LAS RELIQUIAS DE LA MUERTE

Potter vs. Voldemort: 2 liderazgos diferentes

La historia de 'Harry Potter y las Reliquias de la Muerte' es conocida desde 2007; ahora llegó con despliegue cinematográfico abundante en efectos especiales. Pero la clave de la trama es otra, y tiene que ver con cuestiones cotidianas.

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). Los fans porteños de fueron afortunados al acceder a la 1ra. parte de 'Harry Potter y las Reliquias de la Muerte' antes que los espectadores del resto del mundo.

 
El miércoles 17/11 fue el estreno anticipado de la penúltima entrega del personaje nacido en el valle de Godric, en teoría cercano a Gales, una de las naciones celtas que integran el Reino Unido.
 
La película es la 1ra. parte de las 2 en las que se adaptó la 7ma. y última novela de la zaga escrita por la británica J. K. Rowling, largometraje dirigido por David Yates, tal como ocurrió con  'Harry Potter y la Orden del Fénix' y 'Harry Potter y el misterio del príncipe'.
 
Yates ha logrado que no se extrañe a Chris Columbus, Alfonso Cuarón y Mike Newell, los directores de películas anteriores.
 
La biografía de Yates afirma que el común denominador de sus obras está en el tratamiento de temas como la corrupción, la manipulación y diversas intrigas institucionales.
 
Sin embargo, lo interesante del filme que acaba de estrenarse, más allá de la acción, que es intensa -aunque dicen que en la parte 2 será mayor-, de los efectos especiales y de los personajes, con quienes millones de personas se han encariñado, es la apelación permanente al cumplimiento de la misión, que trasciende a las personas.
 
Es evidente que Harry Potter es 'el Elegido', un concepto utilizado en otras epopeyas culturales: el personaje de Neo, en Matrix; o el hobbit Frodo, en El Señor de los Anillos; o Anakin Skywalker en Star Wars también fueron reivindicaciones del 'Elegido', pero no deja de resultar interesante para estos tiempos de individualidad extrema el concepto del grupo que rescata esta historia de Harry Potter.
 
Desde el inicio la misión de todos los integrantes de la Orden del Fénix, que integra Potter, es preservar la vida del protagonista, y como la cruzada que emprenden tiene consecuencias trágicas para los amigos de Harry, éste se plantea abandonarlos "para no hacerlos sufrir".
 
Su amigo Ron lo sorprende una noche cuando Harry intenta huir de 'la Madriguera', el lugar donde se encuentra el grupo, y le dice: "¿Creés que alguien muere por vos? Esto no es por vos, por más que seas el Elegido. Esto es algo más grande".
 
En definitiva, el Elegido no es un fin en sí mismo sino un personaje de una trama superior, y si muchos poderosos contemplaran un concepto tan sencillo, sus existencias y las de quienes los rodean, serían bien diferentes.

El líder es un personaje de una misión pero no puede resultar su figura excluyente, precisamente para que la misión resulte exitosa. En una sociedad basada en el exitismo como estándar de conducta, a menudo se pierde de vista una cuestión tan superlativa.

 
La defensa del 'legado' va más allá del Elegido, quien, en definitiva, simboliza y protagoniza una disputa que lo trasciende, y si no lo entiende, peor para él.
 
En tiempos en los que se insiste en que las ideas están en crisis, las ideologías murieron y las convicciones ingresaron a terapia intensiva, es importante el mensaje que surge desde una apasionante ficción.
 
La lealtad por el otro, en nombre de la amistad pero también del cumplimiento de esa misión superior, es lo que lleva a los amigos de Harry, Hermione y Ron, a huir con él; y a otros personajes a asumir también el sacrificio personal aún hasta la muerte.
 
Es cierto que algunos conceptos similares sobre objetivos y misiones también existen del lado de los malos. Voldemort tiene sus seguidores, dispuestos a asumir toda clase de riesgos para lograr que él recupere su poder perdido.
 
Sin embargo, Voldermot es mucho más personalista y su narcicismo deriva en crueldad extrema, marcando el contraste con el tipo de liderazgo de Potter, que es más colegiado o de equipo y altruista. Voldemort no tiene amigos pero Potter tiene, por lo menos 2.

Esto le permite a Potter trabajar en equipo mientras que Voldemort hasta desprecia ese concepto porque su ambición es unipersonal y no lo trasciende: se circunscribe a él.

Voldemort quiere el poder para abusar de él. Para Voldermort, el poder es un fín en sí mismo, y eso aplana su propio anhelo de trascendencia, mientras que Potter pareciera ser protagonista a su pesar porque sus afanes y deseos son más pedestres. Él carece de apetencia de poder. Él es casi una víctima de una circunstancia que no provocó. Pero eso no le impide asumir la responsabilidad, tener convicciones y ratificar su compromiso con ellas.

 
No está mal para estos tiempos revisar esos conceptos. En especial cuando en su evolución hasta biológica, Harry Potter es una historia para adolescentes y jóvenes, no solamente para niños. Es importante fijar desde edades tempranas algunos conceptos que no deberían permanecer solamente en el mundo mágico...

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario