REIVINDICANDO EL DERECHO DE LOS NIÑOS

No fue Francisco: Nobel para Malala Yousafzai y Kailash Satyarth

La activista paquistaní Malala Yousafzay y el activista indio Kailash Satyarthi han sido galardonados con el Nobel de la Paz 2014 "por su lucha contra la opresión de los niños y los jóvenes y por el derecho de todos los niños a la educación", según ha anunciado en Oslo, el Comité Nobel Noruego.

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). "Los niños deben ir a la escuela y no ser explotados financieramente", ha defendido el Comité Nobel al fundamentar el Nobel de la Paz para la paquistaní Malala Yousafzay y el indio Kailash Satyarthi, subrayando que "en los países pobres, el 60% de la población actual tiene menos de 25 años".
 
Para que haya un desarrollo global pacífico deben respetarse los derechos de niños y jóvenes, ha argumentado el Comité, justificando así el galardón concedido a los dos activistas del subcontinente indio.
 
El papa Francisco era el gran favorito en las apuestas para quedarse con el premio Nobel de la Paz 2014, según el diario británico The Independent, que había revisado en las casas de apuestas con sede en Londres.
 
El líder de la Iglesia Católica Apostólica Romana estaba 3 a 1 para recibir el galardón otorgado cada año por el Comité Noruego del Nobel a la persona u organización que más contribuya a la promoción de la paz.
 
Pero, probablemente, la Academia ha recordado que es muy reciente todo el escándalo de pedofilia y otras cuestiones que hundieron parte del prestigio del Vaticano, y prefiere evaluar un poco más adelante el comportamiento.
 
Ella
 
Malala Yousafzai nació en Míngora, Jaiber Pastunjuá (Pakistán). Ella habla pastún e inglés, y es conocida por su activismo a favor de los derechos civiles, especialmente de los derechos de las mujeres en el valle del río Swat, donde el régimen talibán ha prohibido la asistencia a la escuela de las niñas. 
 
A la edad de 13 años, Yousafzai alcanzó notoriedad al escribir un blog para la BBC bajo el pseudónimo Gul Makai, explicando su vida bajo el régimen del Tehrik e Taliban Pakistan (TTP) y sus intentos de recuperar el control del valle, luego de que la ocupación militar les obligara a salir a las zonas rurales. Los talibanes obligaron el cierre de las escuelas privadas y se prohibió la educación de las niñas entre 2003 y 2009.
 
En el 2009 el documental "Pérdida de Clases, La muerte de la educación de la mujer" (dirigido por Adam Ellick e Irfan Asharaf, del The New York Times), mostró a Malala y a su padre, Ziauddin Yousafzai, y cómo la educación de las mujeres es difícil o imposible en esas áreas.
 
Él
 
Kailash Satyarthi, activista indio de 60 años, es el fundador y líder de la organización Bachpan Bachao Andolan, con la que desde principios de los años '90 ha logrado salvar a cerca de 80.000 niños que sufrían todo tipo de explotaciones laborales y que estaban siendo víctima de tráfico. 
 
Su organización facilita también a esos niños medios para rehabilitarse, así como educación.
 
Según el mismo ha explicado en numerosas entrevistas en la India hay al menos 5 millones de niños que, a cambio de una pequeña suma de dinero, han sido vendidos por sus padres o abuelos a terratenientes o dueños de fábricas que los usan como mano de obra barata.
 
"Hay niños pequeños de 6 o 7 años a los que se fuerza a trabajar 14 horas al día, sin ninguna interrupción y sin días de fiesta. Si lloran o preguntan por sus padres, les golpean brutalmente, les cuelgan boca abajo de un árbol o los queman con cigarros", ha denunciado en numerosas ocasiones Satyarthi.
 
Otros 5 millones de menores están obligados a salir cada día a trabajar junto a sus padres. "No creo que haya peor forma de violación de los derechos humanos que lo que se hace con estos niños", ha afirmado.
 
Además de su actividad en la India, Satyarthi ha liderado la Marcha Global contra el Trabajo Infantil, así como el Centro Internacional sobre el Trabajo Internacional y la Educación. 
 
Reconocimiento
 
En el caso de Satyarthi, ha resaltado que "mostrando gran valor personal" y siguiendo la tradición del Mahatma Gandhi, "ha liderado varias formas de protesta y manifestación, todas pacíficas, centrándose en la grave explotación de los niños para obtener beneficios financieros". Asimismo, "ha contribuido al desarrollo de importantes convenciones internacionales sobre los derechos de los niños".
 
En cuanto a Malala, "pese a su juventud", lleva años luchando "por el derecho de las niñas a la educación y ha mostrado con su ejemplo que los niños y los jóvenes también pueden contribuir a mejorar sus propias situaciones". Además, ha resaltado el Comité Nobel, "lo ha hecho bajo las más peligrosas circunstancias".
 
"Mediante su lucha heroica se ha convertido en una destacada portavoz de los derechos de las niñas a la educación", ha añadido.
 
Por otra parte, según ha explicado al realizar el anuncio el presidente del Comité Nobel Noruego, Thorbjon Jagland, se ha considerado "un punto importante que un hindú y una musulmana, un indio y una paquistaní, se unan en la lucha común por la educación y contra el extremismo".
 
Tras resaltar que gracias a la lucha también de otras personas e instituciones, hay 78 millones menos de niños que trabajan en el mundo que en el año 2000, aunque todavía hay 168 millones, el Comité Nobel Noruego ha incidido en que "la lucha contra la opresión y por los derechos de los niños y adolescentes contribuye a la realización de la 'fraternidad entre naciones' que Alfred Nobel menciona en su testamento como uno de los criterios para el Nobel de la Paz".

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario