HOLDOUTS

Griesa ya decide si da a luz a nuevos buitres

A fines de la semana pasada, el fondo de inversión EM Limited, del multimillonario Kenneth Dart, presentó una demanda contra la Argentina ante el juzgado del juez Thomas Griesa en Nueva York en la que reclama un fallo similar al que benefició a los fondos Elliot, de Paul Singer, y NML, entre otros, por los bonos argentinos en default que aún conservan en su poder. Ahora debe decidir el magistrado. Desde el Ministerio de Economía aseguran que “estaba dentro del análisis” la aparición de nuevos fondos pero recuerdan las palabras de Cristina de jueves (23/10): "le vamos a pagar al 100% de los acreedores, pero dentro de la legalidad".

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24).- El Juez Thomas Griesa puede complicarle mucho las cosas al Gobierno de Cristina Fernández en su puja con los Fondos Buitres si termina aceptando la demanda presentada el jueves pasado (24/10) por EM Limited, del multimillonario Kenneth Dart. Aunque en el Ministerio de Economía aseguren que "estaba dentro del análisis cuando se tomaron determinadas decisiones, como decir que no se podía hacer la negociación que establecía Pollack (Daniel, el mediador que sentó Griesa con las partes)", lo cierto es que si Griesa acepta a Dart, habría que sumar al pago que hoy reclaman los buitres otros US$ 595 millones más los intereses y punitorios generados en más de una década.

Se trata del primer me too de peso con el que deberá lidiar Argentina, esos bonistas que buscarán replicar el fallo principal.

"EM ahora busca una orden judicial de este tribunal que es la misma orden que fue emitida en NML v. Argentina", pidió el nuevo demandante según revela hoy el diario El Cronista.

Hay otra amenaza. Detrás de Dart, en causas separadas, otros fondos de inversión y acreedores individuales pidieron a Griesa réplicas de su sentencia, en calidad de me too. Se estima que existen demandas potenciales por US$4500 millones, de las cuales ya se habrían activado US$1000 millones.

En la cartera de Axel Kicillof, se muestran indiferentes: "Estaba dentro del análisis cuando se tomaron determinadas decisiones, como decir que no se podía hacer la negociación que establecía Pollack (Daniel, el mediador que sentó Griesa con las partes)", indicaron.

Por lo pronto, a fines de junio, el juez Griesa desestimó el pedido de los primeros me too que aparecieron y argumentó que primero quería resolver el pago del fallo que Argentina todavía no acató. Desde entonces pasaron muchas cosas: el país entró en default al no poder pagar los vencimientos de deuda regularizada y el juez lo declaró en desacato por no cumplir con sus órdenes, lo que podría redundar en un cambio de actitud para con los nuevos litigantes, agrega El Cronista.

Mientras Griesa reflexiona sobre el pedido de los nuevos buitres, pospuso para una semana más tarde la audiencia que había convocado a pedido del Citibank para el 2º de noviembre. El Citibank es agente fiduciario de la deuda con legislación argentina y debe pedir permiso al juez antes de cada vencimiento.

La demanda original de EM es de 2003. Lo que busca ahora es una sentencia que ordene al país pagarle el reclamo por US$835 millones por los bonos defaulteados en 2001.

EM es uno de los holdouts que no están incluidos en el fallo con el que Griesa, con su propia interpretación de la cláusula pari passu, ordenó a la Argentina pagarles a Elliot, NML y otros un monto que hoy, con los intereses acumulados, ronda los US$1.700 millones.

Si el juez sentenciara a favor de EM, se le sumarían a la Argentina unos US$835 millones a los US$1.700 millones que ya debe pagarle a los holdouts.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario