COPA SUDAMERICANA

Al final, Capiatá se "comió" a Boca en la Bombonera

Boca perdió este miércoles (15/10) 0-1 con Deportivo Capiatá de Paraguay con gol en el primer tiempo de Lisando Magallán, en contra de su propia valla, a los 44’ por el partido de ida que correspondió a los octavos de final de la Copa Sudamericana 2014 en un encuentro que se disputó en la Bombonera. El conjunto ‘xeneize’ mostró una mala actuación en la que estuvo desprolijo, con muchas imprecisiones en la defensa pese a que en el segundo tiempo mereció el empate que no pudo concretar por la imbatible defensa paraguaya. En el encuentro fueron constantes las faltas antideportivas de los guaraníes sumados a comportamientos infantiles por lo que el árbitro Silvio Ricci amonestó a Cristián López, Ricardo Ortíz, Carlos Ruíz Peralta y Arturo Aquino. La previa de este partido estuvo marcada por la polémica por un cruce de palabras que protagonizaron Mariano Echeverría y Julio Irrázabal. El defensor boquense había dicho que si Boca perdía con los paraguayos “sería una catástrofe” por lo que el defensor auriazul le contestó a través de Twitter: "A quien te comiste p..."

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24).- En una actuación, deslucida y con muchas imprecisiones, Boca pierde este miércoles (15/10) ante el modesto equipo de Deportivo Capiatá de Paraguay por 0-1 por el partido de ida que corresponde a los octavos de final de la Copa Sudamericana 2014. 

Si bien estos rivales jamás se cruzaron en la cancha, ya hubo un cruce fuera de ella entre dos jugadores. Mariano Echeverría, defensor xeneize, había dicho que una derrota ante los paraguayos“sería una catástrofe”. En Paraguay las declaraciones de Echeverría no cayeron nada bien y Julio Irrazábal, defensor de los auriazules, salió a contestarle desde su cuenta personal de Twitter: "A quien te comiste puto..." fue el mensaje del guaraní, que insertó la imagen de las declaraciones del jugador de Boca.

Ahora, la revancha se jugará el próximo jueves 23 de octubre en la cancha de Sportivo Luqueño, ubicada en la ciudad de Luque, donde ejercerá su localía Capiatá. El ganador de la llave entre argentinos y guaraníes irá en cuartos de final ante Lanús o Cerro Porteño. 

Para este compromiso, el entrenador boquense Rodolfo Arruaberrena no contó con el mediocampista Fernando Gago, de gira por Asia con el seleccionado argentino, ausente también por esa razón el domingo último, en el triunfo sobre Central por 2-1.

En tanto, Capiatá eliminó primero a Danubio de Uruguay y luego a Caracas de Venezuela, y tiene un par de jugadores interesantes, como el delantero Fabio Escobar, quien tuvo un paso por el fútbol argentino con la camiseta de Atlético Tucumán, y el mediocampista Blas Irala.

En la etapa inicial, el ‘xeneize’ manejó el balón y los tiempos del partido, pero su actuación era pobre, con muchas imprecisiones y con dificultades en la elaboración de juego ofensivo con Andrés Chávez como referente mientras que el conjunto escobero estuvo muy bien armado en defensa con sus dos líneas de cuatro. Cuando faltaba un minuto para el cierre del primer tiempo, Lisando Magallán anotó el gol en contra de su propia valla tras un intento de Franco Escobar en sociedad con Ricardo Ortíz.

El equipo mitológico brinda una actuación lamentable con jugadores que simulan faltas constantemente, protestan, se victimizan en las que apelan a las actitudes infantiles.

En la segunda mitad, el ‘xeneize’ hizo méritos suficientes para poder dar vuelta la historia ya que buscó variantes con las pelotas aéreas aunque Capiatá se defendió muy bien, no perdió en ningún momento el orden y la concentración en el terreno de juego.

En relación a la victoria del equipo capiateño sobre el conjunto de la ribera, en la primera mitad, el elenco boquense buscó ser profundo con Andrés Chavéz siendo asistido por Juan Manuel el ‘Burrito’ Martínez recostado por el lateral derecho sumando a Jonathan Calleri en el medio para desarmar la defensa del combinado paraguayo que puso en cancha a cinco mediocampistas.

Boca insistía en el ataque con la determinación de Chávez en las jugadas ofensivas mientras que Capiatá trataba de contener los avances con los mediocampistas, Oscar Ruíz por la derecha con Ricardo Ortíz y sobre la izquierda Blas Irala junto con Carlos Ruíz Peralta. El elenco guaraní mostró presencia y personalidad dentro del campo de juego.

Pese a las imprecisiones, el ‘xeneize’ contó con los contragolpes de Chávez arrastrando marcas buscando achicar en las pelotas divididas sumando toques forzando la salida de Capiatá desde la mitad de cancha por los laterales con Gonzalo Castellani, Cristián Erbes y César Meli en el medio campo. 

Boca era Chávez dependiente en la generación de juego y en la ofensiva intentando encontrar claridad pero tuvieron enormes dificultades en las jugadas colectivas lo cual no le permitían quebrantar la férrea defensa paraguaya.

A los 20’ el equipo de la ribera contó con su posibilidad más clara tras un centro de Nicolás Colazo que luego de varios rebotes el ‘Burrito’ Martínez estuvo muy cerca de abrir el marcador que logró evitar el guardavalla, Antonio Franco.

El conjunto comandado por el ‘Vasco’ Arruabarrena construía mal las jugadas con sus dos puntas Chávez y Martínez por lo que se sentían incómodos desde el medio hasta el fondo sin conseguir el aporte de Erbes por las bandas porque el equipo dirigido por Héctor Marecos cerraba bien los espacios y no dejaban pasar a Boca que perdía en las pelotas divididas del ‘Burrito’ Martínez.

A los 30’ Oscar Ruíz se arrojó en una actitud infantil al piso tras ser bien cruzado por César Meli, actitudes que fueron una constante durante los 90’. A los 34’, Chávez sorprendió con tremendo zurdazo que despejó el arquero Antonio Franco.

Más allá de las pocas situaciones y de su voluntad de ir a buscar el partido, Boca no encontró el circuito futbolístico ideal para doblegar a Capiatá con Castellani que saltaba por atrás con Marín en la zona media.

A los 44’ Lisando Magallán intentó desviar el balón en un tiro de esquina y anotó en contra de su propia valla el 0-1 para los capiateños. El ‘xeneize’ sintió el golpe y apeló de manera desesperada el empate con el juego aéreo que nada pudo hacer con la seguridad de Antonio Franco.

En el segundo tiempo, Boca salió con más intensidad y actitud para presionar a Capiatá encontrándose más adelantado, achicando más en los espacios en el ataque con Calleri por la salida de los centrales que intentado cabecear con las pelotas bajas.

En el conjunto boquense Leandro Marín abría la cancha en sociedad con Meli y Erbes por los laterales que no podían traspasar la defensa rival aunque luego se sumaron los centros de Emmanuel Gigliotti con Calleri junto con Meli en las jugadas individuales que, por momentos, arrinconaba a Capiatá.

A los 37’ Oscar Ruíz dispuso de la única situación clara para los guaraníes cuando le envió un centro desde la izquierda a Fabio Escobar que disparó desviado.

A dos minutos del cierre, Jonathan Calleri ejecutó un tiro desde la derecha tras una serie de rebotes dentro del área que fue invalidado.

En medio de la tensión por la desesperación de Boca y la defensa imbatible de Capiatá, Arturo Aquino se arrojó el piso, al mismo tiempo le pidió al árbitro que no ingresaran los médicos.

A raíz de este comportamiento antideportivo, el juez brasileño, Sandro Ricci llamó a todos los jugadores boquenses, al juez de línea y al cuarto árbitro para llamarle la atención a la persona que manejaba las planillas en Capiatá. En la última acción, Jonathan Calleri descargó un remate desde la izquierda que quedó en las manos de Antonio Franco. 

El ‘xeneize’ no jugó bien, fue un perfecto desconocido dentro del terreno de juego, estuvo decaído y muy desordenado en la distribución de las acciones por lo que tampoco encontró el rendimiento ideal.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario