CAJONEADA

Ley de Medios genera los primeros roces en la segunda gestión de Dilma

Si bien el presidente del oficialista Partido de los Trabajadores (PT), Rui Falcão, salió este lunes a impulsar la Ley de Medios que estaba entre las ideas para la segunda gestión de Dilma Rousseff, desde el seno del gobierno algunos ministros aseguran que la iniciativa permanecería "encajonado" por el momento y no forma parte de las prioridades de la nueva gestión.

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24) - El proyecto de ley para regular los medios de comunicación, defendida ampliamente por el presidente del oficialista Partido de los Trabajadores (PT), Rui Falcão, permanecerá encajonado en el segundo mandato da presidente Dilma Rousseff, según relata el portal Brasil247.
 
Según ministros del gobierno, la iniciativa no forma parte de la pauta prioritaria de la reelecta jefa de Estado de Brasil, quien concentrará sus esfuerzos en la aprobación de una reforma política, que busca cambiar la forma de financiamiento de los partidos y sus actividades. En mayo pasado, un documento aprobado por la cúpula del PT incluía el “compromiso de discutir la democratización de los medios de comunicación en un eventual segundo mandato".
 
Según el columnista del diario O Globo Ilimar Franco, de amplio tránsito con funcionarios en Brasilia, ministros afirman que la iniciativa no forma parte de la pauta prioritaria del gobierno y que la reelecta jefa de Estado de Brasil concentrará sus esfuerzos en la aprobación de una reforma política, que busca cambiar la forma de financiamiento de los partidos y sus actividades.
 
En mayo pasado, un documento aprobado por la cúpula del PT incluía el “compromiso de discutir la democratización de los medios de comunicación en un eventual segundo mandato", sin que eso implique "ninguna forma de censura, limitación o control de contenido".
 
El ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva también se manifestó en defensa de una nueva legislación para regular el funcionamiento de los medios . El actual ministro jefe de la Casa Civil, Aloizio Mercadante, ya se posicionó contra la propuesta defendida por Falcao y por el ex ministro de Comunicación de Lula Franklin Martins, quien trabajó en la coordinación de redes sociales en la campaña de Dilma por su relección.
 
Alianzas para gobernar
 
En la recta final del segundo turno el PT logró activar a un sector amplio de la militancia agitando el fantasma de que un eventual triunfo del PSDB traería de vuelta una onda conservadora y derechista al país. Esta misma polarización que permitió la victoria a Dilma aumenta las contradicciones del nuevo gobierno.
 
Por un lado, el triunfo solo fue posible escondiendo que los tres años de mandato del PT se basaron en alianzas con parte de los sectores más reaccionarios y oligárquicos de la política brasilera, en la negación de los derechos democráticos más elementales y en el apoyo a los grandes monopolios capitalistas, en detrimento de las demandas más sentidas por el pueblo, que emergieron en las jornadas de Junio de 2013. Es decir, el diálogo con el sentimiento de cambio que prima en la sociedad solo fue posible alentando expectativas e ilusiones de que el nuevo gobierno podrá ser más de izquierda que el anterior.
 
Por otro lado, estas ilusiones y expectativas se chocarán con un gobierno que tendrá que atender las exigencias de ajuste por parte del empresariado para hacer frente al deterioro económico. Así, aunque no está claro cuáles serán los ritmos, podemos esperar recortes en los gastos sociales para lidiar con el alto endeudamiento público, el aumento del desempleo, lidiar con altos índices inflacionarios, aumento de tarifas postergadas por las elecciones y un largo etcétera.
 
Justamente como el PSDB y el PMDB salieron fortalecidos de las elecciones, el PT será rehén de las alianzas con las oligarquías reaccionarias que componen su base aliada, postergando para el "día de la escarapela" todas sus promesas, incluso en el ámbito de los derechos civiles más elementales de mujeres y homosexuales, como el derecho al aborto o la criminalización de la homofobia.
 
Es decir, las ilusiones a izquierda se chocarán con un gobierno debilitado y más a la derecha. Es un escenario fecundo que puedan emerger nuevamente las energías liberadas en las grandes manifestaciones de Junio de 2013 y durante las huelgas que han sacudido el país.

 

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario