RE-REELECCIÓN

Evo gana su re-re con 60% y se acerca al 75% del Legislativo

Evo Morales logró una aplastante reelección en los comicios del domingo, de acuerdo al sondeo de boca de urna de TV Unitel: 61% de los votos frente al 24% de su rival, el magnate cementero Samuel Doria Medina. Así, el ex sindicalista cocalero será el 1er. mandatario en gobernar el país por 3 períodos consecutivos. Morales ha prometido consolidar los planes sociales y aumentar el rol del Estado en la economía para prolongar la bonanza que llevó la pobreza a mínimos históricos durante sus nueve años en el poder. Bolivia votó a favor de la continuidad de Evo Morales y lo eligió con más del 59%, según coincidieron en anunciar esta noche las encuestadoras Ipsos y Mori. La primera, en un trabajo realizado para la red ATB, dio al Presidente y candidato a la reelección 59,5% de respaldo y la segunda, difundida por la red UNO, el 61%.

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). El presidente boliviano Evo Morales ha sido re-reelecto con 60% de los votos, obteniendo su Movimiento Al Socialismo (MAS) el control de la Asamblea Legislativa Plurinacional con 75% de los curules. 
 
Evo Morales se impone en 8 departamentos a excepción de Beni, en donde gana el candidato del opositor Unidad Demócrata (UD), Samuel Doria Medina, por 48% a 43%. 
 
Morales ganó en en Santa Cruz de la Sierra, un territorio históricamente hostil.
 
En la votación para la Asamblea Legislativa Plurinacional, el MAS obtiene 25 senadores y 86 diputados, entre uninominales, plurinominales y circunscripciones especiales.
 
La jornada electoral transcurrió en tranquilidad, marcada por algunos incidentes marginales entre seguidores de uno y otro candidato. 
 
Las cifras de la encuesta en boca de urna realizada por Equipos Mori para el diario El Deber, de Santa Cruz, muestran que el Presidente obtiene un nuevo mandato hasta 2020 con lo necesario para gobernar con mayoría propia ya que la oposición no podrá hacerle frente en las votaciones en la Asamblea. 
 
Según estos datos preliminares, el MAS tendrá 29 de los 36 senadores y 86 de los 130 diputados en la siguiente legislatura. El estudio fue realizado en las 9 capitales departamentales, así como en ciudades intermedias y en localidades rurales.
 
Según el estudio, Morales obtuvo 49% de los votos en Santa Cruz, frente a 37% del aspirante de Unidad Democrática, Samuel Doria Medina. En Pando la votación es 54% frente a 37%.
 
La consultora Ipsos, en un trabajo realizado para la red ATB, dio al Presidente y candidato a la reelección, 59,5% de respaldo.
 
La consultora Mori, en un boca de urna difundida por la red UNO, le concedió el 61%.
 
Con estos resultados, Morales se queda al mando del país hasta 2020 y el MAS aparece a 1 punto de lograr los 2/3 de voto en la Asamblea Legislativa Plurinacional. 
 
De acuerdo a la distribución de escaños, según Mori, los de Evo ocuparían 25 escaños en el Senado, 1 más de los que se necesita para tener la mayoría absoluta, mientras que en Diputados se quedarían con 86 de los 87 representantes que se necesitan para tener los dos tercios.
 
Una hora después de que se conocieron estos resultados Morales ofreció un discurso desde el balcón del Palacio de Gobierno, donde dedicó su triunfo "a todos los pueblos de America Latina y el mundo que luchan contra el capitalismo y el imperialismo".
 
Dijo que en estas elecciones han ganado "la dignidad, la unidad y la soberaníadel pueblo boliviano", al que agredeció por haber depositado una ves más su confianza en su trabajo. "Esta clase de resultados nos compromete mucho mas para seguir integrándonos, no solamente como bolivianos, sino como latinoamericanos", dijo él.
 
En los departamentos de la zona andina y en los valles del país, el MAS duplica y hasta cuadriplica la votación de UD. Es el caso de Cochabamba, en donde la diferencia prevista por la encuesta es de 69% a 14%. 
 
En Tarija, sin embargo, es donde el 3ro. más votado, el candidato del Partido Demócrata Cristiano (PDC), Jorge Tuto Quiroga, se aproximó más al 2do., que es UD, con porcentajes de 20% y de 26%, respectivamente.
 
La elección general 2014 concluyó con amplia participación ciudadana en Bolivia y en 33 países donde, a diferencia de lo que ocurre en el ámbito local, el voto no es obligatorio. 
 
En una primera evaluación, poco antes de que cierre la jornada electoral, los observadores de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) hicieron conocer su satisfacción por la forma en que se desarrollaron los comicios. 
 
"La Misión de Unasur felicita a la ciudadanía por su participación", se lee en un comunicado emitido por el organismo internacional.
 
El candidato de la oposición, Samuel Doria Medina, coincidió en que si bien se registraron incidentes, estos no empañaron el proceso. “La evaluación es buena aunque nos han reportado errores menores en todo el país, pero nada de preocupación”, declaró poco después de emitir su voto.
 
El sondeo de boca de urna de TV Unitel fue aún más exitoso para Evo: 61% de los votos contra 24% de su rival, el magnate cementero Samuel Doria Medina.
 
Así, el ex sindicalista cocalero será el 1er. mandatario en gobernar el país por 3 períodos consecutivos.
 
Morales ha prometido consolidar los planes sociales y aumentar el rol del Estado en la economía para prolongar la bonanza que llevó la pobreza a mínimos históricos durante sus nueve años en el poder.
 
"Evo Morales es quintaesencia del mestizaje boliviano", lo definió hace poco el expresidente boliviano Carlos Mesa.
 
 
"(...) Sus defensores lo ensalzan como un presidente humilde y trabajador, que viaja incansable por todos los rincones de la nación sudamericana para inaugurar obras, reunirse con movimientos sociales y escuchar a su pueblo.
 
Pero sus enemigos ven a un caudillo despótico y sectario que amenaza la democracia, y se avergüenzan de sus salidas de tono, como cuando aseguró que las hormonas femeninas de los pollos podían "desviar" a los hombres. (...)
 
Con 13 años, mostró su potencial de liderazgo al fundar el Fraternidad, un equipo del que era entrenador, capitán y árbitro. En su adolescencia se mudó a la ciudad, donde fue ladrillero, panadero y trompetista para pagarse el bachillerato que nunca terminó. También probó, sin suerte, en el fútbol profesional.
 
"No tuve entrenador y, especialmente, (mi problema fue) la alimentación", se excusó Morales en un reportaje televisivo, comilón confeso y adicto a la sopa.
 
Puede que el fútbol no le diera la fama en los campos del altiplano, pero le abrió las puertas del sindicalismo en los campos de coca del trópico, donde se mudó en la década de 1980 con su familia, arruinados por las heladas.
 
En esa época presenció impotente cómo unos militares borrachos quemaron a un campesino y decidió involucrarse en la vida sindical, pasando en pocos años de secretario deportivo a liderar las poderosas federaciones cocaleras de El Chapare
 
Al grito de "kausachun cocha, huanuchun yanqui" (viva la coca, muera el yanqui), Morales se convirtió en símbolo de resistencia contra las políticas de "Coca Cero" impuestas por La Paz con el beneplácito de Washington y forjó sus credenciales "antiimperialistas" con cientos de marchas campesinas, bloqueos de carreteras y enfrentamientos con la policía.
 
Su agitada vida lo mantuvo soltero, aunque tuvo dos hijos de dos mujeres distintas. "Alguna vez me dije: tanta gente me quiere, pero no me quiere una mujer. Yo les proponía matrimonio y me decían: 'No, te van a matar'", confesaba en un libro el dirigente, acusado de machista y mujeriego.
 
Morales cambió las piedras por los votos y finalmente conquistó la Presidencia en 2005 al frente del Movimiento Al Socialismo (MAS), una poderosa alianza de políticos de izquierda, movimientos sociales e indígenas, empresarios y sindicalistas de la que es entrenador, capitán y árbitro.
 
En sus casi 10 años de "revolución democrática", el presidente ha ganado muchas batallas políticas, como la nacionalización de empresas estratégicas, la aprobación de una nueva Constitución e incluso un conato de separatismo en el oriente del país.
 
También ha perdido otras, como su polémico proyecto de carretera a través de la selva boliviana, la reducción de los subsidios a la gasolina y sus promesas de modernizar la burocracia, la salud y la justicia.
 
Pero hasta ahora, Evo Morales ha sabido regatear el costo político de las derrotas y avanza con paso firme hacia su 2da. reelección sabiendo que es más fácil convencer en las urnas que gobernar en palacio.
 
"Eso me molesta", se quejó en una entrevista sobre las dificultades para mejorar la caótica administración pública. "Porque para mí ganar elecciones es muy sencillo", sentenció."

 

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario