de líderes mundiales.
 
Por otra parte, más temprano en La Paz, en conferencia de prensa, el presidente en ejercicio Álvaro García Linera señaló que en los antecedes de su fallo, la CIJ afirmó que Bolivia nació con costa y que reconoce que Chile tiene un asunto pendiente con el país, elementos “demoledores” en la demanda de fondo.
 
En criterio del vocero marítimo, Carlos Mesa, la demanda boliviana generó tres elementos fundamentales de sustento, que tienen que ver con que Bolivia no basó su demanda directa o indirectamente en el Tratado de 1904; que no es verdad que si hay un fallo favorable para el país, se ponga en riesgo el marco jurídico internacional de la región respecto a los tratados; y tercero, que el Tratado de 1904 haya resuelto los temas pendientes entre Bolivia y Chile, ya que la CIJ reconoce que el país nació con mar.
 
Frente a las críticas de los opositores, en sentido de que el Gobierno usa el tema marítimo para buscar una nueva reelección, García Linera dijo que la demanda fue una decisión exclusiva de Morales y que no se puede ocultar ese aspecto por “honestidad intelectual”.
 
"Son dos cosas totalmente distintas; es una política de Estado la reivindicación marítima, y el triunfo debe celebrarse en ese contexto. Y la lógica que el Gobierno tenga en la dirección que quiera sobre la reelección es otra cosa totalmente distinta, que no debieran mezclarse", señaló, al respecto, el vocero de la demanda marítima, Carlos Mesa, tras participar en un acto público en La Paz.
 
Mientras la polémica continúa en ambos países, al interior del Legislativo chileno hay preocupación por el curso del proceso marítimo a cargo de su actual equipo jurídico. El senador chileno Francisco Chahuán, de Renovación Nacional, señaló ayer que "es necesario" el reforzamiento "ya que no basta con el despliegue parlamentario y de los ex presidentes chilenos, sino también de acompañarlo con una estrategia de comunicaciones tal como lo hace Bolivia".
 
El representante parlamentario declaró que Chile tiene "una Cancillería con una estructura de finales de los años 70".
 
A sus palabras se sumó el diputado del mismo partido de derecha, José Edwards, que agregó que Chile tiene "una Cancillería de la época de las cavernas y que se diseñó cuando prácticamente no teníamos relaciones con nadie en el mundo".
 
Los diputados oficialistas Gabriel Silber (Democristiano) y Daniel Farcas (del Partido por la Democracia) ya se habían manifestado preocupados sobre el agente chileno en Holanda, Felipe Bulnes, nombrado por el ex presidente Sebastián Piñera (2010-2014) tras la demanda limítrofe interpuesta en esa corte por Perú.
 
"Por primera vez en la historia chilena, en el equipo asesor no hay ningún diplomático de carrera. La Cancillería en este minuto se maneja entre abogados y políticos, no existe la diplomacia profesional. El Canciller chileno sacó a todos los diplomáticos en carrera y dejó a los de segunda categoría", acusó el ex embajador chileno Carlos Klammer
 
No obstante estas declaraciones, muchos políticos chilenos se manifestaron a favor de la permanencia de Bulnes.