EPIDEMIA

Ébola: Entre el proyecto militar y los primeros ensayos para una vacuna

En los años 80's un proyecto militar sudafricano buscaba desarrollar agentes biológicos y químicos que pudieran matar o esterilizar a la población negra y asesinar a enemigos políticos. Entre los agentes desarrollados se encontraban los virus Marburg y ébola. Con el último brote surgido en África, las preguntas sobre si la cepa fue voluntariamente liberada encendieron las teorías más conspiracionistas. A partir del 1 de noviembre se realizarán en Suiza las primeras pruebas de la vacuna.

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24) - El proyecto secreto de la cepa 'militar' de ébola fue lanzado en Sudáfrica en la década de los 80. Durante la época del apartheid, el Dr. Wouter Basson lanzó en Sudáfrica un proyecto de armas biológicas secretas llamado Proyecto Costa, recuerda el portal de investigaciones independientes Old-Thinker News, y su autor, Daniel Taylor.

El objetivo del proyecto era desarrollar agentes biológicos y químicos que pudieran matar o esterilizar a la población negra y asesinar a enemigos políticos. Entre los agentes desarrollados se encontraban los virus Marburg y ébola.

El proyecto se llevó a cabo en los años 1982-1987, cuando se desarrolló una gama de agentes biológicos, como el ántrax, el cólera y los virus Marburg y ébola y para la toxina botulínica

De acuerdo con un artículo publicado en 2001 por la revista 'The New Yorker', la Embajada de USA en Pretoria se mostró "terriblemente preocupada" ante la posibilidad de que Basson revele profundas conexiones entre la Costa del Proyecto y USA.
 
En 2013 Basson fue declarado culpable por "conducta no profesional" por el Consejo de Salud de Sudáfrica. La experta en armas biológicas Jeanne Guillemin, investigadora principal en el Programa de Estudios de Seguridad en el 'Massachusetts Institute of Technology' escribe en su libro sobre las armas biológicas: "El proyecto se llevó a cabo en los años 1982-1987, cuando se desarrolló una gama de agentes biológicos, como el ántrax, el cólera y los virus Marburg y ébola y para la toxina botulínica […]".

El programa de armas biológicas de Basson terminó oficialmente en 1994, pero nunca se produjo una ninguna verificación independiente de que los patógenos creados fueron alguna vez destruidos. Según 'The Wall Street Journal', "la integridad del proceso recaía exclusivamente sobre la honestidad del doctor Basson".

Basson afirmó haber tenido contacto con las agencias occidentales que le proporcionaban "asistencia ideológica" en el Proyecto Costa. Basson dijo en una entrevista para el documental 'Guerra de Ántrax' que se reunió varias veces con el doctor David Kelly, el famoso inspector de armas de la ONU en Irak. Kelly, que era un experto en armas biológicas en el Reino Unido, fue encontrado muerto cerca de su casa en Oxfordshire en 2003. Aunque según la versión oficial, se suicidó, los expertos médicos lo dudan.

En un artículo publicado en 2007 en Mail Online, se informaba que una semana antes de su muerte, el doctor Kelly iba a ser entrevistado por el servicio de contraespionaje británico MI5 sobre sus vínculos con el doctor Basson.

Timothy Stamps, ministro de Salud de Zimbabwe, sospecha que su país estuvo bajo el ataque biológico durante la época en que operaba el doctor Basson. "Las evidencias de que no se trataba de fenómenos naturales eran muy claras. Deberíamos responder a la pregunta de si fue causado o no por alguna inoculación directa o deliberada", dijo Stamps en 1998.

Stamps denominó específicamente los virus ébola y Marburg como sospechosos, al suponer que su país estaba siendo utilizado como un campo de pruebas para 'el ébola militar'. "Ébola fue [encontrado] a lo largo de la línea del [río] Zambezi, y sospecho que esto puede haber sido un experimento para comprobar si un nuevo virus podría ser utilizado para infectar directamente a las personas", dijo.

A principios de septiembre, el rotativo 'The Ghanaian Times' señaló, coincidiendo con el reciente brote de ébola, la existencia de vínculos entre Basson y el desarrollo de armas biológicas. El artículo apunta que "hay dos tipos de científicos en el mundo: los que están tan preocupados por el dolor y la muerte causados a los seres humanos por la enfermedad que incluso sacrifican su propia vida para tratar de curar enfermedades mortales, y los que utilizan su habilidad científica para matar a seres humanos bajo órdenes de... gobierno... ".

La información sugiere una inquietante perspectiva sobre el reciente brote de ébola sin precedentes.

Según lo revelado por 'The Age', el microbiólogo australiano y premio Nobel Sir Macfarlane Burnet instó secretamente al Gobierno australiano en 1947 a desarrollar armas biológicas para utilizarlas contra los "países superpoblados de Asia sudoriental." En una reunión celebrada en 1947, el Comité estatal de desarrollo de nuevas armas recomendó que "las posibilidades de un ataque sobre los suministros de alimentos de Asia sudoriental e Indonesia con el uso de agentes biológicos deberían ser considerado por un pequeño grupo de investigación".

"Esta información nos arroja una interesante perspectiva sobre el reciente brote de ébola sin precedentes. ¿Es un fenómeno natural orgánico? ¿Pudo haber escapado accidentalmente esta cepa de ébola de un laboratorio de armas biológicas? ¿O acaso fue soltada deliberadamente?", concluye Daniel Taylor.

Ensayos para la vacuna

La Organización Mundial de la Salud (OMS) dijo hoy que el 1 de noviembre empezarán en Suiza los ensayos clínicos de una de las dos vacunas candidatas contra el ébola.

"El valor del ensayo de Lausana (Suiza) es que incluirá a la mitad del total de voluntarios en los que se probará la vacuna y permitirá tener el número suficiente de personas para probar su seguridad e inmunogenicidad (producir respuesta inmunitaria en el organismo)", declaró la subdirectora general de la OMS, Marie Paule Kieny.

La vacuna es la NIAID/GSK, desarrollada por la farmacéutica GlaxoSmithKline, y que ya está siendo probada con voluntarios en USA, Reino Unido y Mali.

La otra vacuna es la VSV-EBOV, producida en Canadá, cuyo gobierno ha donado un importante lote del producto a la OMS, el cual llegará hoy a Ginebra, donde la institución sanitaria tiene su sede mundial.

Estas vacunas serán almacenadas en el Hospital Cantonal de Ginebra y una parte de ellas se enviará en el momento oportuno a otros países donde tengan lugar los ensayos.

Se trata de 800 ampollas con las que se efectuará la parte más importante de la primera fase de las pruebas clínicas, que ya han empezado en Estados Unidos con un pequeño número de voluntarios, precisó Kieny.

En las próximas semanas, agregó, los ensayos de este producto se extenderán a Alemania, Gabón, Kenia y también se realizarán en Ginebra.

El número mínimo que se requiere para realizar las pruebas de una vacuna de este tipo es de 250 personas sanas, entre 18 y 65 años.

En el caso de ambas vacunas (unos 120 para cada una), aproximadamente la mitad de participantes de los ensayos estarán en Suiza, agregó la responsable.

De otra parte, Kieny informó de que los resultados de la primera fase de los ensayos que realizan con estas vacunas contra el ébola estarán listos en diciembre y, de ser positivos, serán enviadas en enero a los países africanos afectados por el virus del Ébola.

Explicó que en la primera fase de ensayos se busca, además de garantizar que las vacunas son seguras y producen alguna respuesta inmunitaria en el organismo (inmunogenicidad), conocer el nivel de dosis que se necesita para que sea eficaces.

Aunque no está formalmente decidido, existe un consenso entre los expertos que asesoran a la OMS y distintos organismos humanitarios de que las vacunas deben ser administradas en primer lugar a los "trabajadores de primera línea", sean sanitarios, enterradores o familiares que cuidan a enfermos de ébola.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario