$90 MILLONES

Confirmado: Los chinos se quedan con frigorífico y láctea

Tal como era imaginable (ya que nunca existieron ofertas alternativas) la venta de la usina láctea de Paraná, Cotapa, y de la Procesadora Ganadera Entrerriana (ex frigorífico San José), será por $90 a una sociedad entre capitales chinos y una empresa argentina. El precio provoca polémica: para muchos es una bicoca, pero otros insisten en que no hubo otra oferta alternativa. El tema de fondo es que el Gobierno entrerriano invirtió $180 millones pero eso no le agrega valor al precio final de los activos y, en todo caso, debería provocar una investigación sobre la ejecución de esas partidas financieras.

PARANÁ (U24 Entre Ríos). ¿Podría haberse declarado desierta la oferta por los activos vendidos por el Estado entrerriano? Sí, por supuesto. Pero ¿quién pagaría la continuidad de las empresas en ruinas? Luego, ¿cuál sería el proyecto que justificaría inyectar ese dinero?

En todo el caso, el problema ocurrió antes, cuando se aportaron $180 millones sin tener un proyecto, y muchos creen que se malgastó ese dinero, quizá en beneficio de algunos funcionarios. 

Desde septiembre de 2010 el Estado tenía el 51% de las acciones de Cotapa (Cooperativa Tambera de Paraná), luego se acordó un plan de refinanciación de deudas con la AFIP y en diciembre de ese año comenzó a funcionar. Ya en julio de 2012 se hablaba de la posible venta de Cotapa, se le entregaron subsidios millonarios, hubo despidos y demoras en pagar los salarios hasta que el Estado determinó la venta de sus acciones.

En el caso del Frigorífico San José, en noviembre de 2011 se aprobó un crédito de $70 millones para poner en funcionamiento la planta y 30 días después el Estado entrerriano adquirió los activos de la planta frigorífica que perteneciera a la brasileña JBS. En julio de 2012, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner y el gobernador Sergio Urribarri realizaron un acto para ponerlo en marcha. El 85% era del Estado y el 15% pertenecía a ganaderos de la provincia.

El frigorífico fue promocionado en cadena nacional por Cristina como un ejemplo de una planta industrial recuperada y reabierta con un crédito del Bicentenario. Pero, al poco tiempo, otra vez había cerrado, y el Estado entrerriano, que tenía el control mayoritario de la empresa, debía resolver su futuro.

Hoy día el Estado entrerriano no puede seguir financiando el giro operativo de esos activos, tiene que sacárselos de encima, bloqueó la venta directa buscando nuevos oferentes pero nunca llegaron, y termina vendiéndole a quien ya había ganado la venta directa que se anuló.

Schunk intentó justificarlo: “La decisión política de proceder a la venta de los paquetes accionarios de estas firmas está fundada en el hecho de la necesidad de garantizar la continuidad de ambos complejos productivos, lo que exige un alto nivel de inversiones en capital con la garantía de continuidad de los puestos de trabajo”.

Así, tal como anunciara U24 Entre Ríos,

> Premieur S.A. (Juan Carlos Acevedo Díaz, propietario de Ganadera Cañuelas S.A. y de Lis Royal S.A.) y

> Cartipam S.A. (capitales chinos, con sede en General Pico, La Pampa, que explota una planta que produce sulfato de condroitín), se quedan con la usina láctea Cotapa; y la Procesadora Ganadera Entrerriana (ex Frigorífico San José).

En marzo de 2014 esta UTE (unión transitoria de empresas) había comprado el frigorífico en forma directa, pero el gobierno provincial no se lo adjudicó, asegurando que el procedimiento adecuado era llamar a los interesados a concursar dentro de una licitación.

Esto ocurrió el 21/07, cuando el Ministerio de Producción anunció que la licitación era “conveniente y necesario”.

Pero el ministro de la Producción, Roberto Schunk, quien trabó la venta en su etapa anterior, no consiguió interesados que ofertaran más dinero. Schunk es un invento del gobernador Urribarri.

El 14/08 se produjo la licitación en la cual se presentaron 2 ofertas: 1 sólo por el frigorífico y otra por las 2 empresas.

Es más: los compradores pudieron haberse llevado ambas empresas ofertando menos dinero aún (dicen que por $70 millones, Schunk también firmaba la venta) pero decidieron ofertar $90 millones y hacer mutis por el foro.

Semanas atrás, el diputado provincial por el Partido Socialista, Lisandro Viale, señaló: “El gobierno provincial ha dilapidado recursos públicos en verdaderos desastres: propuso la Arróz S.A. en donde designaban US$50 millones para empresas amigas, regalaron $5,5 millones en forma de créditos blandos para las cosechadoras truchas, $10,5 millones para Cotapa, otras decenas de millones en el frigorífico San José; todo este dinero podría haber ido a financiar, con préstamos blandos, a los productores arraigados en nuestro territorio; pero ese dinero público ya no está; por eso entendemos que el ministro Schunk no puede hacer oídos sordos a la situación, debe dar repuestas o renunciar”.

El fracaso de la Administración Urribarri es enorme porque afirma que invirtió $180 millones, por lo menos... y termina vendiendo por la mitad.

Unos afirmarán que es una conducta habitual en procesos de gran recesión: quien necesita vender, malvende; quien tiene liquidez, compra barato.

Otros dirán que este caso es un exceso, al respecto, culpa de la incapacidad de los de Urribarri para gestionar.

No obstante, esto no parece una noticia ya.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario