PROFUNDA CONTRADICCIÓN

Con Puerto Regasificador, no hay Escobar residencial

En Tigre nunca se toleraría un puerto regasificador: no hay posibilidad de ejecutar un plan de desarrollo inmobiliario exitoso con un peligro ambiental tan cercano como lo supone un puerto regasificador. Escobar tendrá que rediscutir cómo es que aceptó un puerto regasificador. Ahora, dicen que el municipio de Escobar reclamó la actualización de documentación y las autoridades portuarias no la presentaron, por lo cual le labró una contravención, y se evalúa una clausura preventiva. Pero Escobar precisa algo más que una clausura preventiva.

 

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24/GBA). Eduardo Costantini vende humo cuando afirma que planifica un Nordelta 2 en Escobar. Con puerto regasificador en Escobar no es comparable un distrito y el otro, aunque no es la única diferencia importante que existe entre Tigre y el municipio que acaba de cumplir años.

Además de que Escobar carece de masterplan, un puerto regasificador es un mensaje de que el proyecto no es residencial sino ¿industrial?

Por lo tanto no es una clausura provisoria lo que precisa realizar Escobar con su puerto regasificador sino medidas más audaces.

Por ahora sólo tiene el acta de contravención (Nº002400007127), labrada a la Terminal Regasificación GNL Escobar, cuyo titular es Energía Argentina S.A. e YPF S.A. – U.T.E., ubicada en la calle Camino Jardín Náutico, Río Paraná Km. 74, Primera Sección de Islas Paraná de Las Palmas Escobar.

Desde el municipio informaron que la medida fue tomada debido al “incumplimiento de la empresa en el mantenimiento actualizado de la documentación” relacionada con la Seguridad, Higiene y Controles Ambientales, y a la Ordenanza Municipal Nro. 5117/13

Las actuaciones contravencionales se elevaron al Juzgado de Faltas N°1 de Belén de Escobar, donde se dispondrán las medidas del caso.

Y el Departamento Ejecutivo evalúa, dicen, la clausura preventiva.

Cabe destacar que representantes de diversas organizaciones no gubernamentales bonaerenses ya plantearon ante el presidente de la Auditoría General de la Nación (AGN), Leandro Despouy, las peligrosas consecuencias que, a su entender, podría generar en la población el funcionamiento de los buques regasificadores amarrados en los puertos de Bahía Blanca y Escobar.

Según las normas internacionales, este tipo de instalaciones deben realizarse mar adentro, mientras que el buque regasificador “Exemplar”, que opera en Escobar, se encuentra a más de 200 kilómetros de alta mar, lo cual vuelve virtualmente imposible concretar una zarpada de emergencia.

Tiene mucha razón el diputado bonaerense Ricardo Vago cuando habla al respecto “El Puerto Regasificador es un barco que se instala sobre la costa del Río Paraná a la altura de Escobar que posee instalaciones para convertir el gas licuado de petróleo proveniente de un barco metanero. El barco contiene un líquido que está a alta presión y a 200 grados bajo cero de temperatura que lo convierte en gas. El problema es que trae un volumen 600 veces superior en gas porque está comprimido y puede producir un desastre ante el riesgo de un choque, de un derrame, de una explosión o de un sabotaje porque se queman instantáneamente esas 16 mil toneladas produciendo una especie de bomba. En un radio de tres kilómetros a la redonda quema por calor radiante además las normas internacionales dicen que esos barcos tienen que estar en mar abierto o costas de lugares no poblados; Uruguay está poniendo un Barco Regasificador a tres kilómetros y medio de la costa con un muelle especial para que ante cualquier accidente se afecte solamente al barco y a su entorno inmediato”.

En tal sentido destacó que “en Escobar se pone al costado de la hidrovía que es el tráfico de todos los buques que van hacia los puertos de Rosario y barcos areneros que tienen un tráfico permanente en el mayor camino fluvial de la Argentina. Nosotros proponemos la relocalización del Regasificador y del metanero que va al lado porque si hay un choque como ocurrió hace unos días, en este caso no habría ninguna alternativa de solución del conflicto”. 

Cuando organizaciones del partido de Escobar fueron recibidas por Despouy, mucho se habló de los aspectos negativos de las incorrectas localizaciones de buques regasificadores de GNL y las operatorias “ship to ship” (de un barco a otro).

Las organizaciones subrayaron la gran preocupación por el peligro al que se expone a millones de personas en un radio de 50 kilómetros a la redonda, situación que se presenta desde que los buques metaneros ingresan al Río de La Plata, para el caso de Escobar.

El personal de la Auditoría General de la Nación identificó una problemática ambiental importante para el caso de Escobar por tratarse de una región de distribución de bosques nativos, humedales y reservas (Otamendi, Río Lujan, Biósfera de Campana, Delta del Paraná, etcétera), donde el agua que consumen diariamente millones de argentinos es almacenada y purificada naturalmente.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario