ENTRE RÍOS QUEBRADA

Manos arriba "Pato": ¿Dónde va a parar la plata?

Sólo en 2014 y para pagar sueldos, el ¿presidenciable? Sergio Urribarri emitió deuda por casi $900 millones. A eso hay que agregar que entre deuda consolidada y flotante, la suma ya supera los $12.000 millones.

PARANÁ (U24 Entre Ríos). El cartel colocado por el gobierno en una obra pública importante de Paraná, no deja lugar a duda. Costo de la obra: $ 11.800.000. Plazo de ejecución 305 días. Para esa obra, adjudicada a una conocida firma que siempre gana licitaciones, que también las ganó en “otras” épocas, el contrato de ejecución se había firmado en junio de 2011, por lo que tendría que haber finalizado en junio de 2012. Algo más de 2 años después sigue sin finalizarse generando ajuste y más ajustes de costos, que incrementarán aquél presupuesto inicial vaya uno a saber hasta cuanto. A esos números es imposible acceder. ¿Multa por no cumplir con el plazo de ejecución? Ja!!

El acceso norte de Paraná, una obra que comprendía la realización de una doble vía de 10,5 kilómetros, que unirían el acceso al Túnel Subfluvial con la Ruta 12, que sería financiada por la Nación por un monto de $140 millones, sólo se terminó hasta menos de la mitad. Se construyeron 4,1 kilómetros. Pero, de acuerdo a los registros del Ministerio de Planificación que dirige Julio De Vido, la totalidad de los fondos fueron girados a la provincia. La empresa que debía hacer la obra -y que ya la abandonó-, está gerenciada por Carlos Galuccio.

Sí, sí, acertó, es hermano del actual presidente de YPF, Miguel Galuccio. La obra no concluyó, el dinero ingresó, y en el tramo sin terminar siguen ocurriendo accidentes graves y fatales, pero nadie se hace responsable. Por las dudas, a esa misma empresa el gobierno la acaba de beneficiar con otra obra financiada por la Nación. Esta vez por $480 millones. ¿La terminarán, o quedará también por la mitad y sin fondos para seguirla, como pasó con el acceso norte?

Pero el Ejecutivo provincial también “invierte” en otros proyectos de gran importancia: Como los $35 millones destinados a la reconstrucción del autódromo de Concepción del Uruguay, como se imaginarán una obra por demás necesaria (jejejé... ). Tan necesaria que para hacerla, por ejemplo, se dejan de construir las defensas contra las crecientes del Río Uruguay en esa ciudad. 

Asimismo hay inversiones de ese tipo, aunque algo menores, apenas $20 millones para los autódromos de Concordia y Paraná. Asfalto para los autódromos, pero las rutas entrerrianas siguen esperándolo. La Ruta 6, la Ruta 1, la Ruta 20, solo por nombrar algunas son todas rutas a las que el gobernador fue a poner los carteles de inicio de obra. Los arreglos fueron presupuestados, las obras licitadas y adjudicadas, las empresas comenzaron a trabajar y a los pocos meses abandonaron por falta de pago, a pesar que las partidas en el Ministerio de Hacienda y en el Ministerio de Planificación aparecen como ejecutadas. Entonces ¿cuál fue la asignación del dinero?

Lo mismo ocurre con otras cientos de obras diseminadas a lo largo y ancho de la provincia que se encuentran iniciadas y abandonadas, o con los plazos de ejecución vencidos. Viviendas, escuelas, dispensarios, alcantarillados, puentes, caminos rurales, electrificación rural, acueductos, ferroviarias, calles en distintas ciudades y una interminable lista de obras, sin terminar que por supuesto suman millones y millones de pesos que en muchos casos figuran como ejecutados.

Ni hablar de los subsidios, algo que el Gobierno utiliza sin ningún tipo de control y de los que solo informa algunos. Claro que cuando lo hace han pasado varios meses. Como el caso del subsidio otorgado a los organizadores de una carrera de TC en Concepción del Uruguay. Es decir les hizo el autódromo y encima les financió la organización de la carrera.

Las historias de las cosechadoras truchas, de LAER, de COTAPA y el Frigorífico San José, de Pampa Riego, ya han tenido amplia cobertura en U24 Entre Ríos, pero ellas son apenas las más visibles, hay otras, muchas más, en las que la larga mano de la corrupción queda en evidencia y demuestran porque a Urribarri y su gobierno no hay plata que le alcance.

Un caso que tuvo “poca prensa” es el de ENERSA, empresa de energía de Entre Ríos, que en el término de tres años fue “capitalizada” en más de $400 millones. Eso sí con autorización de la legislatura provincial. ENERSA es un verdadero agujero negro que recibe estos montos millonarios para capitalización sin ningún tipo de control sobre los mismos.

Las burdas maniobras que intenta el gobierno, quedan sin embargo en evidencia al ver los números del presupuesto 2015, en el cual solo el 15% del mismo es destinado a inversión. Una cifra ínfima para poder lograr “Todos los días una obra más”, tal como dicen los carteles del “gran soñador entrerriano”.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario