PRAT GAY A MASSA: "EL CEPO SE RESUELVE EN 100 HORAS"

Cristina premia al ladrón y al que se equivoca

El periodista Luis Gasulla ("El Negocio de los Derechos Humanos" y "El Negocio de la Impunidad"), respondió, en su visita al programa La Mirada (Canal 26), que a él le parecía que Cristina Fernández de Kirchner era más corrupta que Néstor Kirchner porque éste, cuando el escándalo era imparable en sede judicial, hacía renunciar al involucrado pero Cristina lo mantiene en su cargo. Alfonso Prat Gay, entrevistado por el diario La Capital, de Rosario, le agrega otra característica negativa de Cristina: premia al que se equivoca. En ambos casos, son rasgos de un capricho déspota, autoritario pero también obtuso.

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). "Claramente hay más problemas de los que el gobierno admite. El problema de la deuda, pese a lo que se dice, no está resuelto. Lo mismo pasa en materia energética o en la cuestión social. Hoy es mayor la pobreza que cuando asumió Cristina Kirchner en 2007, llevamos siete años de deterioro de las variables sociales, el salario real bien medido también es mas bajo que en 2007. No puede ser que todo sea discurso y relato", le explicó Alfonso Prat Gay a quien lo entrevistaba, Marcelo Carné, del diario rosarino La Capital.
 
A partir de allí ocurrió el siguiente fragmento:
 
—Sin embargo en esa coyuntura que describe, parece haber quedado en el centro de la escena la pelea con los fondos buitre...
 
—Los fondos buitre no son un problema central. Son una sentencia de 1.600 millones de dólares que es el 0,3 por ciento del PBI.
 
—¿Se puede resolver sencillamente entonces?
 
—Lo primero que digo es: no caigamos en la trampa del gobierno de pensar que se nos va la vida con los fondos buitres. Si este gobierno, que tuvo récord de recaudación con un promedio de 100 mil millones de dólares más por año que cualquier otro, se ahoga en el vaso de agua de los buitres es una medida de su fracaso. Los problemas son la inflación, la inseguridad, el desempleo y la caída en la actividad económica. Los fondos buitre son una cortina de humo. El tema puede resolverse quitándoles el músculo, el poder de negociación, ir al juzgado hacer un buen arreglo y ya está.
 
—En el Banco Central hubo un recambio. ¿Ve allí alguna modificación de fondo o es un mero cambio de nombres?
 
—Yo no lo conozco a (Juan Carlos) Fábrega, pero juzgo a las personas por sus políticas y aunque muchos quisieron transformarlo en un estadista era un obediente que nunca le dijo no al gobierno. Le giró adelantos y utilidades que no existían o que violaban la carta orgánica y fue siempre funcional a lo que le pedía (Axel) Kicillof. Se ve que no alcanzaba con un obediente y ahora (al ministro de Economía) le traen un obsecuente como (Alejandro) Vanoli. Aunque en el fondo es la misma lógica con distintos nombres. Recuerdo que en el peor momento de consideración publica de Guillermo Moreno, yo decía que el problema era el que le daba las instrucciones. Y muchos desde la propia oposición me criticaban porque decían que era muy blando con él, pero Moreno cuánto hace que no está más y la lógica es la misma. Kicillof o Moreno son circunstanciales, el tema es Cristina.
 
—La cuestión sería más política que económica...
 
—Se retroalimentan porque los problemas económicos se inician con malas decisiones políticas. Esto tiene una raíz política y psicológica que es difícil de explicar que es el ascendiente que tiene Kicillof sobre Cristina. Yo lo he dicho varias veces: Cristina tiene la patología de premiar al que se manda las cagadas. Kicillof le dijo hace tres años que no se preocupara, que con el cepo ni caían las reservas ni había que devaluar y hoy la moneda vale tres veces menos que en 2011. Ni que hablar si nos remontamos en el tiempo, cuando nosotros nos fuimos del Banco Central con un billete de 100 pesos se compraban 50 kilos de pan ahora te vas con una bolsita de la panadería. Esa es la medida de cómo han saqueado el Banco Central. El kirchnerismo se llevó puesto el Banco Central.
 
—¿Así planteado, cuánto puede llevarle al próximo gobierno resolver estas cuestiones?
 
—Hay cuestiones que se resuelven a lo largo de todo un período y otras en la primera semana. Por ejemplo hay un candidato que dice que el cepo cambiario se resuelve en 100 días. Si se toma 100 días para resolver lo mas fácil no quiero pensar el tiempo que se va a tomar para resolver el narcotráfico, la educación o los problemas de infraestructura, va a haber que votarlo cinco períodos. El cepo se resuelve en 100 horas no en 100 días. Ahora, bajar la inflación del 40 por ciento hasta un dígito puede llevar dos o tres años. De hecho nosotros proponemos hacerlo en cuatro pero si hacemos las cosas bien podríamos hacerlo en dos porque cuando se hacen las cosas bien uno se sorprende por los propios resultados. Lo que quiero decir es que lo importante es la confianza. Aun con una mala herencia, aun después de la caída del precio de la soja y el petróleo están dadas las condiciones porque son muy altos y el país podría financiarse en el exterior a tasas muy bajas e invertir en infraestructura. Hoy, a Paraguay le cobran una tasa del 4 por ciento anual, mientras nosotros seguimos peleando con los buitres. Esta todo dado vuelta.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario